jueves, marzo 13, 2008

Bardas del moreirismo

Artículo Localeando, 13 de Marzo de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

El moreirismo ha implementado un plan de revigorización partidista muy activo en el estado. Ha dedicado esfuerzos para mantener viva la ideología del nacionalismo revolucionario mexicano, reverente de sus héroes nacionales y locales que, a decir del sistema, forjaron la historia del siglo XX.

El programa del moreirismo incluye una intensa movilización político-partidista tanto del presidente priísta, del gobernador, sus hermanos y demás líderes y de las bases en general. Nada nuevo para los estándares priístas. El uso de los medios de comunicación para difundir mensajes vacíos de contenido pero exitosos en lo mediático han sido un arma efectiva y bien manejada en contra del PAN. Los homenajes a políticos y líderes locales ha sido otra estrategia para posicionar y acercarles el partido porque comprenden que no atender y/o mimar a personajes de la sociedad se pierde cierto grado de vinculación con ella ¿Cuántas veces hemos leído en los medios que el PAN-Coahuila haga tal cosa?.

Tenemos pues un moreirismo apegado, en lo general, al manual priísta y en lo particular casi también. Sin embargo desde un principio se han dado visos de adopciones, promociones o imposiciones de ideologías sin ninguna relación histórica, política y social con Coahuila. Si el promotor de ellas fuera el PRI no debiese preocuparnos porque al final de cuentas es asunto de los priístas coahuilenses aceptarlas o rechazarlas. Pero cuando se trata del gobierno estatal o de alguna de sus dependencias el asunto toma otra dimensión.

Las bardas pintadas con mensajes revolucionarios del “Che” Guevara, José Martí, entre otros, y patrocinadas por el Icojuve y el Gobierno estatal (Vanguardia, 070308) son prueba de una desviación, no sólo de recursos económicos con objetivos ajenos a sus funciones, sino de una intención con fines reeducativos incluyentes de una ideología política que no corresponde promoverlas a un gobierno que se dice democrático.

Si a esas vamos porque entonces no promover con la misma efusividad las ideas de Abraham Lincoln o Winston Churchill, personajes históricos como los primeros citados ¿o acaso ellos no entran en la plataforma ideológica del moreirismo?.

Glosa: La inscripción del nombre del General Lázaro Cárdenas en la pared del Congreso local no debió proceder por una razón muy simple: no es coahuilense. Ahora los priístas usarán ese acto para acercarse a los campesinos laguneros, hoy afines al PRD.