sábado, agosto 28, 2004

CIMTRA: midiendo transparencia en municipios


Localeando, El Diario de Coahuila, 28 de agosto 2004

El programa CIMTRA (Ciudadanos por Municipios Transparentes) cumplió dos años de actividad y para celebrarlo, el pasado mes de mayo llevo a cabo en la Ciudad de México el Segundo Foro CIMTRA, denominado “Las ciudadanías locales ante el acceso a la información y la transparencia gubernamental”.

El Foro tuvo como objetivo reflexionar en torno a los alcances y limitaciones que en materia de transparencia  y acceso a la información se presentan en la esfera local y estatal, a través de experiencias nacidas de iniciativas ciudadanas en la materia; una de ellas surgida en Veracruz en torno a una propuesta de Ley estatal de transparencia, y la otra, presentada en Jalisco sobre los esfuerzos que diversos organismos académicos y civiles están llevando para consolidar la cultura de la transparencia en el estado.

Cabe recordar que el programa CIMTRA consiste en evaluar la transparencia de un municipio a través de 31 preguntas básicas. Estas preguntas van desde si se publica o no la lista de los proveedores del municipio con sus montos de venta, hasta la forma de integración de los Consejos Ciudadanos Municipales. Una de las bondades de este programa es que contribuye a “extraer” y poner a la luz pública información para que otras organizaciones o especialistas la analicen y en consecuencia emitan opiniones de mayor profundidad.

Ha dos años de este esfuerzo, el CIMTRA ha sido aplicado en 24 municipios de 7 entidades (Chihuahua, Veracruz, Nuevo León, Zacatecas, Morelos, Jalisco, Estado de México) y en dos delegaciones del DF. De los 24 municipios, 9 han sido evaluados por segunda ocasión lo que ha arrojado estimulantes resultados; todos muestran avances con respecto a su primera evaluación, lo que significa que las autoridades han comprendido que la transparencia y rendición de cuentas es un elemento importante que hay que abordar.

Los tres municipios con mejores calificaciones en materia de transparencia son: San Pedro Garza García con una calificación de 89.98 (sobre una escala de 100), San Nicolás de los Garza con 86.98 y Chihuahua con 84.73 puntos. Monterrey obtuvo 66.48 puntos.

Los gobiernos locales hasta ahora evaluados dirigen comunidades consideradas urbanas y con poblaciones que van desde el millón de habitantes hasta los casos de municipios que tienen incluso menos de 5,000 habitantes. Hay cinco capitales de estado evaluadas: Chihuahua, Monterrey, Guadalajara, Xalapa y Cuernavaca.

El programa busca que los elementos contenidos en el cuestionario sean asumidos por las autoridades y funcionarios locales participantes, en este sentido, uno de los objetivos del CIMTRA es que la gente sea informada constantemente sobre el ejercicio de sus recursos y sobre las decisiones tomadas por sus gobernantes para que actúe en consecuencia.

Ahora bien, quienes aplican el CIMTRA no solo emiten públicamente una calificación sobre el nivel de transparencia, sino que en aras de coadyuvar con el gobierno a mejorar su índice, se le entrega un reporte que contiene una serie de sugerencias y propuestas sobre sus puntos débiles pero resaltando también sus aspectos más positivos.

Algunos de los datos puntuales generados son que el promedio general obtenido hasta el momento (incluyendo la 2ª. Vuelta) es de 44.91 puntos sobre 100, lo que revela la magnitud del reto que enfrentamos como sociedad y gobierno.  Ahora bien, desagregando los resultados de acuerdo a algunas de las preguntas que se realizan, tenemos que de la 1ª. vuelta se obtuvo lo siguiente:

a) El 80% de los gobiernos municipales evaluados no informan sobre el nombre de sus proveedores, b) El 72% no informa sobre sus gastos en comunicación, c) En el 60% no se llevan a cabo convocatorias públicas para conformar los consejos, d) El 64% si informa sobre sus ingresos propios, e) El 72% si informa sobre sus aportaciones federales y estatales, f) El 52% informa sobre los salarios de los integrantes del ayuntamiento y funcionarios de primer nivel pero solo el 20% informa sobre sus prestaciones. ¿En que porcentaje estarán ubicados los municipios en Coahuila?

