domingo, mayo 30, 2004

Un plan regional limitado


Artículo Localeando, El Diario de Coahuila, 30 de mayo 2004

Las ciudades que ofrecen en la actualidad calidad de vida y satisfactores a sus habitantes es porque en el pasado sus autoridades se preocuparon y ocuparon por lo que hoy es el presente, pero que en aquel momento era el futuro. Es decir, en su momento hicieron planes sólidos, hoy los llevan a cabo sin concesiones y los actualizan cuando es necesario de manera conjunta con otros sectores de la comunidad.

Desgraciadamente, de estas ciudades encontramos muy pocas en México debido a la dinámica político-social que se desarrolla en ellas como consecuencia de la mezcla de varios factores: Ayuntamiento débil, visión de corto plazo,  politización de la planeación, incursión excesiva del gobierno estatal e inflexibilidad en las visiones de algunos sectores.

Dado lo anterior, las consecuencias de esa falta de planeación las podemos ver por todas partes: ciudades con desabasto de agua, crecimiento urbano anárquico, valores en decadencia entre los habitantes, instituciones gubernamentales débiles, flexibilidad en la aplicación de las leyes, decepciones en programas sociales, obras de infraestructura insuficientes, entre otros.

Si a lo anterior le agregamos que en México el horizonte de la planeación se limita a aspectos meramente urbanos y de infraestructura, entonces el futuro no pinta nada agradable. Un proceso de planeación para una ciudad implica la consideración de una infinidad de factores que incluyen hechos que tienen que ver con el mismo ser humano, como lo son los valores, la educación, cultura y el marco de convivencia.

En otras palabras, la planeación debe ser multidimensional y multilateral, que considere los recursos humanos, materiales, naturales y económicos con los que se cuenta, para que se ofrezca verdaderamente un rumbo y destino lo más posible apegado a la realidad y sin bandazos constantes.

Hago estas reflexiones iniciales porque esta semana (al parecer hoy lunes) será presentado en un acto el plan de desarrollo urbano para la zona sureste del Estado de Coahuila.

Pero  hagamos un poco de historia. No cabe ninguna duda de que el Gobierno del Estado ha realizado importantes esfuerzos en aras de  tratar de definir un futuro, que hasta hoy es incierto, en las principales ciudades coahuilenses. Era necesaria su presencia en este proceso debido a la inmovilidad que los gobiernos municipales han tenido para con el tema, debido a que su atención lamentablemente se enfoca a lo urgente del día a día.

Desgraciadamente, en su esfuerzo para el sureste (desconozco el proceso en las otras regiones), el gobierno del Estado siguió el camino tradicional en México para efectuar un proceso de planeación para las ciudades: a) contratación de una empresa externa, b) enfoque unidimensional a la planeación (solo desarrollo urbano) y c) escasa o nula participación de otros sectores en el proceso de elaboración del plan regional. Ahora profundizo en cada uno de ellos.

De ninguna desestimo la capacidad de la empresa contratada ni señalo que su contratación haya sido un error. Simplemente trato de decir que por si sola es imposible que esta empresa haya podido visualizar las diferentes visiones de una sociedad ya que no interactuó formalmente con ella durante el proceso.

Su función, dentro de un proceso idóneo, debió haber sido la de transformador (de lo abstracto a lo concreto) y la de converger las diversas visiones que se le iban ofreciendo, fungiendo como arbitro, aplicando ciertas reglas básicas y delimitando las fronteras que forzosamente tiene la planeación.

Otra desviación en este proceso fue que no se visualizaron otros factores de la planeación y eso fue porque el mismo diseño del proceso impedía el que pudiera hacerse. Factores ambientales, sociales, culturales, hidráulicos, educacionales, jurídicos (por aquello de la actualización de reglamentos), entre otros, dejaron de contemplarse.

Finalmente, esta la limitada interacción entre los elaboradores del plan regional y los sectores sociales. Y cuando hablo de sectores sociales no me refiero únicamente a la consideración de los participantes tradicionales (sector privado, gobierno, sindicatos, academia y uno que otro representante social). La región es mucho más que estos sectores.

Un proceso tan importante como éste, requiere de una convocatoria publica donde todas las visiones tengan cabida, donde se invite a participar en mesas redondas, talleres y foros a escuelas, grupos cívicos, deportivos, culturales, filantrópicos, sindicatos, prensa, taxistas, transportistas, en suma donde se involucren a actores que difícilmente son escuchados. En otras palabras, hacer que el ciudadano común se vea representado en el producto final y que es nada más ni nada menos el plan que plasma el futuro de la región, de su región.

