jueves, mayo 29, 2003

Los Regios desean un gobierno profesional


Localeando, El Diario de Coahuila, 29 de mayo 2003

El pasado día 20 de mayo, la organización civil Vertebra N.L.  llevó a cabo en Monterrey un evento que sin duda alguna marcó un hito en la historia social-gubernamental del área metropolitana de la ciudad regia. Aunque su éxito no esta garantizado debido a que existen otros actores que juegan un papel también importantísimo, como la clase política y los medios de comunicación, si es un hecho que este esfuerzo modificara el actuar de los próximos Alcaldes de los nueve municipios metropolitanos.

El evento organizado por Vertebra y titulado “Dos propuestas ciudadanas”, se enfocó en dos temas que hoy ocupan a la sociedad mexicana: la profesionalización de los servidores públicos y la transparencia y rendición de cuentas en la gestión gubernamental.

Con el patrocinio de Grupo Financiero Banorte, Vertebra organizó este evento al que asistieron 30 de los 39 candidatos a Alcaldes de nueve municipios metropolitanos, estando presentes los candidatos, inclusive de los dos principales partidos en Nuevo León: PRI y PAN. También asistieron los dirigentes de los partidos antes mencionados y de otros, así como integrantes de demás organismos civiles y privados.

Antes de iniciar con las exposiciones, cada uno de los candidatos recibió una carpeta con las dos propuestas que se iban a presentar. Se les hizo saber que tienen hasta el día 6 de junio para firmar su adhesión y compromiso  a estas iniciativas, o de lo contrario manifestar su rechazo y el porque de esta decisión. Una vez cumplido este plazo, la lista de los adherentes y de los no adherentes será publicada en los medios de comunicación.

La reunión comenzó haciendo una pequeña semblanza de lo que es Vertebra y sus principales áreas de acción, para inmediatamente después iniciar con la descripción de las dos propuestas ciudadanas, mismas que a continuación se describen.

Profesionalización del Gobierno Municipal.  Esta propuesta fue presentada por el muy conocido ex -conductor del programa de televisión Foro, Gilberto Marcos, quién inicio con un excelente ejemplo de lo que a continuación iba a presentar. Resulta que un día antes se habían fugado del reclusorio de menores alrededor de 30 internos. Al día siguiente por la mañana, justo antes del evento de Vertebra, en la televisión mostraron el currículo del director de dicho reclusorio en el que efectivamente, cumplía con la preparación académica adecuada, licenciado en derecho, pero en donde su experiencia definitivamente no era la óptima: su experiencia se enfocaba en las ¡ ventas ¡.

El orden de la presentación inicio con el objetivo de la propuesta de profesionalización y la problemática que se sucede por el cambio constante de funcionarios públicos locales que no están preparados para ejercer sus cargos. En seguida se mostraron las ventajas de la profesionalización entre las que se mostraban la ventaja de que se planea a largo plazo, se elimina la cultura del servilismo a quien otorga o da el puesto, se da seguridad en el trabajo basada en méritos y conocimientos, se preservar la memoria Institucional, se generan soluciones por personas más capaces y probadas, entre otros.

Posteriormente se les hizo saber a los candidatos presentes las acciones necesarias a realizar para lograr el propósito:  en el corto plazo que los puestos claves del gobierno cumplan los perfiles adecuados y que se establezcan planes de trabajo que fijen metas y objetivos. En el mediano plazo que se evalúe el desempeño del funcionario y su área de responsabilidad, así como efectuar la viabilidad del servicio de carrera. Y en el largo plazo que se garantice la continuidad y permanencia de funcionarios honestos y capaces, que se establezca la reelección de funcionarios de elección pública y que se lleve a cabo un proceso de certificación de funcionarios públicos.

En seguida, el presentador  mencionó los requisitos académicos, así como otras habilidades y capacidades administrativas y operativas, que los futuros titulares de las ocho secretarías y/o titulares  debería de poseer para poder aspirar a dicho cargo. Las áreas mencionadas fueron; desarrollo social, desarrollo urbano, obras públicas, seguridad pública, servicios públicos, administración, tesorería y secretaría del Ayuntamiento.

