jueves, julio 31, 2008

Logos y frases de gobierno

Artículo Localeando, 31 de Julio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

Una de las primeras acciones del recién nombrado Alcalde de Saltillo, Jorge Torres López, había sido la de eliminar el logo y la frase de la administración del ahora ex –alcalde (“Te quiero Saltillo”) colocando únicamente en su lugar el escudo de Saltillo. El hecho para muchos quizás fue irrelevante pero tenía implicaciones serias e interesantes.

Nuestra tradición mexicana del personalismo y de asociar a nuestras instituciones públicas con un personaje nos ha conllevado a debilitar estas últimas. El mensaje de nuestros gobernantes ha sido claro hasta ahora; “sin mí la institución no es nada” o “yo hago la institución”, ideología alineada con la famosa frase “El estado soy yo” atribuible al rey francés Luis XIV.

En los países de democracia consolidada las instituciones poseen un logo o frase institucional (si la hay) los cuales se mantienen por largo tiempo, no cambiando conforme lo hace el gobierno. En otras palabras, el capricho creativo del gobernante del momento con fines particulares no es permitido.

El ejemplo más cercano está en EUA. El escudo del Presidente es el mismo de siempre (ningún presidente lo ha mochado o algo por el estilo) y la administración en turno no tiene una frase propagandística que la identifique. Lo mismo acontece en Estados y ciudades. Usted puede entrar ahora mismo a la página de Yuma, Arizona (http://www.ci.yuma.az.us/5549.htm) y luego hacerlo en dos o cinco años y vera siempre el escudo oficial (no logotipos). En otras ciudades como en Dallas, Texas (http://www.dallascityhall.com/) sí incluyen una frase (“Serving you”), pero la misma es institucional aprobada por el Cabildo y/o con participación de la población.

En México los gobernantes gastan miles de millones de pesos en imagen oficial personalizada que luego plasman en páginas de Internet, vehículos oficiales, papelería, panorámicos etc. Todo ello para favorecer su persona en detrimento a la institucionalidad de las instituciones, valga la redundancia, siendo esto una señal de nuestra todavía débil cultural política.

¿Por qué el Congreso federal/coahuilense y Ayuntamiento no convocan a un concurso nacional/estatal/municipal para definir el diseño de los logos (y frases si procede) de organismos públicos correspondientes y que estos ya sean los institucionales?

Lo que había hecho el Alcalde fue de reconocerse. Lamentablemente dio marcha atrás el pasado lunes, siguiendo el mismo camino de los demás. Qué lástima.

jueves, julio 24, 2008

De enroques y chapulines

Artículo Localeando, 24 de Julio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

Los recientes cambios de alcaldes, regidores y diputados acontecidos en Coahuila, a consecuencia del proceso electoral de Octubre, han sido sujeto de críticas y aplausos por diferentes actores sociales, políticos y empresariales.

Los críticos dicen que en sentido estricto los funcionarios electos deben cumplir con el periodo fijado por la ley para el que fueron elegidos. Advierten que esa discontinuidad en los cargos es causa importante de la no buena ejecución de programas, planes y proyectos que a la postre afectan la gobernabilidad y calidad de los servicios públicos.

Igualmente señalan que estos movimientos cuestionan la ética del servidor público involucrado, dibujándolo como un actor falto de compromiso personal para con su cargo y con sus electores. En última instancia dicen que las reformas realizadas para la ampliación del periodo de alcaldes se van al traste porque eliminan el espíritu con el que fueron elaboradas y en lugar de administraciones de 4 años ahora son de 2.5 años.

Por otra parte, los apoyadores indican que tales servidores públicos están en su derecho legal y personal de procurar otro cargo de elección o de designación, advirtiendo que la ley no les prohíbe moverse. Comentan que los cambios traen “aire fresco” a las dependencias o bien que con ello se aprovecha su experiencia para otros cargos y se da oportunidad a otros cuadros políticos y administrativos para formarse en la realidad pública-política.

En lo personal considero que tales cambios pueden ser perjudiciales o benéficos según cada caso y el enfoque analítico empleado. Por ejemplo, en muchas ciudades estadounidenses los alcaldes y regidores duran dos años pero hay reelección. No obstante si hay cambio la incertidumbre es limitada porque el gobierno en lo operativo y administrativo es sólido institucionalmente hablando.