Aunque se hicieron algunos esfuerzos en el sentido antes mencionado, éstos quedaron cortos. Ahora bien, esta omisión puede ser una causal para que en un futuro el plan elaborado sea no respetado por un Alcalde (tipo López Obrador) ya que podrá argumentar que la sociedad no participo en él y que por lo tanto no hay compromiso para acatarlo.

Pero bueno, la realidad y el proceso fueron otros y los municipios (Saltillo, Ramos Arizpe y Arteaga) tuvieron que adaptarse a este plan mediante la actualización de sus planes rectores de desarrollo urbano, para lo que tuvieron cierto tiempo con el fin de que lo analizaran en sus respectivos consejos.

Todo el trabajo y esfuerzo que hasta el momento se ha realizado puede todavía encontrar mejores derroteros. El gobierno del Estado y los municipales tienen opciones que pueden tomar antes de que concluyan sus respectivas administraciones, y concretamente me refiero a que la planeación (multidimensional) sea institucionalizada tal y como ha sucedido en los municipios de otros países, e incluso de México.

Este instituto regional (o como se le llame) seria el encargado de ir ejecutando las pautas que la sociedad misma le vaya señalando, pero sin perder su objetivo final para el que sea creado: Dar certidumbre, claridad, rumbo, continuidad y asistencia o consejería técnica sin influencias, características que hoy no se tienen con el actual proceso de planeación.

domingo, mayo 23, 2004

Una iniciativa ciudadana minimizada


Artículo Localeando, El Diario de Coahuila, 23 de mayo 2004

En días pasados, investigadores de la facultad de arquitectura presentaron un proyecto que busca ayudar a resolver la problemática de vialidad en el primer cuadro de la ciudad (Saltillo) mediante la modificación de rutas al transporte urbano y la construcción de estacionamientos.

Esta iniciativa, que se suma a otras varias ya presentadas, ha sido minimizada (para no decir descartada) por las autoridades municipales por el simple hecho, así lo entiendo yo, de que no fue desarrollada por ellos mismos. Esto las elimina de toda posibilidad de llevarse a cabo. En contrapartida, yo esperaba que al menos manifestaran su deseo de conocerla a fondo. Al fin y al cabo es una idea que suma y no que resta.

Este vicio en la actitud (minimización de iniciativas ciudadanas), se presenta en muchas autoridades de todos los partidos políticos y es un gran reto que hay atender y vencer en este país. Las autoridades al parecer malinterpretan el motivo de una iniciativa, que es la de contribuir, por una iniciativa que pretende, según ellos, ilustrar su incapacidad para resolver problemas. Grave error.

Otro hecho observado es que cuando una iniciativa ciudadana es presentada, de inmediato las autoridades señalan que ya existen planes y programas que buscan el mismo objetivo de la respectiva iniciativa, y lo anterior se comprueba con las declaraciones de la directora de Desarrollo Urbano y con las del director de Transporte y Vialidad que vertieron esta semana.

Resulta que la funcionaria expresó a un medio de comunicación local que ya se contempla la creación de un Plan Parcial de Desarrollo Urbano para el primer cuadro (gobiernos van y vienen y seguimos igual) y el segundo funcionario señaló que la vialidad en el Centro de Saltillo ha mejorado en comparación con años atrás ¿Hay algún dato? También admitió la necesidad de realizar un estudio de esa problemática (cuando lo tiene frente a sí) aunque él desea un estudio mucho más profundo ¿Cuánto más?

Durante varios años, diversas instancias han hecho notables esfuerzos por seguir dándole el valor que se merece al centro de la ciudad y a la zona histórica. De hecho el actual proyecto de las autoridades (que consta de tres estrategias) va en busca de ello, pero se sigue quedando corto en cuanto a sus alcances ya que los cambios que se buscan se enfocan meramente a cuestiones de remodelaciones y mantenimiento de edificios, y el fortalecimiento de la oferta cultural.

Y ante estas limitadas acciones aquí es donde entra la propuesta de los investigadores de la facultad de arquitectura ya que involucra otro ángulo: El tráfico vehicular de todo tipo en el centro.

