jueves, abril 30, 2009

EMM y HMV; estrategias identitarias diferenciadas

Artículo Localeando, 30 de Abril de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

Porque la vida no se detiene aún y con crisis sanitaria debido a la influenza porcina (ya en el futuro se hará el corte de caja correspondiente), el tema de hoy me conlleva a realizar un comparativo entre la actual administración estatal y la anterior sobre las estrategias seguidas para reforzar la cultura e identidad coahuilense.

Insisto con el tema porque lo expresado por el gobernador en la celebración del Plan de Guadalupe (Coahuila es el “único estado independiente”) refleja mucho más que unas simples palabras; se trata de un conjunto de creencias y comportamientos manifestados a través del discurso y las acciones que buscan ensalzar, diferenciar o reforzar una identidad para lograr algo. En otras palabras es regionalismo.

Para Mario Caciagli (2006), un respetado estudioso del fenómeno, el regionalismo es una ideología específica que traslada territorialidad y cultura a un programa de acción y que, como cualquier otra ideología política, tiene una serie de fines políticos a perseguir. Hay muchas formas de aplicarlo y tanto el ex –gobernador Enrique Martínez y Martínez (EMM) como el actual gobernador Humberto Moreira Valdés (HMV) lo han hecho a su manera.

El primero siguió un camino más institucional y de respeto con el gobierno federal pero no por ello inefectivo. Fue el principal promotor inicial del nuevo regionalismo norestense (generado a partir del 2000) cuyo punto de partida fue la Cabalgata “Unidos por Nuestras Tradiciones”. Fue el líder regional cuando gobernaban en los estados vecinos Fernando Canales y Tomas Yarrington. Cabildeó para dar origen al Acuerdo de un Progreso Regional Asociado (APRA) donde participan también Texas, Chihuahua y Durango.

En lo local motivó varias iniciativas pero destaca por mucho, para el tema del regionalismo, el impulso para la composición del himno coahuilense, un símbolo crucial para la formación de cultura e identidad.

Por su parte HMV ha defendido con energía discursiva y actitudinal los intereses coahuilenses, entrando en conflicto con el gobierno federal. El rechazo a la reforma de la ley electoral federal es una prueba de ello. Ha promovido fuertemente la cultura coahuilense con la creación o remodelación de museos locales pero se ha descuidado la relación con nuestros vecinos nuevoleoneses y tamaulipecos. No se ven visos (por ahora) de apuntalar la ecuación identitaria (iniciada con el himno) con la promoción para el diseño de una bandera para Coahuila.

Dos estilos, dos caminos, objetivo semejante pero ¿mismos resultados?

jueves, abril 23, 2009

Coahuila y Texas; discursos similares

Artículo Localeando, 23 de Abril de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

El miércoles de la semana pasada grupos de ciudadanos estadounidenses (republicanos, conservadores y opuestos al “big government”) organizaron a nivel nacional las “tea party” (fiesta del té) para expresar su molestia por el gasto aplicado por Obama para rescatar bancos, empresas y estimular la economía.

Las “tea party”, manifestaciones en lugares públicos, recuerdan la protesta de colonos independentistas en Boston en 1773 cuando, enfadados por los impuestos decretados al té por el Parlamento Británico, decomisaron té y lo arrojaron al mar.

Cada vez que el gobierno federal gasta como ahora se organizan “tea party” y el asunto ahí termina. Pero esta ocasión fue diferente por unas declaraciones del gobernador texano Rick Perry quien, ante una multitud en Austin, expresó que el estado quizás podría buscar la secesión si hay más impuestos y gastos en el ámbito federal.

Perry dijo; “Texas es un lugar único. Cuando nos sumamos a la unión en 1845, uno de los asuntos fue que podíamos dejarla si decidíamos hacerlo…Mi esperanza es que Estados Unidos y Washington en particular, pongan atención…Tenemos una gran unión y no existe absolutamente ninguna razón para disolverla. Pero si Washington continua ignorando al pueblo estadunidense, quien sabe que pueda resultar de eso". Algunos asistentes gritaron “secesión, secesión”.

Algunos analistas dicen que Perry no expresa un sentimiento legítimo y sólo utiliza la retórica para hacerse de adeptos en busca de su reelección el año entrante. Quizás sea cierto, pero también lo es la identidad especial del texano.

El discurso de Perry me recordó al del gobernador Moreira cuando, en la conmemoración del último aniversario del Plan de Guadalupe, dijo “Este año nos reunimos los habitantes del único estado independiente, que también es libre y soberano, que es Coahuila”. Nótese la palabra “independiente”.

Coahuila y Texas comparten historia y muchos valores cívicos. Ambos formaron un estado y ambos fueron parte de la efímera República de Río Grande. Texas logró ser independiente por 10 años y luego se sumó a EUA. Coahuila siguió en México.

La diferencia en todo caso es la historia que cada estado enseña a sus habitantes y la historia dice mucho porque forma ciudadanos. Al ciudadano texano las palabras de autonomía y secesión no le asustan porque vive día a día con ellas. El coahuilense no les conoce mucho.