La reacción de los candidatos ahí presentes no se hizo esperar, sorpresivamente a favor de la propuesta. Solo un candidato, de un partido menor, cuestiono que la preparación académica no es suficiente para garantizar una buena actuación de los titulares y que hasta cierto punto puede  ser perjudicial dado que los tecnócratas tuvieron mucho que ver con la crisis del `94. Vertebra simplemente contestó que estos perfiles se componen de tres elementos: experiencia en el área, preparación académica y habilidades propias. Hasta ahí los cuestionamientos.

Programa CIMTRA. La segunda propuesta ciudadana presentada fue la del programa CIMTRA, misma que ya ha sido aplicada en 12 municipios de Nuevo León. Al igual que la primera exposición, a los candidatos se les hizo saber sobre los objetivos y propósitos del programa así como los resultados y experiencias obtenidas con la aplicación del mismo. Al final, ninguna objeción al respecto por parte de los candidatos, pareciendo que el tema de la transparencia y rendición de cuentas es ya una obligación en el ejercicio del gobierno en esa parte del país.

Cabe destacar que al final del evento y ya en corto platicando con uno de los candidatos que más posibilidades tiene de alzarse con el triunfo para la Alcaldía de Monterrey, mencionó que “a partir de este evento ahora no sabe quien será su próximo Tesorero y que la firma de estos compromisos le ayudará a decirle a sus “compadres” que si no cumplen con este perfil no podrán aspirar a uno de los cargos analizados”. Ojalá y cumpla lo que dio a entender.

Al día de hoy (jueves 29) once de los 32 candidatos asistentes habían firmado ya su adhesión a la propuesta. Independientemente de si firman o no, Vertebra comenzará a los dos meses de iniciadas las gestiones de gobierno, un programa de revisión y evaluación en los perfiles de los puestos señalados en cada una de las nueve administraciones municipales que conforman la zona metropolitana de Monterrey. La pregunta final ¿te gustaría que los principales funcionarios de tu ciudad fueran auténticos profesionales? Que esperas, aquí tienes una herramienta que te dice como hacerlo.

miércoles, mayo 21, 2003

¡Por fin una buena propuesta!


Localeando, El Diario de Coahuila, 21 de mayo 2003

Desde que estoy interesado en los asuntos municipales nunca había escuchado en Saltillo una buena propuesta de algún Regidor del Ayuntamiento. Propuestas inviables y a veces hasta ilusas son muy comunes, pero la que hasta hace algunos días leí, me dio una luz de que cuando gente nueva arriba a dichos cargos las buenas ideas comienzan a surgir.

Me refiero a la propuesta que el Regidor Antonio Neira ha lanzado ante la opinión pública: reducir el número de integrantes en los Ayuntamientos del Estado. Sin duda una valiente e importantísima iniciativa. Valiente porque quién la hace es precisamente un Regidor, que si fuera hoy en día una realidad su propuesta, él quizás no estaría en el actual Ayuntamiento debido a los pocos “lugares”.

Desmenuzando esta propuesta, que sin lugar a dudas es muy buena y que hay que analizarla detenidamente y fundamentarla muy bien para que tenga éxito, tenemos que aunque no es nueva a nivel nacional, a nivel estatal si lo es, según yo.

El año pasado en Nuevo León, un grupo parlamentario dio a conocer una iniciativa de ley para modificar las respectivas leyes que se refieren al número de regidores que cada municipio (de acuerdo a su población) debería de tener. Esta iniciativa de Reforma al artículo 15 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Municipal vigente para el vecino estado, fue presentada ante el pleno del Congreso el 6 de junio del 2002.

Algunos de los argumentos que se mencionan en la exposición de motivos es  que con la disminución (del número de integrantes) no se pierde la representatividad en los Ayuntamientos, se abre la posibilidad de una eficiencia en la toma de decisiones en el municipio, así como un entendimiento adecuado entre las diversas fuerzas políticas municipales, que es el nivel primario de representación política en el Estado y finalmente que este ajuste ayudará a tener una mayor cercanía con los gobernados. A mi juicio creo que faltaron otros argumentos por ahí.