Las ciudades mexicanas que han logrado desarrollar sus centros históricos han desarrollado e implementado planes integrales que buscan darle un nuevo sentido y valor a la zona. Han logrado conjuntar la visión y la participación de los diversos sectores (no minimizando propuestas) porque han colocado un mensaje muy claro: un centro histórico alegre, seguro y bonito enraíza la identidad de quienes habitan dicha ciudad y además genera dinero.

Una parte importante en dichos planes integrales lo son las vías de acceso y el transporte que conduce al centro histórico. En otras palabras han regulado de manera estricta el transito vehicular por la zona, e incluso prohibiendo el acceso a las rutas de transporte colectivo, sin que eso afecte el número de visitantes.

Dado lo anterior no puedo estar de acuerdo con lo que señala el director de transporte y vialidad, en el sentido de que "Sacar al transporte del Centro sería dejar a mucha gente que no está acostumbrada a viajar al primer cuadro de la Ciudad si no es en transporte urbano y los comercios del Centro lo resentirían enormemente".

Sr. Director todo depende del “como” y además lo que se pretende es todo lo contrario a lo que usted señala: que vaya más gente al centro de manera rápida y segura, lo que trae como consecuencia mayores ventas a los comerciantes de la zona, quienes por cierto se están convirtiendo en una especie en peligro de extinción, provocando que la variedad de productos ofertados se homogeneice. Esto es lo que verdaderamente preocupa, y me recuerda una anécdota.

Hace dos años visite Kansas City por motivos de trabajo y en aquel entonces el centro de la ciudad padecía de una ausencia notable de comercios y por lo tanto también de visitantes. Era verdaderamente fantasmal caminar en medio de esas calles aun y cuando el centro, en su estructura, es atractivo.

Platicando con algunos funcionarios locales me decían que los visitantes emigraron hacia los grandes centros comerciales que se fueron desarrollando en la periferia debido a su fácil acceso, a la seguridad que estos ofrecen para sus hijos y a la diversidad de tiendas que se encontraban dentro de ellas. A raíz de esta realidad el gobierno local diseñó un plan de incentivos fiscales para hacer que regresaran los comercios a la zona.

Actualmente no conozco el resultado de dicho plan pero aquí el mensaje, y que se relaciona con Saltillo, es que si al ciudadano no se le facilita el acceso al centro éste difícilmente acudirá a él. Comercios saltillenses de gran tradición (como Camisería de León, Librerías Martínez, Muebles Modernos, Aguiso, etc) están abandonando el centro (o cerrando) por las razones antes mencionadas.

La regulación del transporte publico y del tráfico en el centro no es de ninguna manera una tarea sencilla, pero con las actuales acciones poco se avanzara para conseguir los objetivos. Se requieren de acciones concretas, firmes e integrales tales como modificar rutas céntricas, generar andadores mediante el cierre de calles (como Juárez entre Bravo y Allende e Hidalgo entre De la Fuente y Aldama), generar un plan de incentivos fiscales para dueños de inmuebles antiguos, fomentar la apertura de cafés, librerías y restaurantes.

También se requiere de visualizar la probable construcción de una terminal para el transporte publico en el centro de la ciudad, organizar subastas para la venta de corazones de manzana (y convertirlos en estacionamientos públicos). En fin, un sin numero de acciones que pueden ir tomándose desde ya.

Los primeros pasos están dados, vamos dando ya los siguientes.

domingo, mayo 16, 2004

El PAN en Saltillo: un diagnóstico


Localeando, El Diario de Coahuila, 16 de mayo 2004

En toda su historia en Saltillo, el PAN solo ha vivido dos momentos de éxtasis política: en 1990 y en 1996. La pregunta es ¿Cuándo retornaran esos momentos?. Aquellos éxitos electorales fueron generados en gran parte por los errores que políticos del PRI habían cometido (Eleazar Galindo Vara y Rogelio Montemayor) y por las características sociales de los candidatos del PAN a la Alcaldía. Basado en lo anterior, se puede decir que el PAN no ha podido hacerse de una victoria gracias a su fortaleza política,  aunque es preciso reconocer que esos aprovechamientos son tan válidos como los triunfos logrados.

Esto nos lleva a reflexionar sobre la fortaleza institucional que ha poseído, que posee y que poseerá este partido en la región. Los últimos acontecimientos que se siguen dando en su interior como consecuencia de la lucha entre dos bandos, pudiera llevarnos a cometer el enorme error de encasillar su debilidad en solamente este hecho, cuando son muchos los actos que lo han alejado de las preferencias electorales. En otras palabras podríamos decir que el PAN en Saltillo es un barco que hace agua por muchos puntos de su estructura.

Aunque el divisionismo afecta al PAN en todo el Estado, este no mantiene la misma fortaleza en sus diferentes comités municipales. En Torreón al menos han logrado mantener presencia entre los votantes, además de que han permitido y promovido el surgimiento de políticos jóvenes que hoy ocupan diversos espacios de poder como lo son la Alcaldía de Torreón y al menos dos curules en el
Congreso del Estado.

Con las fortalezas que actualmente tiene el PAN en Saltillo, la cual yo la reduciría a la tradición, me atrevo a decir que seguirá estando condenado a ser un partido que se sirve de las coyunturas para sobresalir. En todos estos años que el PAN lleva de ser oposición en Saltillo, la creatividad política no ha aflorado para tratar de encontrar los medios posibles de recuperar el voto de un electorado que cada vez es más educado y que además esta harto de las descalificaciones y agresiones políticas sin razón.

Desde afuera se ve que su dirigencia, militancia y estructura están sumergidos en una zona donde dicha creatividad esta prácticamente desaparecida y la poca que surge, va en contrasentido de lo que esperan los ciudadanos, y para muestra basta un botón: el contenido editorial de su nuevo vehículo de comunicación escrito y titulado “Acción”, no es más que un panfleto sin ideas propositivas y que raya en la politiquería. Y aunque este folleto lo edita el Comité Estatal, la ciudadanía no diferencia entre comités de diversa cobertura: el PAN es igual de donde venga para el elector.

El PAN en Saltillo es un partido que asusta, que se evita a sí mismo, que solo funciona en época de elecciones. Un partido al que da miedo acercarse, un partido secuestrado y que carece de la habilidad del diálogo y el acuerdo entre sus mismos militantes, simplemente porque el punto de debate son las personas y no las ideas.  Me da la impresión de que la voracidad política de algunos de sus militantes y camarillas raya en un egoísmo que atenta contra la naturaleza misma de un partido político.

El PAN es un partido que debe reorientarse para ser una opción viable de poder. Su apertura es requerida mucho más que en otros municipios o Estados. Su purificación debe comenzar con un ejercicio interno de reflexión donde las pugnas deben quedar fuera. Aunque son pasos difíciles de dar, el PAN requiere de profesionalizar su dirigencia y de una depuración de la militancia tradicional que poco aporta pero si mucho divide y resta.

En lo que respecta a la generación de nuevos cuadros que renueven la sangre de la militancia, el PRI le lleva años luz al PAN. Mientras los jóvenes priístas se están forjando en los espacios naturales que ofrece el ostentar el poder, el PAN sigue sin ser capaz de armar un punto de encuentro que identifique y reúna a los líderes juveniles de Saltillo.

Los conflictos entre los dos bandos (Rosendistas y Garciavillistas) y la existencia de un tercer grupo tradicional que sigue atado al pasado, no han sido del todo eliminados. La recién concluida gira de la unidad que pretendía rejuntar al panismo en Coahuila resultó en acuerdos que más temprano que tarde volverán a romperse. Su miopía pleitista les impide visualizar que están condenando al partido a un destino que solo le queda “colgarse” de la popularidad de algún candidato para poder ganar y/o sobrevivir. Esta es una característica de los llamados partidos pequeños.

Es más, el delegado actual, y que esta por irse, ha reconocido su impotencia al no poder generar un ambiente donde prevalezcan las discusiones sobre las propuestas a presentar a los coahuilenses y no los ataques y descalificaciones entre sus mismos militantes. Bajo este escenario, solo un error fatal por parte de un actor importante del PRI haría que este partido renaciera en Saltillo durante las elecciones del 2005.

En una ciudad cargada de retos, donde hay mucho que construir y mejorar, donde se requieren de innovaciones gubernamentales e institucionales de primer orden, el PAN tiene aún oportunidades para alcanzar a re-fundarse quizás no con miras a las elecciones del 2005 pero si para un largo plazo que se antoja complicado para la zona sureste de Coahuila.

