miércoles, marzo 26, 2003

Record del conductor


Localeando, El Diario de Coahuila, 26 de marzo 2003

En México, los sistemas de tránsito municipal, estatal y federal llevan los registros de los eventos viales en base al número de una placa vehicular que se encuentra registrada en una base de datos que esta a cargo de los gobiernos estatales (solo los vehículos registrados en el Servicio Público Federal están a cargo del Gobierno Federal). Este número de placa es la que indica, de alguna manera, el historial del dueño o propietario del vehículo en cuestión.

El problema de “contabilizar” o registrar el historial de un individuo en base al número de placa vehicular radica en que generará un historial al propietario de dicha placa aún cuando este no haya cometido alguna falta de tránsito. Pongamos un ejemplo.

Supongamos que usted es dueño de un vehículo, y que por lo tanto, tiene asignado un número de placa para poder transitar. Si usted comete una falta transitando por alguna vialidad, esta será registrada a su número de placa, no ha usted. Sin embargo aquí no hay ningún problema ya que se esta hablando de un “solo individuo”, divido en persona y número. Ante esta situación usted será responsable por dos vías: porque usted cometió la falta y porque el número de placa esta a su nombre. Hasta aquí ningún problema.

Pero que pasa si Usted tiene un vehículo registrado con un número de placa, y dicho vehículo fue la causa de un accidente o infracción de tránsito, y Usted no iba manejando el vehículo porque se lo presto a un pariente. ¿A quién le cargaran el muertito? ¿A usted que no iba manejando pero cuyo automóvil esta registrado con su nombre? ó ¿A su pariente que iba ebrio, distraído,  jugando, presumiendo, etc? La respuesta es obvia: esa mala actuación de conducir se irá directamente a su historial. ¿Le parece justo?

Pues bien, para darle a cada quién lo que se merece en materia de tránsito y no andar poniéndole “tachas” en su historial como conductor a quién no se lo merece, el municipio de Monterrey diseño un software que lo llamo “Record del Conductor”.

Según me comentó Roberto Elizondo, Coordinador de Sistemas de la Secretaria de Vialidad y Tránsito de este municipio, esta herramienta ha ayudado a no ser injustos a la hora de generarle un mal historial a quién no se lo merece debido simplemente a que el auto esta registrado a su nombre. Esto por un lado, y por el otro, ha ayudado a que el municipio tenga un mejor control de aquellos individuos que tienen un mal historial de conducir.

Esta nueva forma de registrar los historiales de los conductores es ya utilizada en otros países como en Estados Unidos, donde se cobra algo así como US$7 por conocer tu historial de manejo o tránsito, y lo puedes hacer desde una computadora conectada a la red, según lo que me contaron.

Este nuevo modelo además de las ventajas para los individuos en lo particular, tiene ventajas en lo referente al transporte urbano. Hoy en día el municipio tiene un preciso conocimiento de aquellos verdaderamente malos conductores de taxis, autobuses o microbuses, y no conocimiento de aquellos “malos propietarios”, que de poco o nada sirve.

Pero no solo el municipio, y por consecuencia la sociedad, sale ganando. También los dueños de dichos vehículos (o permisionarios) resultan beneficiados. Ahora estos propietarios saben el verdadero historial de sus actuales conductores así como de aquellos que acuden a solicitarles un empleo, lo que motiva que generen nuevos sistemas de incentivos por buen manejo.

Antes, por ejemplo, el dueño/propietario de un microbús sólo basaba el supuesto buen manejo de un conductor en base a las cartas de recomendación que le presentaba el solicitante del empleo. Estas cartas eran elaboradas bajo la discrecionalidad de quién las emitía, y aún peor, a veces, el antiguo “patrón” emitía dicha carta solo con la finalidad de “quitarse de encima” a ese mal conductor.

En otras palabras, los malos conductores de unidades de transporte urbano seguían (y siguen porque todavía quedan algunos debido a que el proceso aún no se termina de implementar) haciendo de las suyas, causando innumerables accidentes y muertes de personas inocentes.