Una lección también aprendida es que no es suficiente con la existencia de leyes y de instituciones de transparencia para que el ciudadano ejerza su derecho de acceso a la información y de rendición de cuentas de su gobierno municipal. En todo caso las leyes son un instrumento, no son el fin en sí mismo.

La transparencia y el acceso a la información es un proceso donde la participación de la ciudadanía es fundamental para construir gobiernos locales de cara a la sociedad y donde los mecanismos de transparencia deben quedar institucionalizados como acciones permanentes de gobierno. No basta la buena voluntad de las autoridades y funcionarios.

Los esfuerzos ciudadanos en el programa continúan su marcha y se ha logrado ampliar la cobertura en los últimos meses. Más municipios de Jalisco (aproximadamente 15) están siendo evaluados tanto en 1ª. como en 2ª. Vuelta. Por su parte el municipio de Ciudad Juárez, Chihuahua lo esta siendo en 2ª. vuelta. En Baja California se ha hecho el esfuerzo de aplicación y los resultados serán dados a conocer en septiembre.

Para el caso de Jalisco, resalta el hecho de que los organismos civiles participantes han logrado formalizar la agrupación CIMTRA-Jalisco, lo que sin duda les ayudará a consolidar sus esfuerzos y a impulsar el tema de la transparencia y rendición de cuentas en el Estado. En esta agrupación participan Poder Ciudadano, ITESO, Consejo Técnico de ONG’s A.C., Comisión Diocesana de Pastoral Social y COPARMEX.

El CIMTRA, como todo programa, tiene sus reglas y tres de estas son: el programa debe ser aplicado por un organismo civil no partidista, los interesados deben tomar un curso de capacitación previo y los resultados deben ser difundidos y hechos públicos.

En Coahuila, con la nueva Ley de información seguramente hay avances, pero hasta ahora no se ha medido su impacto. El CIMTRA es una herramienta que puede ayudarnos a hacerlo, así que mi pregunta final es ¿Habrá en Coahuila, y dentro de sus mas de 400 organismos civiles, alguna interesada en aplicar esta herramienta?

Para mayor información del programa CIMTRA consultar en Internet: http://cimtramx.tripod.com/transparencia/

domingo, agosto 01, 2004

De frágiles equilibrios


Localeando, El Diario de Coahuila, 1 de agosto 2004

Can Cun, Q.R.- Durante mi viaje a ésta ciudad para asistir al Congreso Nacional de Cabildos comprobé una vez más que México sigue siendo un país de un frágil equilibrio en muchos de sus frentes; políticos, sociales, administrativos, operativos y hasta familiares.

Pero iniciare mi narrativa desde la salida misma de la Ciudad de México. El frágil equilibrio operativo de su Aeropuerto esta a flor de piel. Cualquier hecho o circunstancia que salga de ritmo puede ocasionar un caos de tremendas proporciones y ahora relato el porqué.

Durante las dos primeras horas del miércoles se asentó en pistas un banco de niebla. La gran cantidad de vuelos demorados (tanto de salida como de aterrizaje) desquició las operaciones por el resto del día. ¿La razón? El aeropuerto no tiene la capacidad suficiente de respuesta para hacerle frente a hechos naturales, mientras que en otros aeropuertos importantes del mundo son solucionados de manera más ágil.

Las dos pistas existentes son insuficientes y dada la no-realización del nuevo aeropuerto en Texcoco, el frágil equilibrio permanecerá mientras tenga vida el actual, a pesar de las ampliaciones que se le realizan actualmente y de la redistribución de vuelos hacia aeropuertos alternos. Solamente me gustaría saber un dato de todo lo acontecido el miércoles por la mañana: ¿Cuánto dinero, tiempo y competitividad perdió el país por éste hecho?

Pero hablando de equilibrios políticos las cosas no pintan mejor que en el aeropuerto. Bastaron solo dos hechos lamentables para que todo el país se hiciera presa de un fantasma que ya debería estar superado: violencia por motivos políticos. Si bien los países democráticos siguen mostrando hechos de violencia, estos difícilmente se relacionan directamente con hechos conflictivos entre partidos o actores políticos.

