lunes, octubre 23, 2006

!Son los Regidores, estúpido!

No pasa día en que no salga una nota periodística informando sobre una mala actuación o decisión de los regidores mexicanos. Fraudes, corrupción, peculado, incapacidad para resolver los problemas, auto-asignaciones de bonos o licencias, auto-aumentos de sueldos, etcétera, son un denominador común en los Ayuntamientos mexicanos ¿Las causas? Son varias pero una de ellas muy importante es el nulo vinculo de los regidores con sus gobernados, lo cual inicia con la forma en que son electos.

Muchas reformas federales y estatales se le han hecho al Ayuntamiento, incluso relacionadas con la fórmula matemática para distribuir las regidurías, pero se ha evadido el de la elección de los regidores por distrito, lo que ha generado que este cargo sea uno de los pocos en el mundo que se gana sin esforzarse por él.

La evolución histórica del sistema electoral municipal muestra varias facetas. En los 300 años de ocupación española el cargo de Regidor era asignado a notables del municipio e incluso estaba en venta para el mejor postor. En el siglo XIX las cosas no cambiaron mucho. Con la Constitución de 1917 solo un Estado optó por elegir a sus Regidores por distrito; Guanajuato, pero lo abandonó en 1977 para adoptar el sistema de planillas que prevalecía (y prevalece) en todos los Estados.

La oportunidad más cercana de revivirse esta metodología electoral ocurrió en 2001, en Baja California, con el famoso “Dictamen 116” pero todo se vino abajo con una mala jugada del Gobierno estatal para con los Ayuntamientos, quienes en respuesta eliminaron esta metodología del conjunto de reformas aprobadas. Tenemos pues que en los casi 500 años de vida del Ayuntamiento en México, en muy pocos años u ocasiones, el Regidor ha ganado su puesto convenciendo al electorado.

En los últimos meses varios estados hicieron reformas electorales (ejemplo, Michoacán y Zacatecas), pero como siempre los partidos “olvidaron” discutir un tema que, incluso estudiosos del municipalismo, lo consideran incipiente y de poco valor, cuando en otros países esta metodología ha contribuido a fortalecer a los gobiernos locales.

Sin embargo una nueva oportunidad parece estarse asomando y me refiero concretamente a Coahuila, donde los partidos políticos y otros actores de la sociedad han manifestado el deseo de iniciar, en breve, un proceso de reforma que conlleve a mejorar la actual ley electoral. Según reportes de prensa, por ahora se notan visos de solo concentrarse en los temas de las precampañas y el monto de campañas, ambos aspectos ya regulados pero de forma algo rigorista, así como lo relativo a los debates, ejercicio que debe incluirse en la legislación sin demora.

A diferencia de otros Estados, Coahuila no partiría de cero para discutir las regidurías por distrito, sistema que puede ser enriquecido eventualmente con regidurías plurinominales, tal y como acontece en Congresos locales y Federal. Y no parte de cero porque ya existe en el Congreso local una iniciativa al respecto presentada en el 2004 por el pasado Ayuntamiento de Saltillo y elaborada por Antonio Neira Villajuana, hoy funcionario de la Secretaría de la Función Pública Estatal. La iniciativa también incluye una propuesta para disminuir el número de regidores y otros ingredientes mínimos necesarios para iniciar una transformación del Cabildo en cuanto a su operación y administración.

En mi columna de la semana pasada mencionaba que en su primer año como Gobernador, Humberto Moreira ha realizado acciones importantes (destacando un programa de obra pública espectacular y otro de cero marginación) pero al momento no ha emprendido acciones “que no se ven”, es decir reformas institucionales.

Pues bien, aquí esta una verdadera oportunidad para romper otro hito en la historia municipal reciente de este país. Concretizarla sería de un gran beneficio para el ayuntamiento no solo de Coahuila sino del país porque sería un paso más (pero muy importante) para profesionalizar y hacer protagonista en la escena pública local al Regidor, hoy por hoy la figura política menos desarrollada del entramado gubernamental mexicano.