Por otra parte este sistema también es de mucha utilidad para las compañías de seguros, ya que les permite conocer, según su historial, el nivel de riesgo que representa asegurar un vehículo y una persona.

No indagué mucho con Roberto acerca de todos los alcances de esta herramienta, pero imagino que en un futuro este historial tendrá un peso importante a la hora de pagar la tenencia, solicitar la renovación de una licencia de conducir e incluso a la hora de pagar algún tipo de impuesto local.

Pero aún hay más, como decía un famoso por ahí. Esta herramienta es totalmente gratis para aquel municipio que le interese este software y además brindan la capacitación necesaria. Dado lo anterior han sido ya varios los municipios del país, incluso uno de Colombia, los que se han “llevado” este know how para implementarlo y mejorar así sus registros y sistemas de tránsito.

Si usted esta interesado en que su comunidad cuente con este sistema o colabora en el gobierno municipal y esta interesado en conocer más acerca de lo aquí comentado puede escribir vía email a: transito@monterrey.gob.mx atención Roberto Elizondo.

jueves, marzo 20, 2003

Todos y la Guerra


Localeando, El Diario de Coahuila, 20 de marzo 2003

Cuando usted este leyendo las presentes líneas, los cañones de fuego entre uno y otro bando estarán registrando constantes expulsiones mortales de bombas. Las tropas norteamericanas y británicas, estarán quizás entrando a territorio irakí, enfrentando conforme se acercan al perímetro de Bagdad, una férrea resistencia de las tropas de Hussein. Usted seguirá de cerca, sin duda,  los últimos acontecimientos, apantallado por las imágenes de la televisión y atiborrado de información. Pero también habría que preguntarse que esta pasando o que pudiera pasar a nuestro alrededor.

Algunos pudieran preguntarse ¿Puede afectar un evento tan lejano a nuestro entorno? En la actualidad por supuesto que si. Pensar lo contrario nos haría evadir ciertas precauciones que se deben tomar, trayendo como consecuencia una serie de efectos nada halagüeños, y no me refiero a que vayan a caer bombas en su ciudad o algo parecido, me refiero a esos efectos que no se ven, pero que merman en mucho el andar cotidiano de una sociedad.

Para empezar, por el simple hecho de que usted este destinando buena parte de su tiempo a dar seguimiento a las acciones bélicas, significa que ya esta dejando de hacer, o dejo de hacer, algo que normalmente venía realizando. La T.V., la radio, el periódico, las revistas y el Internet, en fin todos estos son vehículos distractores de nuestras actividades diarias, ¡Y nos cuesta trabajo apartarnos de ellos¡. En fin esto sucede aquí y en China. La gente, nosotros todos, esta dejando de hacer muchas cosas que trae como consecuencia una disminución en la productividad.

Ahora bien, esto en cuanto a  manera individual, pero brincando al primer grupo social que es la familia, veremos que dicho acontecimiento, la guerra, también es tema de conversación y de distracción. Y si nos vamos a nuestros lugares de trabajo, pues también allí en algún momento saldrá el tema de conversación, y estará más presente en aquellas personas cuyas empresas son altamente exportadoras. Es más hasta en las escuelas, desde primarias a nivel profesional, el tema de la guerra esta presente.

Ahora bien, si nos vamos al área de gobierno, las cosas no pintan mejor. De entrada las autoridades locales, principalmente de municipios grandes, medianos y los turísticos, que por cierto debieron haber tomado ciertas precauciones, las cuales implicaron o implicaran la erogación de algún tipo de recursos económicos, tampoco escapan a todo este ambiente bélico. Es más se supone que son quienes debieran estar más atentos para garantizar la seguridad social. De entrada asumo que desde hace meses o semanas debieron haber presupuestado dentro de algún rubro de imprevistos, y de manera transparente, los recursos suficientes para que sus planes de contingencia tengan éxito.