Así pues, esta iniciativa propone la conformación de cinco grupos de municipios de acuerdo a su rango de población. Un primer grupo con población hasta de veinte mil habitantes cuyo Ayuntamiento estaría integrado por un Presidente Municipal, un Síndico, dos Regidores por el principio de mayoría relativa. Un segundo grupo con una población superior a los veinte mil habitantes sin exceder de cincuenta mil cuyo, Ayuntamiento estaría integrado por un Alcalde, un Síndico y tres Regidores por el principio de mayoría relativa.

El tercer grupo estaría integrado por municipios cuya población fuera superior a los cincuenta mil habitantes, sin exceder de ciento cincuenta mil. En este grupo quedaría integrado el Ayuntamiento por un Presidente Municipal, dos Síndicos y cuatro Regidores por el principio de mayoría relativa.

Un cuarto grupo donde los municipios cuya población sea mayor a ciento cincuenta mil habitantes, sin exceder de trescientos mil, tendría un Ayuntamiento integrado por un Presidente municipal, dos Síndicos y siete Regidores de mayoría relativa. Finalmente, un quinto grupo de municipios (que en esta categoría entrarían Monterrey, San Nicolás de los Garza y Guadalupe) cuya población excede de trescientos mil habitantes, tendrían un Ayuntamiento integrado por un Presidente Municipal, dos Síndicos y ocho Regidores conforme al principio de mayoría relativa.

En esta misma iniciativa se hace un análisis comparativo entre el Ayuntamiento de Monterrey, con otros de población similar: León, Guanajuato y Tijuana, Baja California. El primero con una población de un millón ciento treinta y cuatro mil ochocientos cuarenta y dos habitantes, y cuenta con un total de doce regidores. El segundo con un millón doscientos diez mil ochocientos veinte habitantes, se integra por quince regidores, mientras que el Ayuntamiento de Monterrey, con una población menor a los municipios antes citados, consta de veinticinco regidores. ¡ wow big difference !

Hasta donde me quede en Nuevo León esta iniciativa, que fue presentada por diputados no por algún regidor,  aún no ha tenido salida y entre otras cosas es porque los partidos no desean que el numero de espacios políticos donde pueden colocar a sus militantes se reduzcan, aunque no lo digan de manera abierta. (Pa´que tanto brinco estando el suelo tan parejo).

Yo no se que reacciones se hayan dado al interior del PRI-Saltillo y en los demás partidos cuando Antonio Neira lanzó esta propuesta, pero estoy seguro que más de dos fruncieron el seño cuando se enteraron de esta. Y es que ¡ quién no quiere un cargo de regidor que gana mucho dinero y que su trabajo, a como están las cosas,  no puede ser evaluado o medido por el jefe (la ciudadanía) !

Creo que es ahí (en los partidos), donde este regidor, y aquellos que lo sigan, tendrán que hacer el mayor esfuerzo de convencimiento sobre la necesidad de reducir el numero de regidores para una mayor eficiencia del Ayuntamiento, reducción de costos, etc etc etc.

Un estudio de impactos positivos y negativos ayudaría a ilustrar mejor esta propuesta. A este regidor le recomiendo que siga colocando su idea todavía más en los medios para que la gente la vaya comprando, como creo ya lo han hecho algunos por ahí. Con datos y cifras en la mano, la gente de hoy en día hace suyas las ideas, y es que ya no quiere mas atole con el dedo.

Ojalá y esta interesantísima propuesta tenga cabida en los temas políticos electorales del Estado. De llegarse a concretar sería otro gran paso dado en favor del fortalecimiento institucional municipal, tal y como sucedió cuando se incremento a 4 años los periodos de gobierno en nuestro estado.

Deseo que pronto veamos esta idea, como la de la reelección (que por cierto yo no se porque causa mucha polémica si a esto se le ponen algunos mecanismos de candados como el referéndum, etc, pero bueno esta es otra historia.) y la de la elección directa de regidores (no por planilla) caminando hacia su realidad. Sin duda, todas estas reformas y algunas más le urgen al municipio en México.

