jueves, enero 28, 2010

La reforma política; 1er round ¿y Coahuila?

Artículo Localeando, 28 de Enero de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

El pasado lunes se llevó a cabo en México DF el primer seminario sobre la reforma política impulsada por el Pdte. Calderón. Ya en su momento (17 dic.) brindé mi opinión al respecto señalando que en 3 de sus 10 puntos no estoy de acuerdo y en dos más habría de analizarse pues coincido con el PRI; no se trata de regresar al presidencialismo.

Ese día los partidos fijaron sus posturas generales. El PRI por ejemplo dijo no a las candidaturas independientes por haber “poderes fácticos y grupos de ultraderecha” listos para hacerse del poder. Encontró una excusa perfecta aun y cuando no es sostenible.

El PRD quiere acotar a los medios y además una especie de “enchilada completa”, una utopía. El PAN por su parte, y como es lógico, está alineado con la del Presidente, insisto, una propuesta muy corta y cuestionable, pero da la luz verde para iniciar a debatir y esta es la buena noticia.

La mala es que, interpretando las posturas de los tres partidos, se puede augurar un horizonte bastante negro. Incluso, una vez más los partidos nos darán una reforma pírrica como ha acontecido con el resto (energética, pensiones, transparencia). Se perderá otra oportunidad cuando no estamos ya más para ello.

Pero si a nivel nacional seguiremos haciéndole hoyos en medio del océano al transatlántico llamado “México”, los coahuilenses no podemos hacer lo mismo con el barco anexado a él llamado “Coahuila”.

Pero para poder reforzar y/o reparar a “Coahuila” en un aspecto (el político) debemos conocer cuál es la posición de su capitán (gobernador) sobre la reforma política necesaria para el estado. Al momento no nos lo ha informado.

¿Cuál es su propuesta para fortalecer a los ayuntamientos? Está en puerta una nueva reforma electoral en Coahuila y las candidaturas de Regidores por distrito así como la del Síndico de manera individual, bien pueden ser parte de una reforma política integral local.

¿Qué piensa el gobernador sobre las candidaturas independientes en el estado o de los partidos municipales? ¿Qué piensa de la reelección en caso de que se quite el candado? ¿Qué opina sobre la ratificación del gabinete estatal por parte del Congreso? ¿Cómo hacer más sólido al Poder Judicial y Legislativo frente al Ejecutivo? ¿Cuándo nos dará a conocer su postura sobre las reformas necesarias para hacer de Coahuila una matria con armas suficientes para enfrentar el siglo XXI? En fin, muchas preguntas por hacer y responder.

Vienen tiempos interesantes y los coahuilenses debemos aprovechar esta inercia reformadora. Ojalá así sea.

jueves, enero 21, 2010

El monedero de la gente

Artículo Localeando, 21 de Enero de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Para cualquier orden de gobierno de cualquier país no hay nada más atractivo política y electoralmente que entregar dinero de forma directa al ciudadano, pues éste siente, palpa y ve un beneficio directo e inmediato para su persona.

Pero también es cierto que este tipo de estímulo gubernamental es el peor de todos pues nada asegura (ni siquiera reglas) un uso apropiado del mismo por parte del beneficiario, como por ejemplo comprar productos básicos de consumo.

Previo a las elecciones generales del año pasado en Japón, el gobierno en turno brindó beneficios en efectivo a muchos ciudadanos. Supuestamente fue para impulsar la economía pero en realidad fue con motivos electoreros. Al final de nada les sirvió pues su partido perdió la contienda. En otros países (incluido México) se entrega dinero bajo diferentes medios. En EUA son más comunes los cupones pues son fáciles de controlar y existe menor riesgo de usarse para otros propósitos.

En Coahuila el gobierno decidió irse por entregar efectivo a través de una tarjeta electrónica. El “monedero de la gente”, como se le llamó, poseía sus lados buenos pero también malos, como el ver a personas pudientes pagar ¡con su monedero! en algunas tiendas.

Al final lo malo fue lo más y por ello se anunció su suspensión, al menos temporal.

“El gobierno de la gente” hizo bien en difundir y aceptar el mal uso y abuso del que fue objeto el programa. Tal anuncio merece reconocimiento, pero la pregunta es si lo hizo a tiempo o esperó deliberadamente hasta que “hubieran las famosas condiciones” para hacerlo público.

Por ahora el programa en cuestión se encuentra en “cirugía” (y al parecer no sólo será estética sino de fondo) para mejorarlo. El resultado mínimo a esperar es un programa mejor estructurado y con reglas más específicas, pues como estaba iba en detrimento de los que realmente necesitan la ayuda.

Un aspecto importante será que dentro de las nuevas reglas se definan los castigos posibles para quien las viole (incluyendo a los ciudadanos), de lo contrario la tentación para abusar se hará presente cuando los controles se relajen.

Debemos entonces atacar las impunidades y evitar los castigos simulados desde el diseño mismo del programa. Ojalá así sea cuando nos presenten “El monedero II”.

Glosa: Sin hacer tanto ruido el Secretario de Educación y Cultura (SEC) ha venido dando notas agradables. El anuncio reciente de reforzar las políticas y procedimientos en su institución mediante la elaboración de manuales así como el haber hecho público la duplicidad de RFC´s de algunos profesores son dos ejemplos concretos.

jueves, enero 14, 2010

Es momento de decisiones y acciones

Artículo Localeando, 14 de Enero de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

La semana pasada durante una rueda de prensa celebrada en Torreón, el gobernador de Coahuila volvió a la cargada en contra del presidente de México (Fox o Calderón), tal como lo ha venido haciendo desde que asumió el cargo allá por 2005.