En la actualidad solo en el Estado de Chihuahua un miembro del Ayuntamiento diferente al Alcalde es elegido directamente por los votantes; el Síndico. Ahí el candidato a Síndico debe preparar un programa de trabajo y ofertarlo a los votantes para ganarse su voto. Por cierto, el gobernador anterior pretendió modificar esta metodología pero los sectores sociales lo rechazaron (incluso los partidos) porque sus beneficios se han traducido en Cabildos más responsables.

Los Estados de Durango, Guanajuato, Guerrero, Morelos, Tlaxcala y Veracruz han diseñado metodologías que pueden conformar la existencia de una mayoría de oposición dentro del Cabildo, tal como acontece en los Congresos locales o Federal. No obstante, este hecho no ha generado Cabildos más eficaces, menos partidistas y con un vínculo directo al ciudadano, y eso es porque el sistema de planilla sigue existiendo.

La reforma de los Ayuntamientos mexicanos es también una reforma estructural que nuestro país debe realizar pero no le damos la importancia que se merece. El Ayuntamiento (o Consejo de la ciudad en otras naciones) representa la primera aduana para hacer política en cualquier país, pero en México nuestra visión centralista nos impide darle su exacta dimensión. Nuestra obsesión por los asuntos nacionales nos imposibilita ver que en los municipios es donde comienza la estructura y cultura política del país, ¡volteemos a verlos! y despertemos a los Congresos locales que están adormilados.

Solo el fogueo que provee el hacer campaña (debatir, preparar propuestas) y enfrentar su rigor, permite entrenar a quienes serán nuestros líderes locales. Si esto no se da entonces tenemos ciudadanos aspirantes a Regidores mal entrenados cuyo desempeño es mediocre, tal como lo vemos ahora.

Hago votos porque la iniciativa que ahora se encuentra arrumbada en algún cajón del Congreso coahuilense sea rescatada y al menos discutida. De ser aprobada (con algunos ajustes seguramente) ocasionaría un efecto en cadena en el debate municipal, tal como lo hizo la ampliación a cuatro años de los gobiernos municipales coahuilenses. ¿Fue lo mejor? No lo sé, pero peor es no hacer nada.

El Gobernador y los partidos coahuilenses pueden “abrir brecha” nuevamente en el tema municipal ¿Estarán a la altura? Yo espero que sí.

lunes, octubre 16, 2006

El primer año

El tiempo vuela y ha pasado ya un año desde que Humberto Moreira fue electo gobernador de Coahuila. El día de ayer realizó su primer informe y obviamente hay mucho por analizar y comentar. He aquí un breve y muy reducido análisis de su gestión.

1. La popularidad y carisma del gobernador no se ha traducido en acciones trascendentales para fortalecer institucionalmente al estado. Mucha obra pública (cosas que se ven), pero poca sustancia institucional (cosas que no se ven pero quizás más importantes). Un ejemplo lo es el retraso de la creación del Instituto de Planeación y Políticas Públicas (IPPP), un mecanismo que sin duda contribuiría a darle certeza a nuestro futuro ¿A dónde vamos como Estado? ¿Quién ejecuta y da seguimiento al Plan Coahuila 2025 desarrollado durante la pasada administración estatal? ¿Qué futuro le espera a nuestra frontera coahuilense cuya población crece a tasas peligrosamente altas? Al momento no hay respuestas porque no hay nadie que trabaje en ellas.

Por otra parte, el proyecto de los juicios orales si bien va caminando, aun no se observa una postura firme del Gobernador defendiendo sus beneficios, cabildeando y abogando por su pronta implantación. Otro ejemplo lo es la tan prometida iniciativa de Ley Anti-bonos. No ha sido presentada bajo la excusa de que esperará a la propuesta del Congreso. Sus funcionarios regatean el esfuerzo y no se dan cuenta que eso dice más que mil palabras a la sociedad.

