jueves, noviembre 08, 2007

El Museo del Noreste (MUNE)

Localeando, 8 de Noviembre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

El pasado sábado visité con un buen amigo el recién inaugurado Museo del Noreste (MUNE) ubicado en Monterrey. El museo es moderno y cuenta la historia de la región a través de diversas etapas. Posee pocos objetos personales de actores importantes de nuestra historia regional (algo necesario para ilustrarla integralmente), pero sin duda merece visitarse.

El MUNE viene a sumarse a una serie de hechos políticos, sociales, económicos y culturales que están aconteciendo en el Noreste de México (Coahuila, Nuevo León y Tamaulipas) y que impactarán en el futuro de la zona y del país aunque es muy pronto para saber el alcance.

Esta dinamicidad multidisciplinaria en la región renació a partir del 2000 como consecuencia del reacomodo del poder político en el país. La caída del presidencialismo desató nuevos procesos y reactivo algunos viejos. El de Nemex (Noreste de México) es uno de estos.

Si vemos en perspectiva lo sucedido desde entonces en la región podemos visualizar un encadenamiento de acciones para reconstruir y consolidar una identidad norestense desde diversas trincheras; inició con las reuniones cumbres de los tres gobernadores (Enrique Martínez, Fernando Canales y Tomás Yarrington), luego la Cabalgata, después la apertura de la oficina Nemex en Houston, el lanzamiento del programa INVITE por parte de Nuevo León, los pleitos y discursos de los gobernadores de la zona para con el gobierno federal, entre otros, hasta llegar ahora a la apertura del MUNE, el primero de gran envergadura en el tema cultural.

El MUNE se suma a otros museos de carácter territorial que alimentan identidades regionales como el Museo Maya (Chetumal) y el Museo Regional Huasteco (Ciudad Valles) más sin embargo el MUNE tiene límites territoriales bien marcados sobre Estados definidos. Los otros dos abarcan partes de varios Estados y eso difumina identidades y sentidos de pertenencia.

La creación y promoción de cualquier iniciativa que ensalzara identidades regionales fue una prohibición no escrita en todo el siglo XX ¿la razón? Se estaba construyendo el nacionalismo mexicano y no se permitían fugas identitarias. Además los movimientos separatistas del siglo XIX habían traumado a los líderes políticos.

Pero en los albores del siglo XXI el escenario nacional ha cambiado y las identidades regionales comienzan a resurgir. Ya veremos sus consecuencias.

No hay comentarios: