jueves, diciembre 30, 2010

Deudas en estados y municipios; actuar ya

Artículo Localeando, 30 de Diciembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Hoy en día varios estados y muchos municipios de USA están al borde de la quiebra. En su editorial del 26 de diciembre pasado (The Looming Crisis in the States), The New York Times lanza la voz de alarma sobre este hecho y recomienda actuar a la brevedad para corregir este problema.

En México acontece lo mismo, incluso muchos municipios mexicanos ya están en quiebra aunque no se reconozca como tal. Algunos estados se dirigen a este rumbo. Cifras de la SHCP y otras consultoras así lo indican.

Estados y municipios mexicanos parecen ser un barril sin fondo. El apetito por endeudarse no se detiene pues está ligado a la obsesión de gobernadores y alcaldes de hacer obra y “cosas que se vean” aun y cuando no haya dinero para ello. Los votos y no el fortalecimiento financiero-institucional son su credo.

Recuérdese como en la década pasada los gobernadores se revolvían entre montones de dinero debido al sobreprecio del petróleo. En esos años los gobernadores (y alcaldes) fueron (y son) un fiel reflejo del pasaje citado en la novela La muerte de Artemio Cruz; “¿Y mañana? Estaremos muertos, diputado Cruz. Que se las arreglen como puedan los que nos sucedan”.

El PAN ha propuesto iniciativas en el Congreso federal para limitar la capacidad de deuda de los estados. Los blanquiazules argumentan que los priístas no las aprueban pues no quieren atar a sus gobernadores.

En lo personal no me atrae la propuesta del PAN pues atenta claramente contra el de por sí demacrado federalismo mexicano. Pero estoy a favor de que se legisle (a la voz de ya) por un marco regulatorio que defina el procedimiento y mecanismos a aplicar cuando un estado se declare en bancarrota. Igualmente cada estado deberá hacer lo mismo para con sus municipios.

Hoy en día no se sabe que pasaría ante un escenario así y eso se presta a malos manejos y lo peor, a no resolver el problema de fondo. Para ambos casos (quiebra de estado o municipio) los cheques en blanco deben estar prohibidos y el apoyo debe darse bajo estrictas condiciones. Incluso similares a las aplicables en el concierto internacional ¿quieres dinero que no es tuyo? Entonces estos son los requisitos.

Con sus deudas creciendo exponencialmente los gobernadores y alcaldes deberán actuar muy conservadoramente, reduciendo el gasto corriente y deuda, haciendo recortes de personal, renegociando condiciones con sindicatos, etc. pero sobretodo escuchando a sus tesoreros.

La mala noticia es que con elecciones importantes en 2011 (Edo. Méx.) y la proximidad del 2012 tal disciplina puede darse hasta 2013. Quizás para entonces ya sea demasiado tarde.

jueves, diciembre 23, 2010

Partidos locales; recuento a 2010

Artículo Localeando, 23 de Diciembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Durante el régimen priísta organizaciones civiles aliadas con agrupaciones políticas locales sentaron serios precedentes de cambio democrático. El mejor caso lo representó el movimiento de Salvador Nava en San Luis Potosí a finales de los 50s y principios de los 60s. Incluso durante la presidencia de Salinas de Gortari forzó la renuncia del entonces gobernador electo Fausto Zapata.

Pero a partir de entonces los partidos locales no han sido agentes de cambio, mucho menos protagonistas del mismo en algún estado. Ciertamente han contribuido a la pluralidad política y, en algunos estados, sumado votos con la parte opositora.

Como sea, se han logrado mantener sólidamente en el escenario político de ciertos estados (Coahuila o Durango, por ejemplo). En otros van y vienen (Guerrero, Puebla) y en otros simplemente nunca han existido (Aguascalientes, Tamaulipas).

Si en 2009 hubo 15 partidos en 12 estados, para 2010 la cantidad subió a 18 partidos en 14 estados. Cabe recordar que en 2007 hubo 17 partidos en 13 estados y en 2008 apenas 5 partidos en 4 estados.

En 2010 el estado con el mayor número de partidos locales fue Coahuila con tres; Unidad Democrática de Coahuila (UDC), Partido Primero Coahuila (PPC) y Partido Social Demócrata de Coahuila (PSDC). Estos dos últimos creados en este mismo año, lo cual les permitirá competir en las elecciones estatales de 2011.

Los otros dos estados con tradición arraigada de partidos locales son Baja California y Tlaxcala, ambos con dos organismos políticos. Eso sí, ninguno de los hasta ahora existentes han promovido una agenda radical, como pudiera ser el regionalismo o incluso el separatismo de su estado.