La democracia no puede ser una realidad cuando solo existe una fuerza política que ostente el poder holgadamente dentro de una sociedad. El equilibrio político es una necesidad que solo es posible mediante la existencia de partidos fuertes y atentos a los reclamos sociales. Saltillo requiere de ese equilibrio político que nunca ha sido sólido y que solo se da en momentos de coyuntura. Ojalá el PAN pueda pronto encontrar el sendero adecuado que lo haga convertirse en una opción política para un electorado que esta sediento de eso: opciones. No lo digo por ellos, lo digo porque la sociedad y hasta sus contrincantes políticos lo requieren.

Glosa: el pasado sábado se formalizó la intención de crear el partido México Ciudadano para apoyar la candidatura presidencial hacia el 2006 de Jorge Castañeda e impulsar una plataforma política contra "la partidocracia". Por lo pronto celebro su incursión a la vida política de este país.

jueves, mayo 06, 2004

Urge un mediador


Artículo Localeando, El Diario de Coahuila, 6 de mayo 2004

Mientras el eje Gobierno federal-PAN y se enfrenta al PRD en una discusión a veces sin forma, el país requiere de un mediador político que no eche material flamable a la hoguera política en la que nos encontramos. Pero ante la polarización de los actores políticos y sociales dados los últimos acontecimientos ¿Dónde encontrarlo?

En las etapas difíciles de México, hablando políticamente, usualmente ha habido un tercer actor que se ha encargado de hacer la labor de intermediario para acercar las posturas de las dos partes en conflicto. Durante muchos años el PAN jugo ese papel entre el PRI/Gobierno y el PRD, en otras ocasiones la Iglesia a fungido como tal, así como los empresarios.

En un ambiente político normal, se pudiera decir que al Secretario de Gobernación le corresponde acercar las visiones políticas de los diferentes actores, pero dado el sentido en que se han tornado las cosas, difícilmente éste puede ser considerado, al menos por el momento, como ese tercer actor que encontrará convergencias entre las diferencias. Y es que el asunto de Cuba ha polarizado aun más la posición de un Secretario de Gobernación que naturalmente tiene que defender al gobierno, es mas, hemos visto a un Santiago Creel mucho más enérgico que en otras ocasiones.

Aunque poco a poco comienzan a salir las piezas que van dando forma al rompecabezas político-diplomático (El PRD ya acepto haberse reunido con los cubanos expulsados para tratar el caso Ahumada y  Creel ya acepto la posibilidad de que funcionarios de no tan alto nivel hayan participado en el complot), la distensión de actitudes aun se encuentra lejos.

Ahora bien, es preciso reconocer que la comparecencia del viernes pasado de los secretarios Creel y Derbez ante la Comisión Permanente del Congreso sin duda sirvió para permitir que algo de vapor saliera de la olla express,  generando una tregua para que mientras ese mediador llegue y apaga la llama que la mantiene constantemente a punto de explotar.

A pesar de lo anterior (quitarle presión y tensión al tema) el principal beneficio obtenido con dicha comparecencia es ese debate frontal tan necesario para una democracia ya que permite ir desahogando las diferencias en un marco de discusión civilizado. Si nos ponemos a observar un poco, nos daremos cuenta que una vez celebrado un debate y después de pasadas las primeras impresiones y recuento de saldos, las fuerzas políticas participantes entran en un ambiente de calma, es decir a realizan un recuento de daños.

Tenemos entonces que ese mediador tan necesario no saldrá de ninguno de los dos bandos enfrentados, sino de afuera y como están las cosas dudo que otros sectores (Iglesia, empresarios, académicos, etc.) puedan fungir como tal, es por eso que queda solo un actor de peso: el PRI.

El PRI es un partido que podrá ser todo lo que usted quiera pero de que tiene oficio político eso ni duda cabe, el problema es que últimamente no lo ha hecho notar debido a sus problemas internos y a su actitud titubeante en el conflicto Gobierno/PAN versus PRD, lo que genera indecisión de subirse o no al ring.

Entonces las preguntas son: ¿Cómo recurrir a un PRI que sigue perdido entre sus luchas intestinas? ¿Cómo recurrir a un partido que pudiendo ser el gran protagonista prefiere intentar desacreditar a sus dos contrincantes? ¿Por qué escoger un camino que al ciudadano común ya lo tiene fastidiado?

