jueves, enero 29, 2009

El PAN fallido ¿México también?

Artículo Localeando, 29 de Enero de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

¿Dónde quedó el PAN que en algún momento conquistó la conciencia política de millones de mexicanos? ¿Aquel que lanzaba candidatos con cualidades cívicas y no de influyentismos?

¿Qué pasó con el partido que impulsó buena parte de los principios democráticos del país, junto con activistas de la izquierda y algunos priístas?.

Mientras el país sucumbe ante la violencia y otros síntomas de ingobernabilidad, al grado que aquí en EUA agencias gubernamentales hablan de que México poseerá pronto un “Estado fallido” bajo la tendencia actual, el PAN sigue sin darse cuenta de su gran responsabilidad en este periodo de la historia ya no sólo política sino nacional.

El otrora partido del cambio se ha convertido en uno de Estado que va en profunda picada institucional (y electoral), arrastrando al resto del país.

Hoy el PAN prefiere adoptar viejos estilos priístas para mantenerse en el poder político que aplicar los principios democráticos que dan sustento a un país federal y republicano.

Prefiere el centralismo al reservarse el CEN (¿o Calderón?) más del 60% de las candidaturas (300) a diputado federal ¿la escusa? garantizar la equidad de género y controlar los gastos de campaña (Héctor Larios, coordinador PAN Cámara de Diputados, 270109).

Prefiere imponer desde el CEN al candidato a gobernador en NL, un estado cuyos habitantes manifiestan uno de los orgullos locales más arraigados. Algo que el PRI entiende muy bien y por ello se aleja de las imposiciones para no fomentar los regionalismos.

Prefiere aliarse al PANAL, cuando sabe perfectamente del daño que éste y su lideresa hacen al país. Prefiere seguir solapando la impunidad y corrupción de muchos de sus miembros en cargos públicos, evitando así enviar un claro mensaje de castigo al resto de los actores políticos. Prefiere mantener los cotos económicos televisivos, en telecomunicaciones, en bancos, etc. para asegurarse el apoyo de sus dueños.

A más de dos años del gobierno calderonista (y ocho del panismo) los privilegios nocivos del establishment son los mismos. Las “reformas” hasta ahora logradas no pueden cantarse como victoria dado su limitado alcance o su amenaza de sobrevivencia (transparencia).

Pero no se regodeen priístas y perredistas. Ustedes igualmente son responsables. Nosotros como ciudadanos lo somos también.

Todos somos causantes de nuestro casi Estado fallido. Aunque claro, los políticos siempre viviendo en la isla de la fantasía, se burlan y minimizan de tal posibilidad. Al tiempo.

jueves, enero 22, 2009

El día de Obama

Localeando, 22 de Enero de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

El día nos comenzó a las 3:30am el pasado martes. Había que madrugar si queríamos acceder a un buen lugar para la toma de posesión de Obama. Nos arroparnos como nunca. Afuera el clima nos esperaba con -5 grados Celsius.

A las 4:30am abordamos el metro en la estación Ballston. Lo esperábamos vacío pero venía lleno. Nadie quería quedar fuera de la página de la historia que ese día se escribiría. Jóvenes, adultos, personas de todos colores nos rodeaban. Incluso un trío de rusos que charlaba animosamente en su idioma.

A las 4:50am arribamos a la estación Federal Triangle. Los ríos de gente colisionan. Quince minutos después entramos a The Mall, esa gigantesca explanada que parece no tener fronteras y que es limitada en sus extremos por el monumento a Lincoln y el Capitolio. Todos caminábamos hacia éste último para acercarnos al protagonista lo más posible.

Nos acomodamos entre la calle 4ª y la 7ª (justo frente al Museo del Aire y del Espacio), no sin antes observar un sinnúmero de policías y soldados dirigiendo a una multitud de la cual una considerable parte era de afroamericanos, los más orgullosos de todos los presentes porque uno de los suyos pronto sería nombrado Presidente.

Faltaban poco más de seis horas para el gran momento. Nos sentamos para ahorrar energía. Sin movimiento, el cuerpo caía presa de los -5 grados. Igual pasaba a los cientos de miles de asistentes; nos movíamos, brincábamos, flexionábamos pero nada funcionaba. Sólo la esperanza daba calor.

El amanecer develó a los francotiradores, asentados en todo edificio. En el cielo un avión de vigilancia volaba circunferencias sin parar. Dieron las 10am y la expectativa se disparaba. Los artistas llegaban a la zona VIP según lo mostraban las pantallas. A las 11am tocó turno a los políticos; los Bush, los Clinton, los Kennedy. La élite estadounidense en su máxima expresión pero ahora con más negros ¿y los latinos?.

Poco antes de las 12pm entra Obama al balcón del Capitolio. Las miles de banderitas de EUA y gargantas se funden en una ovación. El presidente de la Suprema Corte inicia la toma de protesta. Ambos se equivocan hasta tres veces ¿algún presagio en el horizonte?.