Sr. Regidor, le deseo mucha suerte, y que vengan más de estas buenas propuestas con mayor frecuencia. Y me despido como dice un amigo por ahí ¡animoooo!

jueves, mayo 15, 2003

El buen gobierno y sus prácticas


Localeando, El Diario de Coahuila, 15 de mayo 2003

En las próximas semanas comenzará a circular por las ciudades del país, un documento que pretende establecer aquellas acciones que un buen gobierno debe realizar para mejorar, a final de cuentas, el nivel de vida de los ciudadanos. Por ser un documento con un gran contenido desde mi punto de vista transcribo gran parte de éste en la presente columna:

“Un buen gobierno tiene una visión comandada por los ciudadanos porque; a) Define una Visión (Hacia donde se quiere llegar) y una Misión (en que vamos a llegar, que vamos a usar para lograr esa visión), de la mano con la sociedad y con los diversos actores políticos. Plasma objetivos y metas a mediano y corto plazo que  nos marquen la ruta o mapa a seguir, así como los medios humanos y económicos que se requieren. b) Reconoce que el tiempo es limitado. Desde un principio se prepara para salir y con ello dejar a una sociedad mejor, no solo con infraestructura física, sino también en el fortalecimiento de las instituciones, mismas que tienden a impactar a todo el engranaje de la sociedad”.






Este documento señala también que “un buen gobierno tiene los planes y programas para avanzar hacia la visión con continuidad debido a que; a) Da continuidad a los planes, programas y proyectos más allá de un simple período de gobierno.  La justificación para esta propuesta es real: al no haber continuidad en los trabajos se obstaculiza la elevación de la calidad de vida de los ciudadanos y de su personal, y por consiguiente no se puede arribar a la visión. b) Sabe que el período de una administración es solo un eslabón en la cadena de la historia, y que el reto es el de ser el mejor eslabón posible, el más resistente, y que permita avanzar hacia la visión de la comunidad”.

Añade que “un buen gobierno tiene claro su relación con la sociedad. a)Sabe que existen dos grandes vertientes en la operativa gubernamental: La política y la administrativa, y que su mezcla no genera resultados adecuados. c) Conoce que la buena gestión involucra entre otras cosas el liderazgo y que se requiere tener una buen estructura institucional, con orden y coordinación. d) Propicia el diálogo, los consensos y las negociaciones entre todas las partes, sin distinciones ni preferencias. e)  Cumple y hace cumplir la ley. f) Realiza negociaciones de cara a la sociedad y la consulta efectiva a los sectores correspondientes que resulten afectados con nuevos reglamentos o disposiciones”.


Más adelante señala que “un buen gobierno establece una vinculación real con la sociedad porque; a) Sabe que el ciudadano tiene la prerrogativa de participar en asuntos de gobierno, pero que es obligación del gobierno ofrecer cuanto espacio sea necesario para que el ciudadano pueda participar. b) Diseña e instaura audiencias  periódicas con las autoridades para que organizaciones ciudadanas y ciudadanos en particular manifiesten sus peticiones”.

En ese mismo apartado señala que “un buen gobierno;

c) Procura la participación ciudadana, estableciendo reuniones entre comisiones de gobierno y grupos de ciudadanos. d) Comunica a tiempo, y regularmente en medios de comunicación escritos, sobre los temas a discutir en el Cabildo o Congreso. e) Permite el acceso, bajo reglas claras, a todo público a las sesiones de los legisladores y regidores. f) Se rodea de organismos ciudadanos profesionales (colegios de contadores, abogados, finanzas, etc.) para que le asesoren y apoyen en el adecuado diseño de políticas públicas, de tal manera que se generen soluciones integrales y duraderas”.


Agrega que “un buen gobierno rinde verdaderas cuentas y predica con acciones de transparencia debido a que; a) Mantiene presente que la transparencia es el punto de partida para el mantenimiento de la confianza, y que ésta sustenta a una autoridad democrática, por ello opera desde una “pecera”.
b) Conforma organismos plurales y ciudadanizados que con apoyo técnico de instituciones educativas de alto reconocimiento social, evalúa el desempeño de las autoridades a fin de que los resultados sean informados periódicamente a los ciudadanosc) Los resultados son comprobables y no solo “creíbles” porque lo dice el gobernante”.

