Este dinero entonces debe o debiera estar siendo utilizado en la puesta en marcha de planes de seguridad, de vigilancia y monitoreo de instalaciones, edificios, etc. Pero no todo es dinero, también hay otro tipo de recursos: los humanos, y es aquí donde los cuerpos de seguridad entran en acción. La vigilancia normal de calles, barrios y colonias sufre la alteración de horarios de patrullaje, debido a que algunas de estas agrupaciones se concentran en “puntos clave” de la ciudad.

Pero no solo hablamos de policías y cuerpos de seguridad. Las personas que colaboran en protección civil y en áreas de salud tienen ahora una preocupación más que atender, y aunque las amenazas sobre el uso de armas biológicas y químicas, están ausentes, estas se pueden hacer presentes en algún momento dado. Las autoridades que no hayan visualizado, aunque sea de manera mínima y superficial el anterior escenario, estarán atentando contra la vida de los ciudadanos. La duda mato al gato, dice el dicho.

Pero seguramente quienes, dentro del gobierno, estarán algo más que preocupados serán los encargados de las finanzas públicas, ya que seguramente tendrán que hacer uso del no siempre deseado “Plan B”, claro para aquellos que lo tengan, porque desafortunadamente hoy en día muchos gobiernos locales y algunos estatales, no diseñan un “Plan B” presupuestal debidamente soportado con información confiable y real, lo que los hace actuar en base a recortes y ajustes improvisados, generando incertidumbre al interior de las instituciones de gobierno, lo que perjudica a todos.

Un ambiente de guerra, como ya lo vimos, trastoca muchas de las actividades individuales y grupales dentro de una comunidad. ¿Cuántas horas hombres no han sido “desviadas” a consecuencia de este conflicto? ¿En cuanto dinero no se traducen el desperdicio de estas horas de trabajo? ¿Cuántos litros más de gasolina no se tienen que gastar para realizar este reforzamiento de rondines de vigilancia? ¿Cuántos proyectos empresariales no son pospuestos o serán pospuestos para mejor ocasión? ¿Cuánta tinta no se gastan en los medios de comunicación por lo publicado en lo referente a la guerra? ¿Cuántos recursos públicos se habrán ejercido o se ejercerán como consecuencia de este conflicto? ¿Cómo afecta a los niños el hecho de que diariamente escuchen la palabra “guerra” y pregunten que significa? ¿Cómo deben responder los padres ante esto?

Cualquier guerra de características como lo que se esta suscitando afecta a todos, algunos de manera directa, algunos otros indirectamente. Eso si, nadie escapa. Lo importante es estar preparado ante las eventualidades que se puedan suscitar, por mínimas que estas sean, y el gobierno tiene mucho que hacer en este aspecto. No olvidemos que hombre (o mujer) precavido vale por dos.

jueves, marzo 13, 2003

El Sistema Nacional de Coordinación Fiscal


Localeando, El Diario de Coahuila, 13 de marzo 2003

El Sistema Nacional de Coordinación Fiscal ha sido un mecanismo que ha ido evolucionando desde su gestación. El Sistema Nacional de Coordinación Fiscal ha sido el instrumento que ha pretendido dar igualdad fiscal entre las relaciones de los tres órdenes de gobierno, y que tiene sus orígenes en las primeras Convenciones Nacionales Fiscales desarrolladas en la década de los 20’s, donde se pretendieron distribuir las diferentes fuentes de recursos tributarios entre los diferentes órdenes de gobierno.

A partir de 1973 el Sistema Nacional de Coordinación Fiscal tomó forma y se construyó un sistema de armonización tributaria, es decir una simplificación del sistema tributario nacional. Antes de 1980 la coordinación fiscal consistía básicamente en la participación de la recaudación proveniente del Impuesto sobre Ingresos Mercantiles (ISIM). Esta fuente de ingresos representaba en promedio el 25.94% del total de los ingresos de las entidades.