Al final vienen las palabras del ya presidente, palabras que todos esperan se conviertan en hechos y hagan que su historia siga manteniendo vivo el sueño americano donde todo es posible. Hasta un afroamericano en la Casa Blanca.

jueves, enero 15, 2009

La iniciativa Castellón

Artículo Localeando, 15 de Enero de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

En días pasados, el senador por Nayarit Francisco Javier Castellón Fonseca (PRD) presentó una iniciativa para modificar el artículo 41 de la Constitución federal con el fin de que los partidos locales puedan participar en las elecciones a diputados federales y senadores.

En la actualidad sólo los partidos nacionales (PRI, PAN, PRD, etc.) pueden proponer candidatos para tales cargos públicos.

Uno de los argumentos del senador Castellón es la de “un sentido reclamo de la sociedad y un avance histórico en la promoción de la participación ciudadana en este país. Esta propuesta persigue fortalecer el régimen democrático en México y estimular la participación política de sus ciudadanos". Además añade "que no es democrático que sólo las fuerzas políticas nacionales gocen de esa prerrogativa" (El Universal, 261208).

El legislador perredista agregó que "mientras en la década de los ochenta sólo tres partidos locales compitieron en elecciones para gobernador, en los noventa se registraron 14 partidos en dichas contiendas", lo que enriquece la pluralidad política.

Para poner en contexto el peso de los partidos locales en el escenario político presento algunos datos sobre su desempeño electoral en 2008. Para ello, tomo como base la elección de diputados locales de mayoría relativa.

En 2008 se llevaron a cabo 6 elecciones locales (BCS, Coah., Gro., Hgo., Nay., Q.Roo.). En dos estados no participaron tales partidos porque no existen (Hgo. y Q. Roo). Únicamente en dos Congresos pudieron colocar diputados (3 en Coah. y1 en BCS), ocupando 4 de los 183 curules disputadas. El porcentaje promedio de votación obtenida fue de 3.01%. En 2007 fue de 2.89%.

De entrada la iniciativa del senador Castellón tiene todo mi apoyo. Hay muchas otras razones para apoyarla pero cito una: eliminar la incongruencia (y aberración) de que un país que se dice ser federal no acepta a los partidos locales en elecciones federales.

Pocas o nulas posibilidades tiene de prosperar esta iniciativa; PRI y PAN la obstaculizarán, más el segundo por su renovado perfil centralista.

Si usted apoya esta iniciativa no estaría nada mal que le escribiera un email al senador (fjcaste@senado.gob.mx) para manifestárselo. Yo ya lo hice.

Glosa: El martes es la toma de posesión de Obama aquí en Washington DC. Ya estamos listos para acudir a la explanada del Capitolio (The Mall). Se espera asistencia record. Más detalles en www.inauguration.dc.gov/ Ya comentaré sobre este hecho histórico la próxima semana.

jueves, enero 08, 2009

La propuesta electoral

Artículo Localeando, 8 de Enero de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

El 2009 muestra un escenario cargado de retos en todos los frentes (internacional, nacional y local) y temas (económico, político y social). Iniciando con el tema de Israel-Palestina, pasando por la crisis financiera-económica mundial, la elección federal de julio y terminando con asuntos locales.

No olvidemos la toma de posesión de Obama, todo un fervor mediático aquí en Washington DC, y la expectativa por conocer sus primeras decisiones como presidente de USA ante, por ejemplo, el caso de Irán.

Pero me concentro en un tema local; la reforma electoral propuesta por el PRI.

Los priístas coahuilenses proponen disminuir (otra vez) el número de diputados locales de 31 a 25, de los cuales 16 serían de mayoría relativa y 9 de representación proporcional.

Otros temas en la propuesta es reducir a 45 días la campaña para Gobernador y de 30 para municipios de más de 120 mil electores; permitir a los aspirantes expresar su intención de ser candidato con la limitación de que no puedan publicitarse; aumentar de 5 a 7 los consejeros del Instituto Electoral; constituir una “Comisión de Legalidad” encargada de dar seguimiento a la oferta política que los partidos políticos realicen durante los tiempos de precampaña y campaña electoral.

Además se incluye la iniciativa de que los Cabildos queden integrados por igual número de mujeres y hombres y colocados en forma intercalada.

Las propuestas son interesantes, merecen discutirse y atienden un clamor social, principalmente la reducción de diputados para disminuir costos. Pero cuidado, porque centrar este último punto únicamente con el tema de costos es dejar de lado el tema de la representatividad.

Igualmente es cuestionable “forzar” la igualdad genérica en los Cabildos (en ninguna democracia desarrollada esto acontece) y aumentar el número de consejeros electorales.

La propuesta priísta no incluye, lamentablemente, modificar la elección de regidores. La metodología actual de planilla no permite que en los Cabildos se generen líderes que enriquecerían el debate local y que serían un auténtico contrapeso al centralismo del Alcalde.

Los priístas coahuilenses deberían mirar a sus colegas nayaritas, quienes hicieron historia al aprobar la elección de regidores por distritos, ya puesta en práctica en su elección local de julio de 2008. Esto sí es romper paradigmas y darle el “poder a la gente”, como también lo sería autorizar a los partidos municipales. ¿Se animarán los tricolores?