En esa conferencia señaló “que nos diga echado para adelante [el presidente] cuánto dinero recoge de los estados y cuánto nos regresa” y añadió “es momento de replantear nuestra posición con la federación. No estamos recibiendo de ellos lo que le estamos dando. Nos da una miseria, una migaja, una burla, una ofensa: 20 centavos de cada peso, ¡señor Presidente, por favor!” (Vanguardia, 090110).

Puedo quizás no estar de acuerdo en cuanto al tono y algunas cifras utilizadas (esa relación 20 centavos-1 peso, ha sufrido ajustes) pero sobre el mensaje de fondo del discurso quizás yo sea uno de los principales apoyadores del gobernador; requerimos un replanteamiento del sistema de coordinación fiscal ¡ya!.

El problema es que el gobernador lleva diciendo el mismo mensaje desde 2005 y los mensajes solos no necesariamente llevan al cambio. El mensaje requiere del acompañamiento de la decisión y acción, y aquí es donde el mandatario estatal y Coahuila poco han (hemos) hecho para modificar el estado de las cosas respecto al tema del federalismo fiscal más allá de decir palabras o mensajes ciertos.

Si el gobernador y Coahuila no quieren adoptar medidas atípicas como salirse del pacto fiscal (cosa que hasta cierto punto yo sugiero) entonces pueden darse otros pasos. Uno de ellos puntual es producir un estudio serio que brinde un aproximado de lo que la federación no quiere decir y el gobernador pide; cuanto aporta cada estado y cuanto recibe. Ya hay algo al respecto, pero son datos añejos y mejorables.

En España el gobierno informa cuanto da y recibe cada autonomía. Incluso lo hace hasta la Fundación BBVA (Libertad Digital, 291107), ¿acaso Coahuila no puede encargar algo así, de modo que sea un punto de partida renovado para el debate?.

Hace 100 años dos coahuilenses y el estado fueron pilares para la puesta en marcha de la Revolución mexicana. Sus mensajes pero sobre todo sus decisiones y acciones dieron cauce inicial a la misma.

El país requiere no sólo mensajes, sino buenas decisiones y acciones por parte de los líderes políticos. La gran pregunta entonces es si un coahuilense (como también lo hizo Miguel Ramos Arizpe) una vez más le dará un nuevo cauce (al menos fiscal) a un país sediento de ello o si nos quedaremos únicamente en el mensaje.

El gobernador dice “es momento de replantear nuestra posición con la federación”. Pues bien, para ello es momento de tomar decisiones y acciones.

jueves, enero 07, 2010

El nuevo Alcalde saltillense

Artículo Localeando, 7 de Enero de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Tenemos nuevo Alcalde en Saltillo y muchos retos por atender también. Esas son dos realidades imperantes pero la primera determina en buena medida a la segunda, y mucho dependerá del Plan Municipal de Desarrollo (PMD) que se presente en las próximas semanas.

De entrada ya nos dieron un par de indicios sobre el mismo; a) atender la inseguridad pública y b) remunicipalizar Agsal.

Sobre inseguridad el reto es mayúsculo pues los delitos son asuntos frecuentes y unos crecientes. En los últimos meses se han dedicado mayores recursos y esfuerzos, pero ello ha sido por necesidad y además reactivo. De aquí los limitados resultados obtenidos.

Sigue siendo ineludible despolitizar la policía en México y en Coahuila-Saltillo obvio no es la excepción. Mientras las decisiones tengan un alto contenido político, la transparencia, eficiencia y efectividad en la materia serán temas secundarios, ¿se abocará el nuevo Alcalde a despolitizarla, porqué con nombrar un militar al frente no es suficiente?.

El tema del agua es igual de crucial, quizás más pues se trata de la viabilidad de la ciudad a mediano y largo plazo. La propuesta de recomprar acciones es simplemente un retorno al pasado; ineficiencia, mala calidad e inconsistencia del servicio y finanzas en números rojos. Mi sugerencia es no hacer caso a esas voces (unas de millonarios y populistas) muchas veces egoístas. No vale descomponer algo que genera resultados. Bien nos recuerdan insistentemente que la ciudad es PRImero. Pues que así sea ¿no?

Como lo dijo Vanguardia en una de sus editoriales (040110); “la autoridad municipal ha tenido el control de la empresa pues posee la mayoría accionaria. Lo único que hace falta es que quienes nos representan en el Consejo de Administración observen una conducta que esté en consonancia con el discurso de la administración municipal”.

Hay muchos otros temas urgentes e importantes a atender, pero sobre todo es darse cuenta de la necesidad de no sólo hacer cosas que se vean (obra pública) sino también cosas que no se ven (fortalecimiento institucional). Las cosas que se ven son necesarias, pero lo segundo implica algo muy escaso en estos días; visión de estadista. Se trata pues de un balance.

El nuevo Alcalde saltillense a pesar de su juventud tiene experiencia y voluntad (por ahora) para atender los retos y resolver problemas. La reducción de sueldos y el plan de austeridad son un buen principio pero deben mantenerse y además no son acciones suficientes.

Brindémosle al nuevo Alcalde un voto de confianza (más si le votó como yo), esperando sea uno fuera de serie y no uno más del montón. Suerte señor Alcalde.