Un factor creador de enroques y chapulines es la muy comentada no reelección de alcaldes, diputados y regidores. Esto provoca una gran tentación en los funcionarios electos para seguir buscando como ganarse la vida, abriendo la puerta para que los partidos lo aprovechen en aras de ejecutar sus estrategias políticas que les den mayores posibilidades de seguir manteniendo el poder.

Por lo pronto Saltillo tiene nuevo alcalde y su perfil y experiencia es bastante respetable. Su actitud ante la transparencia en su cargo anterior fue mejor que la del ex –alcalde y eso es un buen augurio. Para este caso Saltillo parece sale ganando.

jueves, julio 17, 2008

CONAGO, federalismo y España

Artículo Localeando, 17 de Julio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

Las tensiones entre gobierno federal versus estados y estados versus estados se profundizaron con el cambio de régimen a partir del 2000. Esto era previsible debido al sometimiento que hizo el presidencialismo respecto de los reclamos de gobernadores y otros actores estatales. Vivíamos bajo el modelo de centralismo disfrazado de federalismo. Hoy pretendemos vivirlo pero hemos arribado al feuderalismo. Seguimos sin ejercer lo plasmado en las Constituciones de 1824, 1857 y 1917.

Las oportunidades para ir cambiando el escenario actual han estado presentes. La Convención Nacional Hacendaria de 2004 y la frustrada reforma fiscal del año pasado fueron algunas. No obstante hay un mecanismo que por su perfil puede transformarse en un catalizador para verdaderamente impulsar el federalismo y no como lo ha sido hasta ahora; un centro de quejas y de reuniones para exigir más recursos al gobierno federal pero sin hacer esfuerzos propios. Me refiero a la CONAGO, cuyos miembros son hoy en día muy satanizados (con justa razón).

La CONAGO celebra por estos días en Saltillo una de sus ya múltiples reuniones. Los temas abordados no son muy diferentes a las de otras ocasiones pero si el contexto geopolítico, hoy más tensado por crecientes diferencias regionales y por retos comunes como la inseguridad. Al final todo mundo quiere más dinero y apuestan todo a él como el gran solucionador. Un gran error cuando se tienen bases institucionales muy débiles, las cuales por cierto no requieren enormes inversiones para fortalecerlas. Requieren voluntad.

Pero concentrémonos en el dinero. Múltiples son los estudios y reportes oficiales sobre el complejo y parchado sistema fiscal mexicano. Entre tanto estudio-reporte, más la opacidad, hoy no existe uno integral, confiable e imparcial que nos indique cuanto recurso aporta cada estado para la operación del país en su conjunto y cuanto recurso recibe.

El ejemplo nos lo pone España, un país no federal, cuyo gobierno nacional acaba de publicar las balanzas fiscales del país. El mismo indica que las comunidades autónomas de Madrid, Baleares, Cataluña y la Comunidad Valenciana son quienes más dinero dan mientras las que más obtienen son Extremadura, Asturias y Galicia. Estos datos son muy similares con los arrojados por un estudio de noviembre pasado de la Fundación BBVA.

La CONAGO bien podría requerir a “alguien” un estudio similar y con ello aportar al debate del federalismo tan anhelado.

jueves, julio 10, 2008

Felicidades Nayarit

Artículos Localeando, 10 de Julio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

La elección del pasado domingo en Nayarit pasará a la historia político-electoral no por la victoria del PRI (ya se esperaba), sino porque por primera vez en México en al menos treinta años los regidores fueron electos por distritos, no en planilla como acontece en el resto de los estados.

Este hecho representa una verdadera reforma estructural y dudo que le estemos dando la importancia merecida. Esta metodología electoral le da al ciudadano la posibilidad de analizar en su justa dimensión a los candidatos a regidor, permite ciudadanizar más el poder municipal y es un filtro de mucha mayor efectividad al actual (planilla) ya que obliga a los partidos a poner a competir a candidatos a regidor de buen perfil y de mínima capacidad so pena de perder posiciones políticas en el Ayuntamiento.

