jueves, diciembre 27, 2007

El debate Moreira-Saro

Artículo Localeando, 27 de Diciembre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

El pasado 24 de diciembre se llevó a cabo un debate entre el senador panista Ernesto Saro y el presidente del PRI-Coahuila Rubén Moreira. Los enfrentamientos Saro-Moreira ya llevan por lo menos desde la campaña electoral local del 2005, aunque en ese entonces era el hoy gobernador quien debatía con el senador.

Leyendo los reportes periodísticos sobre el acontecimiento puede interpretarse que el debate fue poco productivo (no se planteó ninguna propuesta alternativa al CIMARI) porqué abundó en reclamos, insultos, interrupciones, descalificaciones. La verdad no me sorprende que así haya sido. Tristemente en Coahuila (y en México) no tenemos la práctica de debatir y ante ello es común que cuando se da no existan las reglas pertinentes. Se tiene miedo al debate pero se privilegia la discusión a través de los medios, práctica nada benéfica para nuestra endeble democracia porque en ellos se tiende a mentir.

Veamos lo que pasó en la campaña presidencial; tan sólo dos míseros debates y el primero de ellos sin uno de los candidatos principales. En EUA en todo el proceso electoral presidencial habrá más de 40 debates (en Europa y Canadá lo mismo). En las campañas locales de cualquier estado es semejante. Pero no sólo en estos momentos se debate; basta prender cualquier día cualquier canal y ahí están los políticos debatiendo constantemente.

A pesar del resultado general yo celebró que ambos protagonistas (Saro y Rubén) hayan aceptado debatir. Es sólo a través de la confrontación de ideas cara a cara como se van desglosando mejor las posturas, se conocen ideologías, se visualizan actitudes, se descubren aptitudes y, lo más importante, es más fácil arribar o generar propuestas para solucionar problemas. En cualquier debate que no haya propuestas, entonces el debate ciertamente habrá sido muy pobre.

En 2008 habrá elecciones locales en Coahuila y por ser únicamente para votar por diputados locales con mayor razón los debates deberán de darse, teniendo que girar en torno a las propuestas que cada partido tiene para enfrentar los problemas del estado (educación, inseguridad, crecimiento urbano sin seguimiento, nula medición del desempeño, etc.).

Yo espero que el senador panista y el presidente del PRI motiven a sus colegas a debatir con sus contrapartes en radio y TV y no haya sido sólo un acontecimiento raro. ¡Que vengan más debates!

jueves, diciembre 20, 2007

PAN-Coahuila; el mismo problema

Artículo Localeando, 20 de Diciembre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

Antes de iniciar mi colaboración quiero expresar un par de comentarios sobre el CIMARI, hoy tan aporreado por el incendio que acaba de sufrir. Es lógico que a ningún coahuilense le guste albergar un CIMARI en el Estado, pero nadie puede negar que se necesita. Si se clausura la pregunta fundamental seguirá sin respuesta ¿Qué hacemos con los residuos peligrosos que genera Coahuila? Quien muestre una postura de rechazo sin proponer una solución alternativa entonces es un irresponsable social, y de estos ya tenemos muchos. Se necesita un líder para este reto y hoy no lo hay.

Ahora sí, al tema del PAN-Coahuila. El cambio de dirigente estatal auguraba un trabajo de fondo para recomponer su visión. Lamentablemente vemos que sigue operando bajo la misma filosofía; un partido electorero y cortoplacista, un partido que, así como está, de poco le sirve al Estado.

Baso mi afirmación en el evento que tuvieron los panistas el sábado pasado. En él sus líderes municipales y estatales conocieron "campañas exitosas" que su partido emprendió en Guanajuato, Baja California y Nuevo León. No es mala la idea cuando se tiene un partido con síntomas de fortaleza institucional y buena perspectiva. Pero con la situación que actualmente tienen, un evento de estos sobra o sirve de muy poco.

Ignoran (o quizás no quieren aceptarlo) que detrás de los triunfos en esos Estados hay mucho trabajo de calle, buenas propuestas, unidad mínima, discurso creativo, trabajo con jóvenes, atracción de líderes ciudadanos, gestión profesional. Argumentos que no tienen.

El PAN en Coahuila necesita modificar sus planes de trabajo y su forma de hacer política. Su actual estrategia sigue siendo un fracaso y los resultados y encuestas electorales lo confirman. Nada se salva excepto Torreón y ahí tampoco el panorama parece alentador debido a ciertos visos de divisionismo.

Este partido tiene un problema de enfoque que no ha sabido resolver: el centro de su debate interno lo siguen ocupando las personas y no las ideas o propuestas. Lo mismo acontece en el PRI, pero ellos tienen una filosofía de disciplina colectiva que simplemente el PAN no tiene.

Para un buen resultado en 2008 no basta con conocer “campañas exitosas”. Se requiere aplicar buenas prácticas. Ojala cambien en algo porque Coahuila lo requiere, incluso el propio PRI, aunque suene extraño.

