jueves, octubre 25, 2007

Medición de los municipios

Localeando, 25 de Octubre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

De 2000 a la fecha se ha dado un boom en el desarrollo de índices de medición para evaluar el desempeño de los municipios mexicanos. Esto es importante porque permiten contextualizar la labor de los gobiernos y autoridades y porque ya no sólo contamos con información oficial (a veces retocada) para evaluar su gestión.

Los protagonistas de dicho boom han sido el INAFED, INDETEC y la Sedesol en las esferas gubernamentales. El INEGI como ente público autónomo hace una labor importante. Por parte de organismos privados, civiles y académicos tenemos a la AMMAC con el SINDES, ITESM con su índice de desempeño, CIDE y ciudades competitivas, CIMTRA y transparencia municipal, Grupo Reforma y mejores ciudades, ARegional y el índice de competitividad de zonas metropolitanas, Inversionista y mejores ciudades para vivir, IMCO y competitividad urbana, entre otros.

Todos estos modelos representan un montón de información valiosa para la sociedad y obviamente reconocimientos o señalamientos para las autoridades que hacen o dejan de hacer su labor. Hasta aquí todo está muy bien, incluso porque de alguna manera promueven la rendición de cuentas, sin embargo como sociedad nos queda mucho camino por recorrer para sacar el máximo provecho a dicha información. Me explico.

Cuando se publican resultados de cierto índice algún Alcalde hablará a favor o en contra del mismo según le haya ido en el baile; si salió bajo cuestionará su metodología y si sale alto lo enaltecerá y se autopondrá una “estrella en la frente”. Aquí de entrada ya tenemos un área de oportunidad; la actitud para reconocer un resultado determinado. Parece poca cosa, pero no lo es porque de dicha actitud se generará una acción en uno u otro sentido, es decir, el Alcalde tomará decisiones importantes o no lo hará por sentirse “atacado”.

Otro caso es la capacidad de la sociedad para interpretar la información generada y actuar en consecuencia, como por ejemplo al ir a votar; hacerlo considerando resultados y no de manera cortoplacista.

Ahora el caso de los medios de comunicación. Con la información generada se puede hacer preguntas muy puntuales a las autoridades y no preguntas genéricas a las que fácilmente pueden escapar o darle la vuelta.

Hay más casos pero a pesar de lo anterior, es mejor tener los índices que no tenerlos y por lo tanto hay que celebrar dicho boom. Ahora hay que usarlos.

jueves, octubre 18, 2007

Perdiendo el bosque por los pinos

Localeando, 18 de Octubre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

El comportamiento de un político nunca es fortuito. Siempre es el efecto de una o varias causas (otra cosa son los porqués y los tiempos). Ejemplo: El gobernador de Coahuila sabe que los coahuilenses lo califican con un 8.3 (calificación alta), que tiene un férreo control de los burócratas estatales y de su partido, una clase empresarial extrañamente callada, la debilidad del PAN en el Estado, entre otros, y por ello no suena tan ilógico que se lance nuevamente a una batalla mediática del tamaño de Coahuila, al acusar a los senadores Moreira y Anaya de tener vínculos con el narcotráfico.

La lógica dice que la batalla del 2008 ya empezó y todos estos hechos son parte de ello. El PRI tratando de posicionar una imagen del PAN que a mi juicio está fuera de toda realidad (extrema derecha, privatización de todo, etc.) y el PAN tratando de posicionar al gobernador como un monstruo político (populista, dictador, etc.) que es algo exagerado. Obviamente quien mejor logre posicionar su mensaje y neutralizar el del contrario sacará los mejores dividendos para su causa.

Hasta hoy va ganando el PRI, pero ante este nuevo capítulo de los “narcosenadores” las cosas pueden cambiar. Todo tiene un límite y el ciudadano está aprendiendo a definirlo cuando se requiere. El caso más puntual fue lo sucedido con AMLO; le pasaron muchas pero ante su radicalización le pasó factura y perdió la presidencia.

Lo grave de este juego político es que Coahuila se encuentra en una maraña política que desgraciadamente distrae los esfuerzos que se concentran en lo importante para el estado y nos aleja de otros que se requieren concretar cómo mejorar la calidad de su educación, definir un instituto autónomo que de seguimiento a la planeación de largo plazo (propuesta del gobernador aún no cumplida), completar la reforma judicial, entre otras.

Es una verdadera pena lo que vive Coahuila hoy en lo político. Los equilibrios en este rubro y del poder son prácticamente inexistentes y eso a la larga trae consecuencias. De esto los actores sociales, incluidos los ciudadanos, somos culpables; desde los priístas por querer hacerse de todo, pasando por los panistas por ser tan débiles políticamente, hasta los maestros por andar muchos de ellos de grillos.

Debe terminar esta situación porque estamos perdiendo el bosque por unos cuantos pinos que ni siquiera dan sombra al estado sino a unos cuantos.

jueves, octubre 11, 2007

Desde Lo Local

Localeando, 11 de Octubre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

El 23 y 26 del mes en curso, Saltillo será sede del Cuarto Foro Internacional Desde lo Local (DLL), un evento al que acudirán cientos de funcionarios y autoridades municipales.