Nayarit dio este paso histórico el pasado 17 de Noviembre cuando modificó su Constitución local (art. 107) y ley electoral para incorporar a los Regidores de Mayoría Relativa (RMR) y de Representación Proporcional (RRP). Así por ejemplo, en los municipios cuya lista nominal de electores es mayor a los 80,000 ciudadanos se eligen once RMR [por lo tanto existen once demarcaciones o distritos municipales] y cinco RRP (fracc. IV, art. 25, ley electoral).

En total Nayarit eligió el pasado domingo a 20 alcaldes, 138 RMR y varias docenas de RRP. Para conocer los resultados visite http://prep.nay.org.mx/prepRegidores.aspx

Coahuila tuvo su oportunidad de incluir esta metodología en la reforma electoral de 2001 y 2007 pero la desaprovechó. En 2004 el ex –regidor Antonio Neira (PRI) presentó ante el Congreso una iniciativa al respecto pero sectores de su partido y el nulo apoyo del PAN la condenaron “para mejores tiempos”.

La metodología “nayarita” no es perfecta. La faena hubiera sido redonda si el Síndico también se eligiera de manera independiente como acontece en Chihuahua. Tampoco garantiza en automático una mayor fortaleza institucional del Ayuntamiento, pero sí modifica por completo la forma de hacer política local.

Coahuila hizo historia con la ampliación del periodo de los Alcaldes a cuatro años pero es insuficiente porque el Ayuntamiento continúa rodeado de regidores poco preparados, por lo tanto es necesaria otra reforma ¿Irá la nueva legislatura por esta hazaña la cual le requirió a los nayaritas tan sólo ocho meses para preparar su logística electoral?

No hay excusas, es cuestión de voluntad. Felicidades Nayarit.

jueves, julio 03, 2008

¿Mesoamérica o Norteamérica?

Artículo Localeando, 3 de Julio de 2008 
Jaime Villasana Dávila 

El pasado sábado 28 de Junio se llevó a cabo en Villahermosa la X Cumbre del Mecanismo de Diálogo y Concertación de Tuxtla (MDCT), un espacio creado a inicios de los 90s para generar iniciativas de apoyo a Centroamérica, devastada por las guerras civiles de los 80s.

Hasta el 2000 el rol de México en MDCT se restringía a ser un facilitador-arbitro. Era una postura quizás comodina (inspirada en la doctrina Estrada) pero bien calculada por Salinas y Zedillo, quienes ya habían apostado por integrar a México en Norteamérica.

Luego llega Fox y en el 2001 crea el Plan Puebla Panamá (PPP) como un complemento al MDCT, una iniciativa noble pero políticamente mal aplicada. En lo interno de México el PPP sirvió de base para que se creara en 2007 el organismo Integración de los Gobernadores del Sur-Sureste (IGRSS), cuyos integrantes buscan imitar-contrarrestar a sus pares norteños quienes conforman, junto con sus homólogos estadounidenses, la Conferencia de Gobernadores Fronterizos (CGF). No olvidemos además la existencia del grupo Nemex (Noreste de México).

Este era el escenario hasta el pasado sábado cuando dentro del MDCT los presidentes de las naciones que lo conforman (Centroamérica, México y Colombia) decidieron cambiar el nombre de PPP a Proyecto de Integración y Desarrollo de Mesoamérica (PIDM). Resaltan dos palabras.

Si la palabra “Integración” significa lo que es, entonces esto reafirma mi creencia de que la reciente política exterior mexicana se rige bajo el principio de “ser ajonjolí de todos los moles”; estar en Norteamérica pero también en Mesoamérica y además ser parte de Sudamérica. Ya sólo falta que se busque estar en la Unión Europea.

Por otra parte, la inclusión de la palabra “Mesoamérica” en el nombre no es un asunto menor porque ésta arrastra factores históricos e identitarios. Nos metimos un gol al aceptar esa palabra. Es precisamente en el territorio mexicano donde se definen puntualmente las fronteras de dos grandes regiones que por momentos chocan entre sí; Mesoamérica y Aridoamérica o llamándolos de otro modo el sur y norte de México, tan distantes cada día más, viendo el primero mirar hacia Latinoamérica y Europa y el segundo hacia Norteamérica.

La indefinición de una política exterior clara y puntual (más nuestros propios retos internos) nos está llevando a un limbo muy peligroso y al final todo se rompe por lo más delgado. México a veces parece serlo.