Feliz Navidad a todos.

jueves, diciembre 13, 2007

Pierde el ICAI, pierde Coahuila

Artículo Localeando, 13 de Diciembre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

A raíz de la restitución de Eloy Dewey como presidente del ICAI, debido a la sentencia de un tribunal federal, pensé que ese instituto saldría más fortalecido que nunca porque se mandaba un claro mensaje al Congreso local en el sentido de que éste no puede modificar leyes o alterar instituciones a su antojo.

Sin embargo, el peor de los escenarios para el ICAI se está dando. La división existente entre sus consejeros es la prueba; por un lado Manuel Gil y Alfonso Villarreal señalando que Eloy podrá ser un presidente legal pero ilegitimo porque al parecer no cumplió el acuerdo no escrito de estar cada concejero dos años como presidente del ICAI. Por su parte Eloy haciendo valer su derecho de restitución ante una arbitrariedad jurídica del Congreso local y reservándose la posibilidad de cumplir o no el susodicho acuerdo debido al cambio de escenarios.

Lo que sucede en el ICAI es un reflejo de lo que pasa en muchos institutos similares; a) débiles institucionalmente porque no soportan una andanada del gobernador, alcaldes, diputados, etc., b) con algunos concejeros que atienden a intereses particulares, y/o c) con un enfoque equivocado de lo que significa procurar la transparencia y rendición de cuentas.

Pero regresemos a nuestra novela llamada ICAI. A Manuel Gil lo conozco muy poco pero con esta base puedo decir que me sorprende mucho su actitud porque litigar una acción ilegal por parte del Congreso (cosa que hizo Eloy) es una decisión que muy pocos tienen el valor para hacerlo (menos en un sistema tan duro como el coahuilense) y por ello debe no sólo reconocerse sino apoyarse.

Manuel venía haciendo una buena labor (que seguramente podrá continuar más adelante) pero se aceleró con su comunicado porque Eloy no podía renunciar a un cargo que oficialmente no tenía en ese momento (sino hasta ayer miércoles). Si una vez que Eloy haya sido restituido, éste no cumple con el supuesto acuerdo entonces otra cosa procedería.

Muchos institutos (como el ICAI) están cayendo en el fango en que se encuentran muchas de nuestras instituciones. Se suponía que estas nuevas instituciones iban a sentar las bases para un nuevo México, pero tristemente vemos que no es así.

Muy lamentable lo que acontece en el ICAI. Una vez más Coahuila está perdiendo el bosque por un mendigo pino (o cargo). Mientras tanto quienes apuestan por su debilidad están ganando. Ojalá cambie el panorama.

jueves, diciembre 06, 2007

Separatismo boliviano

Artículo Localeando, 6 de Diciembre de 2007 
Jaime Villasana Dávila 

El problema de separatismo en Bolivia lejos de transitar por un camino de eliminación se dirige por uno de concretización. Los bolivianos están haciendo todo lo necesario para que su país deje de existir. Evo Morales es parte de ello por tratar de imponer una Constitución votada por apenas 136 sobre un total de 255 votos. Súmenle ahora la crisis en Sucre, la hoy capital que podría dejar de serlo para concentrarse todo en La Paz (ambas ciudades son ahora capitales).

A nadie en América conviene una partición de Bolivia porque ello impactaría a toda la región; desde Canadá (con su asunto de Quebec) hasta Chile (con los mapuches), pasando obviamente por México (con un regionalismo en acenso), Venezuela (con el estado de Zulia), EUA (Vermont, Cascadia), etc.

En Europa y Asia el tema del separatismo está a la orden del día aunque allá los factores étnicos y lingüísticos son los protagonistas. Pero en América es distinto; los factores están más relacionados con temas políticos y de visión de país (con la excepción de Chile y los mapuches, un grupo indígena). Esto es lamentable porque teóricamente son solucionables.

Bolivia es un pueblo cansado por las incompetencias de su clase gobernante y otros líderes sociales, quienes han destrozado sus instituciones y por lo tanto el sentido de unidad nacional. Son pues los más débiles institucionalmente hablando con excepción de Haití, pero ahí tienen a su favor que están en una isla, sus habitantes son de una misma raza (negra) y hablan el mismo idioma (francés). En Bolivia es todo lo contrario, requiriéndose una mayor habilidad política colectiva para mantenerla unida.

No es la primera vez que la viabilidad de Bolivia está en duda. Según un artículo publicado en la revista electrónica argentina Mercado (www.mercado.com.ar) y fechado el 201107, en los años 70s Brasil (con apoyo de Estados Unidos) pensaba que Bolivia no era viable y una separación del oriente era la solución.

Pero hoy, el gigante del Mercosur opina lo contrario y se debe a que todo mundo “siente pasos en la azotea”, tal como lo mencioné líneas atrás. En el estado brasileño de Rio Grande (sur del país) hay movimientos secesionistas todavía vivos.

¿La lección para México? Si no nos aplicamos a resolver nuestros problemas entonces cuidado. Quien piense que nuestra mexicanidad nos vacuna contra esto, está equivocado. Los síntomas están presentes y porque todo país es divisible.