Desde mi punto de vista el PRI ha equivocado la estrategia en medio del escándalo ya que con ella se ha intentado subirse a un ring cuando tiene la enorme ventaja de la neutralidad, lo que lo puede llevar a posicionarse ante los electores como el partido que deshizo ese nudo gordiano que tanto esta frenando el desarrollo país.

El problema para el PRI es que las luchas al interior no cesan y el caso de Aguascalientes representa un golpe más a la atribulada unidad de dicho partido y lo que es aun peor, este caso vuelve a introducir otra nueva coyuntura de carácter Estatal pero con repercusiones en el ambiente político nacional.

El PRI sigue siendo rehén de dos corrientes que al parecer son ya irreconciliables (Madrazo y Gordillo) y donde al parecer el principal choque vendrá durante el 2005 en las postrimerías de la selección de candidato presidencial

Lo que urge entonces es un cambio drástico al timón del barco nacional. A todos nos caería muy bien por ejemplo que el Presidente del PRI diera a conocer a través de los medios de comunicación que ha hablado personalmente con el Presidente Fox y los presidentes de los partidos PAN y PRD para convocarlos y tratar de sentarse a una mesa a dialogar y sacar las reformas estructurales que por el momento se encuentran abandonadas.

Aunque se antojaría imposible que dicha reunión se llevara a cabo, lo que si es que al menos introduciría en el escenario político un lenguaje de reconciliación que tanta falta hace ver en los medios de comunicación.

El asunto de Cuba trajo a polarizar aun más las posturas de los dos principales protagonistas de esta tragicomedia política: el Gobierno federal y el PRD, y con un PRI que se quiere subir al ring, lo único que hacen todos es abonarle con sus actitudes el terreno a Jorge Castañeda. Recordemos que Castañeda fue el único precandidato que subió en las preferencias electorales durante el mes de abril y lo seguirá haciendo mientras esto se alargue.

Ya Lorenzo Meyer lo dijo alguna vez:  la diferencia entre Brasil (que corre por el sendero de la izquierda con Lula) y México (que corre por el sendero de la derecha con Fox) estará en la calidad de la clase política de cada país. Y si en un principio el país amazónico llevaba la delantera, hoy parece haberse estancado, lo desafortunado es que México se quedó estancado hace ya tiempo.

Si los partidos en México se pelean por posicionar cada uno su ideología para llevar a cabo su plan de gobierno están cometiendo un error. Hoy el electorado en otros países ya no vota por una izquierda, derecha o centro. Esta votando por aquel partido que lleve a cabo un gobierno competitivo y con resultados. Así que PRI, PAN y PRD, olvídense de colocar su ideología y modifiquen la estrategia porque el electorado mexicano va en la misma tendencia.

lunes, mayo 03, 2004

Diversidad de gobiernos municipales


Localeando, El Diario de Coahuila, 3 de mayo 2004

En días pasados, un colega y su servidor presentamos ante un grupo de investigadores en gobiernos locales una propuesta para modificar el articulo 115 constitucional en lo referente a sustituir la palabra “Ayuntamiento” por “Gobierno Municipal”.

En dicha reunión (donde también se presentaron otras propuestas muy interesantes de modificaciones o adecuaciones al 115) argumentamos que el
hecho de que se mencione la palabra “Ayuntamiento” implica que todos los municipios (indígenas y no indígenas) tienen que sujetarse a esta antigua forma de gobierno.

De ninguna manera tratábamos de decir que esta forma de gobierno ya no funciona, sino que en aras de contribuir al reconocimiento de la muy diversa pluralidad social existente en el país era preciso “liberar” la forma de gobierno municipal para que cada sociedad decida por si misma si considera que su actual forma de gobierno les permitirá enfrentar con éxito los retos del mañana.

Como era de esperarse, nuestra propuesta causó reacciones muy interesantes que sin duda nos permitirá reagrupar argumentos para insistir en ella pero ahora de una forma mas precisa y detallada. Algunas de estas reacciones o comentarios fueron las siguientes:

a) Dada la historia mexicana, hay temor de que un gobernador o un alcalde trate de impulsar por todos los medios un sistema de gobierno municipal unipersonal.
b) Que pasaría con las obligaciones que tiene el "viejo" gobierno (Ayuntamiento) y con las que tendrá el "nuevo".
c) Que pasaría con los cargos administrativos que ya dictan los códigos municipales como lo son el tesorero, contralor, secretario del ayuntamiento, entre otros.
d) Uno de los pilares de la unidad de este país es el Ayuntamiento como tal y que su “eliminación” generaría mas dudas que certidumbre.
e) La pluralidad gubernamental no se da exclusivamente en la forma de gobierno sino en la forma de organizarse internamente, además la Constitución les da facultad a los municipios para que en lo general se organicen de la forma que más deseen siempre y cuando no contradigan lo que dice el código o ley municipal local.