Un buen gobierno brinda buenos servicios porque; a) Entiende que el no ofrecer el mejor servicio posible, aún con las  limitantes de recursos, obliga a que el ciudadano “subsidie” las deficiencias por el mal o limitado servicio. Entiende que este “subsidio” solo puede ser pagado por la gente de recursos, afectándose la calidad de vida de los que no tienen. Ejemplo: servicio agua potable. Quien tiene recursos construye aljibes o compra tinacos, quien no, carece del servicio o bien la tiene en condiciones antihigiénicas. Seguridad pública: gente con recursos contrata seguridad privada, quien no, sufre inseguridad. b) Se empeña día con día en encontrar mecanismos para ofrecer servicios de calidad. c) Tiene el mejor equipo humano posible para atender correctamente a la ciudadanía”.

Finalmente comenta que “un buen gobierno administra adecuadamente los recursos públicos porque; a) Opera y administra los recursos de la manera más efectiva y eficientemente posible, todo en un marco de igualdad, equidad y justicia. b) Sabe que administrar es dividir o graduar el uso de los recursos para el mayor rendimiento de los mismos”.

Este documento contiene más conceptos que en su conjunto muestra de una manera integral aquellas áreas más susceptibles a la relación gobierno-sociedad y trata de señalarlos, para que al final la sociedad le exija al gobierno que cumpla con su función. Y usted ¿Le pide a su gobierno que cumpla con lo que debe?

La próxima semana la historia de Tiburcio. Saludos y hasta la próxima.

jueves, mayo 08, 2003

Gobiernos locales prehispánicos


Localeando, El Diario de Coahuila, 8 de mayo 2003

Para poder comprender un poco más sobre la situación actual del municipio en México y poder obtener algunas respuestas a las preguntas de ¿Por qué el municipio actual tiene estas características? entre otras,  es necesario conocer sobre los ancestros del gobierno municipal actual: el Calpulli de la cultura Azteca.

El municipio hoy en día es el resultado de un largo proceso no solo histórico, sino social, económico y político, donde dos estilos de gobierno se fundieron; la estructura española y la estructura del calpulli, que desarrollaron los aztecas. Remontándonos a tiempos prehispánicos tenemos que el profundo sentido religioso en los aztecas fue la médula que sirvió de punto de partida para organizar administrativa, gubernamental, social y políticamente a esta poderosa y ancestral cultura. Algunos historiadores señalan que la organización política de las tribus aztecas, al llegar al valle del Anáhuac, era (en teoría) democrática. Pero podemos definirla como una organización basada en una teocracia militar "pero en la que el fin guerrero estaba subordinado al fin religioso y en la que el mismo emperador, más propiamente Tlacatecuhtli, era un sacerdote.

Los primeros dirigentes aztecas entendieron que para poder expanderse  geográficamente, tenían que basarse en un una sociedad fuerte que les proporcionara tanto hombres de guerra como materiales y suministros.

Así pues Acamapichtli, primer señor Mexica y cuyo nombre significa "el que empuña la caña" (1377-1389), inició la división de México Tenochtitlán en cuatro barrios o calpullis: el de Moyotlán, al sur-este; el de Zoquipan, al sur-este; el de Cuecopan, al noroeste y el de Atzacualco, al noreste. Esta división administrativa se antojo natural debido al auge que rápidamente tomo la ciudad como centro comercial, religioso, cultural y económico, y a su constante crecimiento poblacional y territorial.

Estos movimientos realizados bajo cierta discrecionalidad de Acamapichtli fueron realizados conforme a sus atribuciones como máximo dirigente político.  Sin embargo poco imagino que estas posiciones administrativas pronto iban a adquirir un importante peso dentro de las futuras designaciones dentro de la estructura de gobierno, inclusive tanto peso como para designar en algún momento al máximo dirigente azteca.

Es decir una decisión unilateral construyó sin querer un sistema colegiado semi-democrático con el paso del tiempo. Y es que la designación del máximo dirigente Mexica dejo de basarse un ciento por ciento en la decisión de los sacerdotes, introduciéndose un nuevo factor de poder; los dirigentes de calpullis.


Cada calpulli tenía su dios propio, un templo, tierras y un gobierno. Sus habitantes elegían al calpullec, elegido de por vida y en conformidad con el soberano azteca, para integrar el Consejo Supremo en la capital y cuyas funciones eran las siguientes: elegir al tlacatecuhtli, que quiere decir "jefe de los hombres", elegir a los oficiales encargados del ejército y repartir tierras entre los calpulli.

El calpulli era la unidad básica de la organización social, política, económica, militar y religiosa. Cada uno de ellos se distinguía por las actividades económicas que allí se desarrollaban y por la deidad a la que se rendía culto. La autoridad de mayor rango en el calpulli era el teachcauhuna quien tenía como principal actividad administrar el trabajo comunal. Cada calpulli tenía su dios propio, un templo, tierras y un gobierno.

El poder alcanzado por los dirigentes de los calpullis pronto tomo forma al influenciar en el nombramiento de Huitzilíhuitl, "pluma de colibrí" (1390-1410) como el sucesor de Acamapichtli ,quién era su padre. Aún más, citaremos que el cuarto señor mexica, Izcóatl ("serpiente de pedernal", 1427-1436), arribo al poder cuando el usurpador Maxtla, creyendo tener en sus manos a los Mexicas, les ordenó que no eligieran señor porque él iba a designarles un gobernante; pero los jefes de los calpullis convocaron a los guerreros y por decisión de todos ellos rechazaron la tiranía de Maxtla y nombraron como jefe a un guerrero muy distinguido que se llamaba Izcóatl.

Los calpullec o teachcauhuna, como también le llaman algunos otros historiadores, tuvieron una gran influencia tanto en el desarrollo del imperio mexica como en el desarrollo mismo de cada calpulli. Su posición privilegiada, que les permitía conocer todo lo acontecido en la misma base de la pirámide social hasta la parte más alta de la misma, donde los juegos del poder estaban en constante dinámica, fue un factor importantísimo en la construcción de su inmensa influencia.

Esta estructura organizativa y administrativa que los aztecas desarrollaron a lo largo de su existencia se colapsó cuando Hernán Cortés promulgo la existencia del primer ayuntamiento en América: La Villa Rica de la Vera Cruz fundada el 22 de abril de 1519 y cuyos primeros alcaldes fueron Francisco de Montejo y Alonso Hernández de Portocarrero.  A partir de entonces, la vida de los calpullis (hoy municipios) cambió para siempre. De entrada el nombre de los dirigentes (antes calpullec, hoy presidente municipal) y de salida sus facultades, atribuciones y forma de hacerse del poder.

Hasta la próxima

jueves, mayo 01, 2003

El Regidor (2ª. Parte)


El Diario de Coahuila, 1 de mayo 2003

Selección de candidatos a Regidores al interior de los partidos políticos. Quizás el origen de todos las deficiencias y males al interior de los Ayuntamientos en nuestro país está en la forma de selección o de los requisitos que imponen los partidos políticos a sus militantes para aspirar a la candidatura a Regidor, ya que estos solo contemplan que cumplan con los principios de doctrina y el reglamento del partido y olvidan las habilidades y conocimientos que la persona interesada debe tener para contribuir en el diseño de políticas públicas adecuadas y la elaboración de estrategias de solución sobre la problemática social.

La solución a lo anterior pudiera ser la celebración de elecciones primarias, mismas que son un filtro para que los “malos” candidatos queden en el camino. Sin embargo encontramos que en algunos países, a pesar de no contar con elecciones primarias, poseen en sus municipios Ayuntamientos fuertes, independientes y con capacidad de iniciativa, pero es cierto que en esto influye mucho el sistema electoral que han adoptado, amén de los requisitos que ponen los partidos de esos países para aspirar a la candidatura a Regidor.

Pero vayamos a los hechos sobre el método de elección y selección de los aspirantes a las candidaturas a Regidores y Síndico(s) al interior de los tres principales partidos políticos en el país (PRI, PAN, PRD).

Como se sabe, a cada municipio, según su población, le corresponde un número determinado de Regidores y Síndico(s). En este punto, cada estado define dentro de sus Leyes Electorales o Constituciones Estatales, los rangos de población para asignar cierto número de Regidores. Sobre el cargo de Síndico, también se define el número de ellos, en algunos Estados se asigna sólo un Síndico sin importar la población o bien dos Síndicos cuando la población rebasa cierto número de habitantes.

Conforme se acercan la época electoral, al interior de los partidos comienza la lucha por los espacios de poder entre los distintos grupos o corrientes prevalecientes. Hoy en día, al interior de cada uno de los partidos, se acentúa más la tendencia de que son dos, y no más, los grupos que se disputan los espacios de poder en cada uno de los órdenes de gobierno, tratando de colocar a los miembros de sus grupos.