En ese entonces, las entidades podían establecer un gran número de impuestos a las actividades productivas y al consumo (llegaron a existir 430 impuestos diferentes). Este sistema de coordinación fiscal se caracterizó por la diversidad y disparidad de gravámenes al consumo y a la producción a nivel local, lo que implicó: a) cargas fiscales diferenciadas por región b) distorsiones en las actividades productivas

Posteriormente, el actual SNCF surge en 1980 con la introducción del  IVA en sustitución del ISIM y de diversos impuestos locales al consumo. Paralelamente, el sistema de participaciones dejó de vincularse a un solo impuesto, para depender de un porcentaje del monto total de los ingresos tributarios federales (incluyendo los impuestos del petróleo).

El establecimiento del SNCF conmina a las entidades renuncian a gravar las mismas fuentes que la Federación a cambio de participar de la recaudación federal. Adicionalmente, desde la década pasada se inició el proceso de descentralización del gasto en educación, salud y seguridad pública.

Posteriormente la reforma constitucional de 1983, consolidó aún más las bases del Sistema Nacional de Coordinación Fiscal, que se constituye primordialmente por la armonización tributaria entre las tres instancias gubernamentales (Federación, Estados y Municipios. Cosa paradójica, el municipio no esta representado de manera directa en este mecanismo que se conforma para compensar a las entidades federativas y a los municipios por el sacrificio fiscal de obtener ciertos ingresos a que constitucionalmente tienen derecho.

En otras palabras es una especie de “aparato distribuidor” de recursos públicos  captados vía ciertos impuestos y que distribuye en base a ciertos criterios como la eficiencia de los municipios en el cobro del predial y en el cobro del servicio de agua potable. Amén de otros criterios como el de pobreza, población, participaciones anteriores, número de comunidades y delegaciones, entre otros.  Pero este tema es tema de análisis en el capítulo siguiente.

El correcto funcionamiento de este instrumento ha sido cuestionado en los últimos años por los órdenes de gobierno estatal y municipal, al considerarlo ya caduco y obstaculizador del federalismo fiscal. Sin embargo, las autoridades federales argumentan que desde la creación del SNCF las transferencias totales a los Estados y Municipios han crecido 370% en términos reales.

Como sea que fuere, hoy en día, los tres órdenes de gobierno enfrentan grandes desafíos en lo que se refiere a su hacienda pública. Con respecto a los municipios tenemos que si bien la mayoría no enfrenta algunos problemas financieros como de deuda pública, que en algunos Estados comienza a turnarse grave, si presenta enormes áreas de oportunidad en el aspecto de eficientar el cobro de aquellos impuestos locales, pocos por cierto, que puedan impactar en alcanzar parámetros aceptables.

Para lograr un desarrollo financiero y hacendario integral se requiere de un muy buen manejo de los elementos de la hacienda pública estatal así como de una verdadera disciplina en el gasto. Los aspectos del ingreso, gasto, patrimonio y deuda pública son elementos que requieren de un seguimiento en el tiempo y en la forma.

En el tiempo porque se requiere de la construcción de tendencias que vayan indicando el destino de la hacienda pública. Hoy en día los funcionarios estatales requieren de panoramas virtuales que les permitan realizar una correcta toma de decisiones, atrás deben quedar las decisiones sobre la marcha que traían muchas graves consecuencias para las finanzas públicas. Quienes sigan transitando por este camino, están condenados a seguir perdiendo oportunidades de desarrollo y a seguir retrasando el bienestar tan anhelado por la  sociedad.

En la forma porque son las actividades y las acciones cotidianas de los funcionarios y empleados de la administración estatal quienes van construyendo una estructura administrativa y de coordinación que sea capaz de proveer de servicios a la comunidad. Pero no solo se requiere del recurso humano, se requiere de recursos materiales y económicos, que trabajando bajo un sistema (administrativo y operativo) generan salidas de benefactores.