Estos cuestionamientos, todos muy respetables por supuesto, tienen su respuesta y estas son las siguientes:

a) Es natural que tengamos temores de que un “nuevo caudillo” (personal o institucional) llegue a cualquier sociedad y pretenda imponer sus condiciones ya que nuestra historia esta lleno de ello,  pero la decisión de transitar de una forma de gobierno a otra recaería en los mismos ciudadanos a través de un referéndum y además se puede plasmar en la Constitución local que los gobiernos municipales unipersonales no son permitidos, únicamente los colegiados.

b) Con respecto a las obligaciones fiscales, legales y administrativas que actualmente tienen los Ayuntamientos para con la federación, el Estado y la sociedad, éstas quedarían iguales ya que únicamente cambiaria la forma de gobierno.

c) Al igual que en el inciso anterior, los cargos administrativos que actualmente se tienen que dar por mandato de las Constituciones estatales, permanecerían igual. Hay que recordar que estos cargos son administrativos y no de gobierno.

d) Sin duda alguna el Ayuntamiento ha contribuido enormidades para la consolidación de este país, pero es preciso reconocer que este modelo español da signos de cansancio y lo podemos ver todos los días principalmente en los municipios indígenas, mismos que tienden a alejarse simulando gobernarse a través de los ayuntamientos.

e) Con respecto a que la diversidad se da en la forma de organización y no de gobierno mucho me temo que no estoy de acuerdo ya que no es lo mismo diversidad administrativa/organizacional que diversidad de formas de gobierno. Es cierto que  la Constitución federal y las estatales otorgar generosas libertades para que el gobierno se administre de la mejor manera que considere pero de ninguna manera podemos hacer una equivalencia administrativa con una gubernamental.

México es un país que trata de encerrar infructuosamente su diversidad gubernamental en leyes y marcos normativos, y hasta cierto punto es válido, pero seguir asfixiando la salida a los reclamos de autonomía organizacional gubernamental que se dan en diversas regiones (principalmente en los municipios indígenas), simplemente se esta contribuyendo a que los municipios traten de encontrar la mejor manera para enfrentar sus retos con actos simulados de constitucionalidad.

Insisto, los municipios debidamente consolidados tienen que ajustarse a ciertos preceptos de gobierno que establece la forma de gobierno municipal actual, lo que les limita el visualizar nuevas formas de organización política y hasta administrativa. Por otro lado, algunos municipios medianos y pequeños, y con comunidades dispersadas geográficamente dentro de su mismo territorio, tienen que acudir a un sistema que difícilmente les resulta representativo ante el máximo órgano de gobierno municipal: El Ayuntamiento.

De nueva cuenta menciono que la realidad más asfixiante en materia de formas de gobierno la encontramos en los grupos indígenas. Si bien el artículo 2 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, y en específico la Constitución del Estado de Oaxaca (artículos 25 y 29), incorpora valiosos elementos que les permite elegir de acuerdo con sus normas, procedimientos y prácticas tradicionales, a las autoridades o representantes para el ejercicio de sus propias formas de gobierno interno, pero aún así tienen forzosamente que ajustarse al modelo del Ayuntamiento ¿Por qué se les sigue imponiendo esto cuando tienen en sus propias formas de gobierno mucha de las respuestas a los problemas que actualmente enfrentan?

México sigue en constante evolución. La descentralización y autonomía regional va creciendo y más vale que nos preparemos para adecuarnos a esa realidad otorgando mayores libertades políticas y gubernamentales a los Estados, sin que se violen los derechos fundamentales (democracia, derechos humanos, etc).

Preparémonos entonces para enfrentar el reto de la diversidad de una forma que no ponga en riesgo la viabilidad de los Estados Unidos Mexicanos.

¿Vas a comprar una bici gravel? Aquí mi experiencia

Todogravel.com, 10 de septiembre de 2019 Jaime Villasana Dávila Por un año y medio mi Giant Anyroad 2017 me dio a probar lo que la...