No son muchos los países donde los partidos locales juegan un rol central en la arena política. Quizás el más destacado es España, pero ahí encuentran una amplia base electoral debido a los nacionalismos periféricos. Incluso gobiernan algunas Autonomías (Navarra es un caso).

Regresando a México, en las elecciones locales de 2010 los partidos locales lograron apenas una votación promedio de 3.47%, lo cual los pone en una posición de grandes retos.

No obstante lo anterior, puede haber futuro para ellos. Agrupados en la Federación Nacional de Partidos y Agrupaciones Políticas Regionales y Estatales, estos organismos políticos pueden convertirse en verdaderos motores de democratización si consiguen mejorar su plataforma electoral, logran una mayor unión (ya dijeron que tratarán de unificar su postura en miras a la elección de 2012), consiguen participar en elecciones federales y sobretodo se fortalecen institucionalmente. Ojalá así sea.

jueves, diciembre 16, 2010

Informes de gobierno municipales

Artículo Localeando, 16 de Diciembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Los informes de gobierno tienen varios propósitos. Uno básico es cumplir con la ley estatal o reglamento municipal. Otro es conjuntar de manera ordenada la memoria del gobernante en turno. También como rendición de cuentas, aunque ésta debe procurarse todos los días pues un informe no incluye tanto detalle.

Los informes se presentan bajo dos formatos. El primero tiene que ver con el documento escrito y formal que se entrega a Cabildo. El segundo el presentado “a la sociedad” usualmente en un evento especial para la ocasión, aprovechándose el momento para enviar un mensaje político. Los hay de todos tipos; desde aquel alcalde informando desvergonzadamente “todo lo que entró salió”, hasta los esmerados pasando por los “showman”.

La sociedad es crítica de los eventos de informes pues es notable el gastadero de dinero para hacerlo realidad; desde imprimir las invitaciones hasta contratar edecanes para el día. En lo personal el documento formal entregado a Cabildo y colocado en Internet es más que suficiente.

Por mi trabajo he leído un sinfín de informes de gobierno formales y he acudido a algunos eventos. En ambas modalidades hay un denominador común; la mayoría de las cifras dicen poco o te muestran el contexto incompleto. Y no es una falla premeditada y atribuible a gobiernos del PAN, PRI, PRD, PT, etc. pues en todos ocurre lo mismo. Se trata de una escasa cultura por la medición y evaluación del desempeño en la administración pública mexicana.

En los informes los datos comunes son “gastamos, hicimos, realizamos, invertimos”, es decir, montos que te brindan una parte de la foto o película, pero resulta que como sociedad necesitamos la foto o película completa. Pongo un ejemplo; usualmente reportan que pavimentaron 20, 30 o 90 cuadras ¿y eso que tanto es; mucho, poco? La información es de mayor valor si se dice “pasamos del 60% al 65% de superficie de calles de la ciudad pavimentadas”. Así ya sabemos lo que se avanzó y lo que falta.

La buena noticia es que la semilla de la medición y evaluación del desempeño en la administración pública ha sido sembrada ya en nuestro país. La mala es que tomará todavía años para ver informes de gobierno de mayor calidad en su contenido.

Glosa: La semana pasada acudí al 1er Informe de Gobierno del alcalde de Saltillo. En lo general ha sido un buen año. Resalto la Ruta Recreativa y la pinta de taxis a color amarillo, esto último un viejo deseo de ex -alcaldes y ciudadanos. Extrañé información sobre fortalecimiento institucional, el sistema de evaluación del desempeño citado en el Plan Municipal, los retos principales y un pincelazo sobre el futuro (¿viene la ciclovía?).

jueves, diciembre 09, 2010

Democracia dispareja en estados

Artículo Localeando, 9 de Diciembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

Después de la caída del bloque comunista los índices temáticos relativos al desempeño gubernamental florecieron pues la información de los países comenzó a estar más disponible. Uno pionero fue el Índice de Transparencia elaborado por Transparencia Internacional, cuya sede está en Alemania.

En México los índices comenzaron a masificarse luego del 2000. Ya los había antes pero eran limitados y había cierta desconfianza hacia ellos. Desde entonces han surgido docenas (buenos y malos) en cualquier tema de interés público.

Y hablando de índices la semana pasada se dio a conocer uno nuevo que para mí es fundamental. Se trata del índice de Desarrollo Democrático Mexicano 2010 (IDD-MX 2010), mismo que desglosa resultados por cada estado del país.

Es una lástima que se haya elaborado una década después de iniciada la alternancia pues viene a complementar el tema de los gobernadores imperiales en nuestro país. Antes del 2000 los hubo, pero el Presidencialismo siempre los acotó y sirvió de contrapeso hacia sus excesos, lo que no ocurre ahora pues quien debería fungir como tal (Congresos locales) simplemente no existe.