La evolución de la hacienda estatal aún no termina y esta lejos de alcanzar un auténtico fortalecimiento, más cuando las diferencias entre los municipios en México es muy abismal, generando diferencias en los requerimientos que cada uno de ellos necesita para salir avantes. Las reformas que guiarán a una auténtica autonomía municipal aún no se escriben ya que están en gestación.

Hasta pronto.

miércoles, marzo 05, 2003

¿Desea tener funcionarios públicos profesionales en su ciudad?


El Diario de Coahuila, 5 de marzo 2003

Si usted es una de esas personas que se preocupa desde su trinchera por tener día a día en su municipio funcionarios públicos profesionales, entonces el siguiente artículo le va a interesar.

Ciudad Juárez no escapa a la gran problemática tradicional que sufre cualquier municipio del país (falta de continuidad en programas, pérdida de buenos funcionarios, etc) y encima de esto tiene que enfrentar otro tipo de problemática que la envuelve por ser ciudad de “tránsito”; alta inmigración, crecimiento urbano exponencial, alta inseguridad, entre otros.

Es una realidad, que algunas de estas ciudades fronterizas, han realizado acciones muy innovadoras para fortalecer la capacidad institucional del gobierno local y enfrentar desde una mejor perspectiva los desafíos antes mencionados. Pero no hay que encerrarnos en la idea de que algunas de estas acciones innovadoras siempre tienen su origen en el gobierno, también provienen de la sociedad misma, como es el caso que a continuación se detalla.

Resulta que desde hace algunos meses un grupo de ciudadanos de Ciudad Juárez interesados en el buen desarrollo de su comunidad, vislumbraron la problemática que se genera cuando en un gobierno local escasea la profesionalización de sus cuadros de primer nivel, es decir, cuando los principales puestos son ocupados por gente sin experiencia y poco conocimiento del área.

Esta problemática la resumieron en lo siguiente: cada tres/seis años la ciudadanía paga un alto costo por el aprendizaje de nuevos funcionarios, hay pérdida cíclica de personal (conocimiento y experiencia), pérdida de la memoria institucional, corrupción, programas inconclusos y otros más. Pues bien, este Grupo de Profesionalización Gubernamental se fijaron como propósito el “impulsar mecanismos para que las administraciones municipales mejoren su efectividad y los juarenses tengamos una mejor calidad de vida”.

Sin embargo, ante la anterior iniciativa ciudadana, cualquier gobierno local sospecharía de las intenciones de un grupo social (la burra no era arisca hasta que la hicieron, dice el dicho), aunque sea tan serio como este, y es que el gobierno, dada su miopía mostrada en algunas ocasiones, rápidamente argumentaría que esta es una iniciativa con el ánimo de golpearlo, sin darse cuenta que este grupo no representa a ningún partido político, no recomienda a personas para los puestos y no tiene interés en ocupar cargos políticos. Simplemente desean que a través de una coordinación y organización, se generen propuestas constructivas y condensadas que conlleven a la construcción de una mejor ciudad en todos sus sentidos.

Este Grupo de Profesionalización Gubernamental esta conformado a la fecha por 69 distinguidos ciudadanos juarenses y se han trazado el siguiente plan: a) que en el corto plazo los puestos claves del gobierno local cumplan ciertos perfiles y que se establezcan procesos que den transparencia, b) en el mediano plazo descentralizar y ciudadanizar y sentar las bases para establecer el servicio civil de carrera y c) en el largo plazo pugnar por que se dé la reelección de funcionarios de elección pública y que se certifiquen los funcionarios de primer nivel.

Así pues, la idea es que si alguien quiere ser director de obras públicas deberá tener las siguientes características: ser ingeniero civil o arquitecto; tener diez años de experiencia en construcción y/o urbanismo; tener un conocimiento de la problemática de Ciudad Juárez de mínimo 6 años;  compromiso por defender los intereses de la ciudad por sobre intereses personales, políticos, económicos y religiosos; conocer las leyes, cumplirlas y hacerlas cumplir; durante el tiempo que ocupe el cargo no realizará actividades partidistas o proselitistas; ser transparente en todos sus actos; ser negociador, flexible y habilidad para mejorar procesos; entre muchas otras características.