Pero la historia es historia y en el presente ambos mandatarios tienen discursos similares. Lo interesante es el futuro y ese se está actualmente configurando.

jueves, abril 16, 2009

Indicadores globales para ciudades

Artículo Localeando, 16 de Abril de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

Me encuentro en Toronto participando en el primer taller del Programa de Indicadores Globales para las Ciudades (PIGC, www.cityindicators.org), el cual es operado por la Universidad de Toronto bajo el patrocinio del Banco Mundial y el Gobierno Japonés. El propósito del taller es discutir sus actuales indicadores (53) y visualizar el futuro del programa. Participan representantes de varias instituciones internacionales y de las ciudades donde se hicieron pruebas pilotos con los indicadores.

El PIGC fue concebido a principios de 2006 y pretende establecer un marco conceptual estandarizado sobre la medición del desempeño para que las ciudades del mundo puedan medirse, comparar sus resultados y elaborar o modificar sus políticas, de modo que sus autoridades puedan brindar mejores servicios públicos a sus habitantes y rendirles cuentas de una manera más clara.

La medición del desempeño es una herramienta administrativa de utilidad comprobada que ayuda a quien la usa a tomar decisiones. Prueba de su importancia es esta iniciativa del PIGC. Incluso como humanos la usamos cotidianamente a manera de indicadores; calificaciones de la escuela, tablero del auto, resultados de fútbol, etc.

En México, el tema de indicadores y medición del desempeño no es algo inexistente. Algunos municipios pusieron en marcha en 2001 el Programa SINDES, el cual mide anualmente nueve áreas a través de más de 70 indicadores y cuyos resultados se hacen públicos. En este año 2009 están participando 20 municipios. Por cierto, Saltillo nunca ha participado en este programa lo que es una pena. Más información de SINDES visite www.ammac.org.mx sección Programas / SINDES.

La buena noticia es que el tema ha ido permeando. El gobierno federal se sumó formalmente al vagón de la medición en 2008 y uno que otro gobierno estatal comienza a dar sus primeros pasos. Además para mediados de 2009 todo gobierno u organismo público deberá publicar sus indicadores, según el art. 6 Constitucional.

El taller aquí en Toronto ha llevado a buenas discusiones y es que el tema es controversial, dinámico y puede abordarse desde muy distintos enfoques. No es algo sencillo porque no se trata de medir por medirse o medirse “a modo” con pretensiones políticas. Hacer esto conlleva a prostituir el tema.

Por lo pronto la mera existencia del PIGC ya es ganancia.

Glosa: En días pasados, el antiguo libramiento JLP cambió de nombre a “Libramiento Óscar Flores Tapia”. Se hace justicia a uno de los mejores coahuilenses. Enhorabuena para su memoria.

jueves, abril 02, 2009

PEMEX, Querétaro y Brasil

Artículo Localeando, 2 de Abril de 2009 
Jaime Villasana Dávila 

Antes de abordar los temas de esta columna quiero referirme brevemente a GM y Chrysler. Los analistas dicen que su situación es grave. Tanto que Obama dijo el lunes que su gobierno respaldará las garantías de los autos de GM y Chrysler. El nuevo CEO de GM no descarta la quiebra antes de los 60 días adicionales otorgados por Obama para presentar un mejor plan de reestructuración.

La pregunta para el gobierno de Coahuila, los de Saltillo y Ramos Arizpe, así como para el federal es ¿Hay un plan B para el supuesto que GM y Chrysler se declaren en bancarrota? Poco sirven las declaraciones de los gerentes de las plantas de RA y Derramadero. Al final de cuentas, de ellos no depende.

Ahora si a lo nuestro. La semana pasada la figura de “Gobernador” estuvo muy activa por dos razones; a) la pasarela en Pemex y b) el gobernador de Querétaro y el caso de los aviones.

En un principio también critiqué la decisión Calderonista de hacer una pasarela de gobernadores para que “vendieran” sus estados por la nueva refinería, pero analizándolo con calma y viendo algunas ponencias de los ejecutivos estatales, considero que Calderón sin querer queriendo organizó un ejercicio que permitió exponerlos en un escenario o espacio que no dominan.

Los gobernadores no acuden a sus Congresos estatales a debatir sus ideas (tampoco lo hace el Presidente). Cuando acuden, hacen y deshacen tales espacios dada su fragilidad institucional. Pero acudir a Pemex a exponer fue otra cosa porque no controlaban ese espacio. Se iban a mostrar tal y como son y así fue; el michoacano se apegó al “lagrimómetro” por sus problemas de seguridad. El hidalguense se vio bien. El tamaulipeco no se complicó y mejor presentó un video. El mensaje; necesitamos más ejercicios de estos pero en los Congresos estatales. El debate estimula y fortalece el desarrollo democrático.

Lo del gober de Querétaro, y su negativa a clarificar el porqué de decenas de viajes de los aviones estatales a ciudades de “Shopping”, es una prueba más de la culpabilidad de los panistas por esta transición democrática semi-fallida. Se empeñan en ser obstáculo y no solución. Caso contrario acontece en Brasil. The Economist (Marzo 28-Abril 3) detalla como varios gobernadores brasileños han sido depuestos recientemente por violar reglas electorales. Pero en México “viva la selección”.

Glosa: Es muy interesante analizar el discurso del gobernador coahuilense. Su declaración de que Coahuila es el “…único estado independiente…” se acerca a fronteras, al menos discursivas, no vistas desde el siglo XIX. La pregunta es si hay fondo detrás de sus palabras o sólo son forma.