Algunos Estados están haciendo sus reformas. Veracruz, Nuevo León y Zacatecas en lo electoral; Michoacán y Chiapas empatando sus elecciones con la federal y Sonora y Yucatán en materia de derechos políticos para los ciudadanos con la aprobación de las candidaturas independientes ¿Y Coahuila?.

2. En transparencia el Estado va a la baja según los indicadores del ICAI. Las autoridades municipales y estatales retan ferozmente a este instituto como si fuera Hezbolá o Al Qaeda. Esta misma actitud debe ser mostrada pero en contra de las organizaciones que realmente minan el desarrollo del Estado. El caso de la empresa de ingeniería que ha ganado el 86% de los contratos por proyectos ejecutivos de puentes es el resultado de un declive en la transparencia. Cuando ésta es efectiva, la señal de alarma es sonada a tiempo y no cuando ya el problema y la sospecha te ahogan. Lo poco logrado en el tema hoy esta en riesgo si el gobernador no dirige una campaña de apoyo institucional a favor del ICAI. Esperemos la realice ahora que pronto se reunirá con el titular de ese organismo.

3. Estos meses fueron muy sui generis para un primer año de un gobernador y esto se debió al fuerte encono y reclamo que prevaleció por largo tiempo entre el gobierno estatal y el federal ¿el motivo principal? La explosión en la mina de Pasta de Conchos. Mucha energía y tiempo gastado y al final poco se logró. Solo resalta una iniciativa de ley para aprovechar el gas metano que emana de las minas de carbón, pero falta por ver si se transforma en realidad. Los cuerpos de los mineros siguen sin ser rescatados y las condiciones de estos bravos trabajadores sigue siendo precaria y en desventaja.

4. Un organigrama estatal que ve incrementar exponencialmente el número de subsecretarias para consolar a candidatos perdedores es señal de que la vieja cultura política sigue todavía muy arraigada en nuestro Estado. ¿Porqué no romper paradigmas en este rubro? El que trata de quedar bien con todos tarde o temprano paga las consecuencias.

5. Coahuila ocupa los últimos lugares de aprovechamiento escolar y no existe una estrategia integral para atenderlo. Estudio sobre la calidad educativa que se divulga, estudio que es descalificado por el gobierno estatal. La lógica diría que siendo el gobernador un profesor, la educación sería prioridad en su programa de trabajo. Lamentablemente no es así. Se prefiere dejar las cosas como están; un pésimo programa educativo que a la larga nos cobrará una factura como estado.

6. El sistema político coahuilense ocupa el ¡lugar 18! en competitividad según un estudio difundido recientemente por el ITESM y el Instituto Mexicano de Competitividad. Coahuila tiene el problema de mucho desarrollo económico pero no político y esto limita nuestras expectativas de crecimiento. Si bien ésta es una responsabilidad de todos los partidos, el Gobernador debe tomar el liderazgo para iniciar un proceso de modernización política. Es urgente tener un poder Legislativo fuerte e independiente del Ejecutivo estatal, el cual sigue poseyendo un gran poder que mina los contrapesos institucionales del Estado. La presidencia imperial quedo atrás pero los gobernadores imperiales ocuparon su lugar ¿Tendrá el gobernador el arrojo y creatividad suficiente para liderar esta reforma tan necesaria en el país?

7. El ayuntamiento coahuilense sigue operando bajo una estructura caduca. Un ejemplo: Los Regidores no cumplen con su papel porque están desligados de los ciudadanos ¿la razón? son impuestos por los partidos mediante planillas. Coahuila siempre ha destacado por sus innovadoras reformas en el tema pero este gobierno no muestra signos de hacer algo al respecto. Tal parece que nos conformamos con la reforma municipal de 2001.

Mi conclusión. ¿A donde va Coahuila en estos inicios del siglo XXI? Vamos a donde nos lleve el viento nacional. Si el país se va al despeñadero institucional lamentablemente nos iremos con él porque no hemos desarrollado y fortalecido esos pilares institucionales que dan vida a la soberanía estatal.

Por supuesto que hay avances como la creación del fondo de desastres, los 26 mil empleos generados en el Estado (la meta era de 10 mil), la ley de población, el mantenimiento de la seguridad en todavía niveles tolerables, construcción de obra por todas partes, entre otros, pero no es suficiente. Quedan cinco años y se puede hacer mucho, no solo en cosas materiales (puentes y programas, etc.) sino en acciones que contribuyan a hacer de Coahuila un estado sólido institucionalmente y con políticas públicas robustas para enfrentar un futuro muy retador.

El Gobernador parece ser un hombre bien intencionado y tiene energía de sobra pero no la ha distribuido adecuadamente. No todo son obras o cosas “que se ven”. Las cosas que “no se ven” (reformas, modernizaciones, etc.) son quizás más importantes y valiosas porque permiten hacer más de lo que se vé. Hasta ahora son muchas obras y pocas nueces ¿Será diferente el segundo año?.

martes, octubre 03, 2006

Avala Corte candidaturas independientes

La SCJN avaló por 6 votos contra 5 una reforma a la Ley Electoral de Yucatán

Por Víctor Fuentes

Periódico REFORMA www.reforma.com


Ciudad de México (3 octubre 2006).- La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió este martes, luego de tres sesiones de debate, que la Constitución no prohíbe las candidaturas independientes a cargos de elección popular.

En una de sus decisiones más relevantes en materia política, la Corte avaló por 6 votos contra 5 una reforma a la Ley Electoral de Yucatán, que permite candidatos sin partido en todas las elecciones locales salvo las plurinominales.

Yucatán es el único Estado que permite estas candidaturas, en el resto del País, y a nivel federal, sólo existirán si los respectivos Congresos deciden permitirlas.

Durante la sesión de hoy, el Presidente de la Corte, Mariano Azuela, intentó exhibir una contradicción de los seis ministros que aprobaron el nuevo criterio, pues apenas en junio de 2004 sostuvieron la postura opuesta.

En aquella ocasión, la Corte rechazó por unanimidad, de 10 votos, una demanda que impugnó la Ley Electoral de Quintana Roo, porque señala que únicamente los partidos pueden postular candidatos a cargos de elección popular.

"Sólo a través de los partidos políticos es que los ciudadanos tendrán derecho a contender por un cargo de elección popular", dice la sentencia de 2004, que incluso dio lugar a una tesis de jurisprudencia que sigue vigente.

El ministro José Ramón Cossío respondió que el litigio de Quintana Roo, a diferencia del actual, estuvo limitado a un tema de estructura de partidos y no involucraba el derecho fundamental de ser votado.

Para Genaro Góngora, la respuesta fue más fácil y expresó que la jurisprudencia ya no resulta útil si el Pleno decide lo contrario.

"Y creo que ha llegado el momento de hacerlo".

Como la mayoría de hoy fue de seis, no será suficiente para establecer nueva jurisprudencia, pero el hecho es que los Poderes Legislativos podrán realizar las reformas que consideren adecuadas en esta materia sin riesgo de que la Corte las eche abajo después.

Azuela hizo un estudio histórico de la legislación en materia electoral, concluyó que las candidaturas independientes dejaron de existir en 1946, y que el Congreso jamás las ha mencionado durante los debates o exposiciones de motivos de las reformas subsecuentes.

Juan Díaz Romero, decano de la Corte, advirtió que las candidaturas independientes podrían ser manipuladas por grupos "indeseables", sobre todo a nivel municipal.

"Si con todos los candados y controles que la Constitución establece para los partidos se piensa que éstos no funcionan como debe ser, es muy dudoso que las candidaturas independientes, careciendo de todo tipo de reglas en la Constitución, puedan mejorar la imagen de la política electoral", afirmó Díaz.

"La proliferación de estas candidaturas sin normas vendrá a introducir anarquía en el sistema", agregó el ministro.

Y, añadió a sus colegas, que la Corte tarde o temprano tendrá que "legislar" para llenar los vacíos regulatorios sobre el tema.

Cossío replicó que los legisladores son los que deberán valorar los candados necesarios o los riesgos implícitos en estas candidaturas.

"Si la Constitución no prohíbe la candidatura independiente expresamente, tenemos que estar a lo que diga la ley secundaria", dijo Guillermo Ortiz Mayagoitia, quien en este caso votó con un bloque de ministros con el que no suele coincidir.

La votación final requirió varias explicaciones, pues los ministros no se ponían de acuerdo sobre qué artículos de la ley impugnada eran los que estaban abarcando en ese momento.

La Corte todavía tiene que discutir algunos aspectos de la regulación en Yucatán, entre ellos el reembolso de una parte de los gastos de campaña al candidato independiente que resulte triunfador en una elección.

lunes, octubre 02, 2006

Un debate virtual

Si alguno de ustedes cree que escribirle a un Senador o Diputado a través de su correo electrónico es tiempo perdido, quizás valdría la pena que lo pensara dos veces. Cierto, hay muchas razones para pensar que nunca responderán, de hecho yo lo he experimentado en un par de ocasiones. Una de ellas fue cuando escribí a un Diputado local de mi estado (Coahuila) para felicitarlo por insistir en eliminar los bonos a diputados y funcionarios públicos ¿Recibí al menos las gracias? No, pero ello tampoco me inhibió para dejar de hacerlo porque considero muy necesario estar tras de ellos. Finalmente la semana pasada uno me respondió ¿Su nombre? Federico Döring, Senador por el DF.

Escribí al Senador porque deseaba expresarle mi sentir sobre su columna ¿Candidatos independientes? publicada el pasado día 28 en el periódico La Crónica (DF). Ante la posibilidad de que la Suprema Corte dictamine la viabilidad de las candidaturas independientes, el Senador Döring (PAN) mostraba cierto rechazo a ellas y lanzaba las siguientes preguntas; ¿Quién, con qué representatividad política y de acuerdo a qué mandato y criterios fiscalizaría y controlaría los abusos, los ilícitos y el mal desempeño de un candidato, gobernante o representante que no pertenezca o haya sido postulado por un partido político? ¿Cómo se impondría multa o sanción a un particular cuya actuación no tiene mayor límite que sí mismo y no podría rendir cuentas a ningún electorado base, sino sólo a través de medios de difusión masiva? ¿Cómo recuperaría la autoridad electoral los bienes, activos y prerrogativas devengadas indebidamente al perder el registro o desaparecer? ¿Cómo se evitaría dinero indebido, proveniente de personas físicas o morales?

Muy válidas las preguntas del Senador pero para ellas existen respuestas puntuales y he aquí el contenido de los tres correos por mi enviados. No puedo difundir el contenido de sus ¡dos correos! porque no sería limpio hacerlo sin su autorización.

PRIMER CORREO. Senador Döring, leí su artículo publicado el día de hoy jueves en el periódico La Crónica. Coincido con usted en que no será fácil insertar las candidaturas independientes dentro de nuestro sistema político pero solo recuerde que si existen en otros países consolidados ¿porqué no podrían existir y operar en México? Claro que es posible y ya ustedes, con sugerencias de la sociedad, se encargarán de definir los lineamientos para que se den de la mejor manera y no vuelva a pasar lo que pasó con el PAS. No al monopolio de los partidos, los cuales en los últimos tiempos han estado muy alejados de la sociedad y solo pensando en sus intereses partidistas. Saludos.