Los actos violentos en Huautla, Oaxaca y en Benito Juárez (Cancún), Quintana Roo, nos siguen demostrando que los actores políticos son todavía incapaces de encauzar las pasiones de sus simpatizantes dentro de los marcos institucionales.

En el primer caso tanto los simpatizantes del PRD como del PRI actuaron de manera primitiva, pero lo peor es la indiferencia de los mismos partidos por evitar y condenar dichos actos. Ambos se defienden únicamente señalando que la contraparte fue la motivante de las actitudes por todos conocidos. Las imágenes sobre la muerte a palos de una persona no provinieron esta semana de África o Asia sino de Oaxaca, México.

En este sentido, los partidos políticos todavía muestran áreas de oportunidad enormes. Si México es un país de importantes fragilidades políticas en su andamiaje, Oaxaca es una lucha constante no para mantener ese frágil equilibrio sino para evitar su construcción basada en las instituciones.

Muchos pudieran justificar que Oaxaca es aún tierra fértil donde pueden seguir dándose estos acontecimientos, más cuando hay momentos electorales, pero no debemos olvidar que los responsables por evitar e inhibir estos hechos son dos entes constantes en otros Estados: los partidos y la justicia.

Ciertos partidos consideran que en algunas zonas del país la violencia sigue siendo la mejor medida de presión para conseguir sus propósitos y, ante la indiferencia de las dirigencias nacionales, la siguen promoviendo. Esta apuesta no hace sino lastimar el débil equilibrio existente.

Por su parte, los impartidores de justicia oaxaqueños (léase el Procurador Estatal) contribuyen no solo a la impunidad sino a hacer más débil el equilibrio político en esas tierras. ¿Cómo es posible que las personas que mataron a palos a un prójimo ante los ojos de miles de mexicanos sigan aún en libertad? ¿Pensara acaso el Procurador y el Gobernador que al no detener a los asesinos contribuye a no alterar más los ánimos?

Lo sucedido nos demuestra que algunos gobernantes siguen sin descifrar, y menos entender, lo que la sociedad exige: una sociedad donde los equilibrios sean sólidos y difícilmente vulnerables.

Pero los indicios de fragilidad que se presentaron la semana pasada no terminaron en Oaxaca; Quintana Roo y específicamente su municipio más importante, económicamente hablando, se vieron inmersos en arenas políticas movedizas. Y digo esto último porque en momentos de gran tensión lo mejor es no moverse, o moverse lentamente, para no provocar un mayor hundimiento. Lo realizado por el ex –alcalde lo hundió aun más.

Benito Juárez (Can Cun) presenta hechos muy contrastantes y la mejor muestra de ello es un alto desarrollo económico con un débil desarrollo político. Pues bien, esta realidad representa un tremendo desequilibrio que limita el desarrollo integral de una sociedad. Al no haber un equilibrio entre los componentes, tarde o temprano uno de ellos se derrumbara, afectando el funcionamiento del resto.

Hoy lo económico-turístico esta siendo afectado por lo político a pesar de una gran fortaleza del primero y además de unas exigencias del gobierno federal al gobierno estadounidense por no verlo así, de tal suerte que eliminara su recomendación de alerta a sus ciudadanos que visitasen dicho punto turístico pero ¿Cómo no ver algo que tenemos frente a las narices?

Como suele ocurrir en estos casos, pasara algún tiempo antes de que el ambiente político vuelva a normalizarse en ese maravilloso Estado, sin embargo en esta ocasión se requerirá de más tiempo dada la ya próxima celebración de elecciones estatales-municipales y las condiciones actuales no son precisamente las mejores. La respuesta la tienen definitivamente los habitantes de aquella entidad.

Construir gobiernos e instituciones que apuntalen el equilibrio en las sociedades obviamente no es una tarea fácil y menos de corto plazo. A los países con equilibrios consolidados les ha tomado años lograrlo. México comienza a construir algunos de ellos (económico, financiero, entre otros) y comienza también a dar indicios de querer avanzar hacia horizontes con certidumbre. La reciente aprobación a las reformas a la ley de seguro social es un claro ejemplo de ello.

Pero aun quedan elementos básicos que requieren de trabajo extra para recuperar terreno frente a otros ámbitos: el municipio, la justicia estatal y la cultura política-electoral.