Durante las elecciones extraordinarias del 2002 a presidente municipal, el grupo definió, junto con expertos, los perfiles de los principales funcionarios públicos, estableciendo las características mínimas y deseables que deberían tener los prospectos a un puesto determinado para tener éxito en su trabajo. En ese entonces los candidatos aceptaron dichos perfiles y se comprometieron a respetarlos. Hoy, la realidad es otra y sólo 3 de 7 funcionarios cumplen con los perfiles señalados. El castigo social viene en camino.

Como podrán haber leído esta es una acción que sin duda alguna marcará la vida institucional municipal en aquella ciudad y que ayudará a ofrecer mejores servicios a sus habitantes a través de funcionarios públicos profesionales y comprometidos con sus ciudadanos. Obviamente, y como se mencionó, las resistencias del gobierno local no se han hecho esperar, y seguramente los partidos no tomarán posición alguna porque “limita” el acceso a estos cargos a sus militantes (debido al requisito que así lo impide), cuando deberían de apoyar con todo este tipo de iniciativas que independizan el actuar de un funcionario de otros tipos de intereses ajenos a su función, además de que se garantiza su capacidad para el puesto. A pesar de estos obstáculos, el esfuerzo de los juarenses sigue caminando.

¿Cómo la ve? ¿Le gustaría tener en su ciudad funcionarios profesionales de quienes usted se sentiría orgulloso? ¿Le gustaría tener un Tesorero que hace rendir y cuida al máximo el dinero de usted como contribuyente o tener un director de desarrollo social que privilegia el diálogo y principios democráticos para la participación de todos? De usted depende que este tipo de iniciativas tenga éxito en su ciudad. Hasta la próxima.

Nota: si desea mayor información sobre esta iniciativa ciudadana favor de solicitarla al correo electrónico del autor.

*El autor es Gerente de Programa en la Asociación Internacional de Administración de Ciudades y Condados, sede México. (ICMA por sus siglas en inglés, www..icma.org ). Email: jvillasana@icma.org

lunes, marzo 03, 2003

Indígenas en los Ayuntamientos


Localeando, El Diario de Coahuila, 3 de marzo 2003

Desde la conquista, los grupos étnicos del país siempre han sido desplazados de los órganos de gobierno oficiales o constitucionales, para el caso del México independiente. Perseguidos, explotados y amedrentados por siglos, su organización y formas de gobierno han sabido sobrevivir. A diferencia de los nativos de Estados Unidos, que se desarrollan en superficies territoriales llamadas “reservaciones” y que gozan de ciertas preferencias fiscales y económicas, en México frecuentemente son desplazados de sus tierras o bien emigran de ellas debido a las precarias condiciones existentes para desarrollar la vida, amén de que los apoyos oficiales precariamente logran transformarse en verdaderas oportunidades de éxito.

Si bien el artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos incorpora valiosos elementos que les permite elegir de acuerdo con sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, a las autoridades o representantes para el ejercicio de sus propias formas de gobierno interno, aún existe un gran debate sobre la conveniencia de desligarles de la obligatoriedad de organizarse, gubernamentalmente hablando, del sistema de gobierno por Ayuntamientos.

Y es que en aquellos municipios donde prevalece la forma de gobierno por usos y costumbres, éstas tienen que ajustarse y adaptarse a la forma constitucionalmente reconocida lo que no termina por embonarse. Si en lugar de 2 mil 431 municipios existentes se tuviera por ejemplo 2 mil municipios y 431 territorios indígenas, a los cuales se les asignaría sus respectivos recursos fiscales pero también sus obligaciones tributarias, seguramente el desarrollo para ellos sería distinto.