Iniciando con la obtención de la candidatura a Presidente Municipal es preciso mencionar que existen dos requisitos claves a cubrir: el aspirante deberá tener gran popularidad dentro del municipio, es decir posibilidades reales de triunfo,  y por otra parte contar con preferencias suficientes entre los militantes del partido que apoyen su pre-candidatura.

En algunos Estados del país, dado el gran arraigo del caciquismo y el centralismo-imperialismo que ejercen todavía algunos gobernadores, es necesario que cumplan con el visto bueno del mismo, pero se insiste  en que no es un requisito indispensable a cubrir en todos los Estados.

Así pues, atrás quedaron añejos requisitos de años de militancia, ser miembro distinguido del partido y/o visto bueno de las dirigencias nacionales, que prevalecieron principalmente en el PRI hasta la década de los 80´s cuando empezaron a perder alcaldías frente a la oposición.

Una vez definido el candidato a Presidente Municipal en el partido, inicia la segunda etapa para la construcción de la planilla, esto es definir a los candidatos a Regidores y Síndico(s). Como ya se mencionó, existe un número de candidaturas a Regidor según el tamaño de la población del municipio, que deben ser cubiertos. Ahora bien, dichas candidaturas son cubiertas por militantes provenientes de dos grupos: la mitad de dichas candidaturas son asignadas a militantes propuestos por el candidato a Presidente Municipal y el resto o la otra mitad son asignados a militantes que el partido designa, ya sea mediante el método de elección o por antigüedad en el partido o merecimiento por trabajo partidista.

Como se puede observar, las habilidades para desempeñar un buen trabajo como posible Regidor y los conocimientos necesarios que permitan aportar ideas a la solución de la problemática social, son prácticamente desechadas y menos tomados en cuenta como características indispensables para aspirar a una candidatura a Regidor.

Las características antes mencionadas se hacen presentes, por obligación, cuando un candidato a Regidor tiene que convencer al electorado a través de un programa de trabajo para poder obtener la mayoría de votos. Según Sartori, los supuestos respectivos son que cuando votamos por personas, si importa quién es quién (cuáles son su antecedentes) y puede convertirse en un factor decisivo, en tanto que donde se  vota por listas se esta votando básicamente por un partido, y en gran medida, éste controla a su vez a los ganadores individuales. La elección directa de cada uno de los integrantes del Ayuntamiento, eliminaría de tajo los vicios prevalecientes en los municipios: Ayuntamientos ineficientes y solapadores de malas prácticas de gobierno. De aquí la urgente necesidad de que los Congresos estatales modifiquen los actuales sistemas electorales municipales.

Por otra parte, en México, la agrupación partidista en los cuerpos colegiados de Gobierno ha tenido también como fastidioso producto, en muchos casos, la segregación de las minorías; esto tiene mucho que ver con lo que el experto municipalista Tonatiuh Guillén señala sobre el sistema de elección de los regidores, que debe ser más por circunscripción territorial que por el esquema de planillas. En nuestro caso, casi siempre las minorías, son relegadas de los procesos de toma de decisiones. Se ve a estos regidores más como oposición que como composición del Gobierno comunal, según lo señala la Fundación para el Desarrollo de la Iniciativa Local.

Sin duda alguna los partidos políticos en nuestro país tienen una gran responsabilidad sobre la calidad del ejercicio de gobierno de un Ayuntamiento, al ser la única fuente de futuros gobernantes, ya que nuestro sistema electoral nacional no permite las candidaturas independientes. Sus métodos de selección y elección deben ser filtros que contribuyan a que las personas que contiendan por cargos públicos municipales sean personas preparadas, interesadas verdaderamente en su municipio, comprometidas en la solución de los problemas y sobre todo que balancee la lealtad probada a su partido con respecto a la lealtad de la sociedad, que bien se la merece.

¿Vas a comprar una bici gravel? Aquí mi experiencia

Todogravel.com, 10 de septiembre de 2019 Jaime Villasana Dávila Por un año y medio mi Giant Anyroad 2017 me dio a probar lo que la...