El IDD mide cuatro dimensiones (derechos políticos, calidad institucional, dimensión social y dimensión económica). En cuanto a sus resultados, un sorprendente estado de Colima obtuvo el mejor valor de desarrollo democrático (10). Le siguió el DF (9.7), Ags. (7.6), Gto. (7.4) y NL (7.4).

Coahuila se ubicó en los reprobados al obtener 5.8 de calificación, con la 16º posición. Por dimensión estos son los lugares: 19º lugar en derechos políticos, 18º en calidad institucional, 15º en dimensión social y 13º en dimensión económica. Sin duda estos resultados motivan a la reflexión, confirmando que no todo son obras.

El Edo. Méx. (Por aquello de Peña Nieto y probable candidato presidencial) obtuvo 5.2 de puntaje. Chihuahua, un estado iniciador de la democratización mexicana, obtuvo un decepcionante 3.9.

Muchas conclusiones pueden desprenderse de este índice. Una importante y positiva es lo dicho por los responsables del mismo; “los estados que tienen una mejor evaluación están gobernados por partidos distintos…esto implica que en México, el factor ideológico o partidista, no obstruye el desarrollo democrático”.

Una conclusión preocupante es que los mismos estados de siempre siguen saliendo en los últimos lugares; Oaxaca 2.9, Guerrero 2.6 y Chiapas 2.1, lo cual confirma que a nuestro modelo federal en todos sus aspectos (fiscal, legal, democrático, etc.) le urge actualizarse para no seguir con el actual proceso de balcanización. Otra llamada de atención.

jueves, diciembre 02, 2010

Diez años de alternancia

Artículos Localeando, 2 de Diciembre de 2010 
Jaime Villasana Dávila 

A diez años de que el PAN se hiciera del poder Ejecutivo federal ciertamente México ha cambiado, pero ¿para bien, para mal o para estar igual? Depende a quien se le pregunte.

Según Fox “han sido años fructíferos para México…sólo los ciegos y necios no quieren ver”. Por su parte el Pdte. Calderón dijo el pasado domingo que “hace 10 años México… desmanteló la vieja estructura autoritaria que había estado vigente durante casi todo el siglo XX”. Agregó que debemos evitar el retorno de lo viejo pues volver al pasado traería corrupción y pobreza”.

Para balancear comparto la opinión del líder priísta en el Congreso federal, Francisco Rojas, para quien el panismo ha causado los daños más graves al país como el “deterioro de la cohesión social y el debilitamiento de las instituciones”.

La política no es una ciencia exacta y además es muy relativa. De aquí que opiniones generales tienen algo de razón pero también de mentira. Incluso las nuestras (suya lector y mía) caminan también por el mismo sendero de exactitud limitada.

No obstante, hay realidades que son eso (realidades) de los gobiernos panistas. Una inicial es la falta de autocrítica para reconocer fallas puntuales. Ni Fox ni Calderón han querido reconocer yerros y en democracia se vale equivocarse. A diferencia de en países desarrollados, a los políticos mexicanos (todos) les sigue siendo imposible aceptar equivocaciones y pedir disculpas.

Los panistas suelen enunciar repetidamente un montón de datos que muestran “mejorías” nacionales en todos los aspectos. Pero la democracia no se limita a hacer cosas que se vean, a enfrentar al crimen organizado como nunca nadie lo había hecho o a garantizar la plena libertad de expresión.

La democracia pasa también por el mejoramiento de la justicia, el fortalecimiento institucional, libertad económica y la predicación con el ejemplo. Y aquí los panistas también salen debiendo.

En el primer tema la PGR y MPs siguen siendo muy ineficientes para armar casos (recuerden el michoacanazo). El segundo es peor. Calderón puso a ex –colaboradores suyos en el IFAI y aun novato en la Cofetel, partidizando a estas instituciones (y otras más) que deben ser ciudadanas-técnicas. En competencia seguimos esperando la tercera cadena nacional de TV y el divorcio Televisa-Presidencia. El cuarto lo ilustro con un ejemplo local; ellos partidizaron la Auditoria Superior de Nuevo León y de muchas otras más. Ya no hablemos de su pacto con Elba Esther.

Conste que todos estos casos citados les competen sin excusas. Quedan dos años. La historia dirá si la democracia que heredan es una limitada (tirándole a mediocre) o una en forma. Hasta hoy pinta lo primero.

¿Vas a comprar una bici gravel? Aquí mi experiencia

Todogravel.com, 10 de septiembre de 2019 Jaime Villasana Dávila Por un año y medio mi Giant Anyroad 2017 me dio a probar lo que la...