Pero regresando al motivo de este trabajo de investigación, tenemos que dentro de los sistemas electorales municipales mexicanos existe uno con una particular característica que esta plasmada en su respectivo código electoral, más no así en su constitución local. Esta particularidad permite incorporar al Ayuntamiento a un representante de la étnia asentada en el municipio correspondiente.

EL artículo 19 del Código Electoral para el Estado de Sonora, como otros del país, abre la posibilidad de que la étnia sea representada por su propio Regidor en el Cabildo, mismo que será electo conforme a sus usos y costumbres. Éste goce de voz y voto sobre las políticas públicas, permite que al menos sus opiniones encuentren una salida digamos de carácter oficial.


Es preciso señalar que al menos este código no menciona que procede en caso de que existan dos étnias en un municipio. Es decir si se otorgarán dos regidurías en caso de existir dos grupos étnicos. Como sea que fuere, esta singular característica ubicada en el Código Electoral de Sonora encuentra diferencia con respecto a otras leyes estatales en lo relativo a la forma de integrar a los órganos oficiales de gobierno a las diferentes étnias radicadas en su territorio.

Para el caso de Chiapas el Código Electoral en su artículo 37 fracción XV señala lo siguiente: en los distritos y municipios con población predominantemente indígena los partidos políticos preferirán registrar candidatos a ciudadanos indígenas, previo proceso de selección interna respetando sus tradiciones, usos y costumbres, y que en las planillas para la integración de los ayuntamientos, la población indígena de esos municipios esté proporcionalmente representada.

Por su parte Michoacán, otro estado que también albergan numerosos grupos étnicos, plasma en su Constitución Política (artículo 3) una disposición que protege la organización social de las étnias, pero no hace referencia a su forma de gobierno. El Código Electoral michoacano tampoco señala nada específico en lo relativo a la integración de los grupos étnicos a las planillas de los partidos que contiendan por un Ayuntamiento respectivo. 

Finalmente, Tabasco hace señalamiento en el artículo 44 de su Código Electoral de que los partidos políticos deberán establecer en sus estatutos las normas que garanticen la participación de los indígenas en la vida política del Estado. Ahora bien, la desventaja de las disposiciones tabasqueñas es que no garantizan de manera directa un espacio de participación política a los grupos étnicos tabasqueños en los Ayuntamientos, dejando a discreción de los partidos el seleccionar a los candidatos indígenas que más convenga a sus intereses, más no así al de los respectivos grupos.

Sin duda Sonora y Chiapas muestran disposiciones legales más contundentes y directas que Michoacán y Tabasco en lo respectivo a la representación indígena en los ayuntamientos, y aunque de alguna u otra manera todos garantizan la inclusión de estos grupos al ejercicio del poder, todos presentan la característica común de que sus constituciones,  leyes o códigos municipales y las disposiciones electorales, obligan a los grupos indígenas a adoptar la forma de gobierno del ayuntamiento.

Ahora bien, mención y análisis aparte merece la legislación electoral de Oaxaca, que con motivo de las reformas realizadas a la Constitución local en 1995 debido a diversos factores , se permite que cada municipio que pertenezca a una cierta clasificación especial elija a sus autoridades locales de acuerdo a la tradición (artículo 25 y 29 Constitucional), es decir son electas conforme al método de usos y costumbres, donde predomina el formato de la asamblea.

El reconocimiento de ciertos derechos político-electorales a las diversas culturas indígenas que se encuentran asentadas en nuestro país, ha hecho que éstas tengan mejores herramientas legales para desarrollarse de una manera más natural a su entorno. Sin embargo, el largo aprisionamiento a un marco gubernamental y electoral al que estuvieron sometidas y que no les correspondía, contaminó sus métodos de desarrollo y sobre todo la forma de solucionar sus conflictos.

¿Vas a comprar una bici gravel? Aquí mi experiencia

Todogravel.com, 10 de septiembre de 2019 Jaime Villasana Dávila Por un año y medio mi Giant Anyroad 2017 me dio a probar lo que la...