SEGUNDO CORREO. Gracias Senador por responder a mi mensaje. Para serle sincero pensé que no lo iba a hacer y que solo le iba a hablar a la red virtual. Bien, pues eso que menciona es un gran reto que debemos explorar, debatir y analizar pero desecharla solo por desecharla me parece que no es lo correcto y menos si es un clamor de la sociedad.

Y sobre como castigarlos si no cumplen con la ley pues es muy sencillo; cualquier violación se hará un caso penal, es decir podrán ir a la cárcel (pero de a de veras no como al ex-dirigente del PAS) y además deberá responder con sus bienes. Obviamente quizás no sea suficiente pero eso será un gran inhibidor para aquellos que piensen que ser candidato independiente no es cosa seria y solo es para obtener recursos públicos de manera fácil. Podrán recibir financiamiento privado como lo hacen los partidos, no veo la razón de porque no.

Además eso de que un candidato independiente no tendrá un respaldo institucional y financiero para responder a sus faltas (como supuestamente lo tienen los partidos) es muy subjetivo. Se ve con frecuencia que un mal político (como Montiel o el ex -presidente municipal panista de Ecatepec) que hizo barbaridad y media sus partidos no respondieron por ellos. Al contrario los protegieron (al menos así fue con el caso de Montiel) o ¿Acaso el PAN regresó todos los jugosos bonos y sueldos que ese ex -alcalde y sus regidores se auto-otorgaron o el PRI ha realmente investigado a Montiel? La respuesta es un NO rotundo. Así que con el respeto que se merece usted, ese argumento simplemente no tiene mucho sustento. Insisto, no desechemos una idea que es muy viable cuando ni siquiera la hemos analizado y debatido con seriedad. Saludos.

TERCER CORREO. Nuevamente tengo que reconocer su respuesta y se lo agradezco. Solo dos cosas más para terminar este muy interesante debate virtual que ojalá pronto lo podamos ver en el Congreso de la Unión.

Respecto a la campaña de Castañeda no tengo elementos para afirmar o negar si entrego un informe al IFE sobre sus gastos de pre-campaña, pero tampoco lo obligaba la ley, una ley que esperemos ahora si sea elaborada y no solo se quede en promesas, como las que hicieron todos los partidos (incluido el PAN) al termino de las elecciones federales del 2003.

Respecto a los casos que cité, tiene razón al decir que son administrativos y no electorales, pero los puse para ilustrar que a la hora de la verdad los partidos no responden por sus malos militantes, al contrario se desentienden del caso o cuando mucho hacen una simple declaración de condena y hasta ahí llegó. Era pues para ilustrar que ese argumento de que los candidatos independientes no tendrían un respaldo institucional es invalido o limitado.

Finalmente me agrada su respuesta de no cerrarnos y de discutir el tema a fondo, cosa que ya es ganancia, y le recuerdo que por ahora quien tiene todos los derechos políticos y electorales son los militantes de los partidos y no los ciudadanos comunes. Es por ello mi exigencia que los derechos sean iguales para todos y no solo para unos cuantos, como usted reclama.

Nuevamente mi agradecimiento por este debate virtual y espero que algún día sus compañeros Senadores y Diputados (locales también) respondan y den seguimiento a los cientos de correos que seguramente reciben. Esto ayuda mucho a que el ciudadano se involucre en cosas públicas. Algo que hace mucha falta en México. Saludos cordiales y quedo a sus ordenes

MI CONCLUSION. Agradezco nuevamente al Senador Döring su tiempo por los dos correos (ojalá otros fueran como él y tuvieran este tipo de detalles), pero sigo manteniendo mi postura; necesitamos las candidaturas independientes (para ciertos cargos), no para eliminar o suplantar a los partidos sino para hacerlos mejores a través de una mayor competencia. Saludos Senador.

¿Vas a comprar una bici gravel? Aquí mi experiencia

Todogravel.com, 10 de septiembre de 2019 Jaime Villasana Dávila Por un año y medio mi Giant Anyroad 2017 me dio a probar lo que la...