DLL es (según su página de Internet www.desdelolocal.gob.mx), “un programa del gobierno federal coordinado por el INAFED para impulsar el desarrollo integral de los municipios del país y crear condiciones de equidad entre todos los ciudadanos mexicanos”. Incluye una “guía sencilla y práctica, basada en 39 indicadores … para que las autoridades y funcionarios municipales tomen las decisiones y acciones que tengan un mayor impacto en la ciudadanía”. DLL es también “un instrumento de rendición de cuentas por parte de los tres órdenes de gobierno y es un medio ciudadano de evaluación del quehacer público”.

Incluyo estos párrafos porque en días pasados estuvo en Saltillo su coordinador general Fernando Fonseca y declaró a los medios lo siguiente: "La verdad sea dicha y, sin ánimos de comparar con ningún otro municipio, ha trabajado muy bien mi tocayo Fernando de las Fuentes, quien además de ponerle todo el esfuerzo a la organización de este foro, pues también ha trabajado bastante bien en lo que es la Agenda Desde lo Local, lo que de cierta manera comprueba que tiene una administración muy eficiente" (El Diario, 031007)

Si comparamos lo que dice la página oficial con lo que declara su coordinador podrá notarse que DLL no tiene mucha relación con la evaluación de la eficiencia de una administración municipal.

Conozco muy bien DLL porque fui uno de los múltiples participantes en su diseño allá por 2001-2002 y puedo afirmar que muy pocos de los 257 parámetros que incluye miden eficiencia porque la gran mayoría de los mismos son cualitativos del tipo “evidencia”, es decir, evalúa la existencia de reglamentos, leyes, programas, planes, etc. pero además DLL no verifica la calidad de dichas evidencias.

El funcionario del INAFED obviamente hace su labor política y eso es bueno pero declarar “eficiente” no es correcto, y en todo caso crea falsas expectativas entre los Alcaldes y ciudadanos. Si los municipios quieren medir su eficiencia hay muchísimas herramientas disponibles.

Mi reconocimiento a la Administración Municipal porque cumple con los parámetros de DLL. Ahora hay que entrarle a mecanismos para verdaderamente evaluar su eficiencia.

jueves, octubre 04, 2007

Más dinero al Sur… otra vez

Localeando, 4 de Octubre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

En días pasados los gobernadores de Chiapas, Oaxaca y Guerrero presentaron ante el Congreso federal el Programa del Sur, cuyo objetivo es elevar a la media nacional los niveles de educación, salud, vivienda e infraestructura de sus entidades.

Según reportes de prensa, el programa ya recibió el aval de todos los partidos para llevarlo a cabo, asignándoles para 2008 una bolsa especial de12 mil millones de pesos y la meta es otorgarles en los próximos cinco años el 1% del PIB.

Para “dar” confianza, se incluyeron en el programa normas de transparencia y fiscalización, en coordinación con la Auditoría Superior de la Federación. En suma, todo pinta para que ahora sí las cosas marchen mejor en esa zona donde viven 11 millones de mexicanos.

Sin embargo, tengo mis dudas porque lo mismo se nos dijo en épocas anteriores. Los gobiernos de Salinas, Zedillo y Fox implementaron programas especiales para mejorar niveles de vida en la zona y el país les ha invertido cantidades colosales de recursos: Tan sólo con el Ramo 33 se han transferido de 1998 a 2007 aproximadamente 11, 920 millones de dólares en Chiapas; 11,153 millones en Oaxaca; y 10,744 millones en Guerrero. Coahuila ha recibido tan sólo 5,540 millones de dólares (cifras calculadas en base al 1er Informe de Calderón).

Si estas cifras las contrastamos contra la población de 2005 entonces tenemos que desde 1998 hasta 2007 se han invertido por persona: En Chiapas $30,494 pesos; Oaxaca $35,055; Guerrero $38,126. En Coahuila la cifra es de $24,376 pesos.

Con todo ese dineral invertido los avances logrados son muy pobres y un solo dato lo dice todo; el índice de población en miseria es de más de 65%.

¿Por qué esa zona no avanza? A muchos les gusta decir “porque la zona es muy compleja socialmente, su ubicación, el país sigue sin pagar su deuda histórica con ellos o porque el rezago es demasiado grande”. Para mí las razones son otras cómo nuestra tolerancia a caciques tipo Ulises Ruiz, la protección entre gobernadores (quienes alegan soberanía), la falta de pragmatismo político y el pésimo diseño de nuestro pacto federal (muy paternalista).

No hay que ser un genio para predecir que con las mismas reglas federales es obvio que se tendrán los mismos resultados; pésimos. Apuesto doble contra sencillo que en diez años seguiremos hablando de Chiapas, Oaxaca y Guerrero como los patitos feos.