jueves, agosto 25, 2011

Ciclovías y deuda; contrastes

Artículo Localeando, 25 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

Mientras Humberto Moreira Valdés (HMV) hereda la deuda más alta jamas contratada por un estado y comete error tras error en su defensa, el alcalde de Saltillo, Jericó Abramo (2010-2013), apuntala el desarrollo de la capital con un programa verde y noble de construcción de ciclovías.

La primera ciclovía con extensión de 14.4 kms (ote-pte) fue inaugurada el pasado lunes. La segunda (sur-nte) pronto iniciará construcción. Entre ambas se habrán invertido $15 millones. Nada para el impacto actitudinal, ambiental y urbanístico que tendrá.

Su arraigo entre la población no será sencillo, pero el marco jurídico implementado más la creatividad de autoridades municipales para consolidar su uso, ayudarán. Además, el plan es construir otras rutas alimentadoras e integrar una red de unos 75 kms de ciclovías y ciclocarriles.

Corría finales de 2006 cuando el exrector de la UAdeC, Dr. Alejandro Dávila Flores, puso la primera semilla de las ciclovías al presentar su iniciativa “Rueda Limpio: Saltillo en Bicicleta”. Por mezquindades políticas no se puso en marcha. Me consta pues fuí participe en una parte de las negociaciones.

Hubo de llegar el actual alcalde para destrabar el tema y hacerlo realidad. Las ciclovías se suman al pintado de amarillo de taxis, algo visto fácil pero muy complicado debido a los sindicatos. Más ideas innovadoras están en el tintero. Mientras mi reconocimiento al alcalde, al exrector y a cada saltillense impulsor del uso de la bicicleta.

Y del día pasemos a la noche. HMV agota su arsenal de defensa si es que alguna vez existió. Su argumento “ahí están obras y disminución de pobreza”, es inútil. Onésimo Flores, columnista de Vanguardia, calculó que el monto de dichas obras y programas es de 24 mil millones en 5 años, pero la deuda es por ¡34 mil millones!.

A lo anterior, y siendo simplista, debemos agregar el aprox. 20% del presupuesto que dice HMV invirtió cada año y eso da entre 15 mil y 20 mil millones. La suma entonces es 34 mil millones más 15 mil (tomando monto menor), total 49 mil millones. A esta cifra quitémosle 24 mil millones (lo invertido) y quedan como…¡25 mil millones!, alrededor de ¡2 mil 100 millones de dólares!, que nadie sabe donde están y que el gobierno interino no quiere aclarar.

¿Llegará al 2012 HMV como Pdte. PRI? No. “Renunciará” quizás luego de la elección de Michoacán pues HMV hoy representa deudas, corrupción y mal gobierno, calificativos que el PRI quiere quitarse de encima.

El gober electo tiene un reto enorme ¿las claves? Él las sabe; transparencia, aplicar ley y reformas de fondo (no las de siempre). Por lo pronto ha dado un mal paso al ratificar al actual Secretario de Gobierno.

jueves, agosto 18, 2011

Deudas en estados y municipios; actuar ya (II)

Artículo Localeando, 18 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

En mi columna del 30 de diciembre pasado comenté, a propósito de un artículo publicado por The New York Times (NYT) sobre las enormes deudas en estados, ciudades y condados de USA, la urgente necesidad de precisar la legislación en el Congreso federal y estatales sobre el tema de deudas para estados y municipios.

El tema en USA de bancarrotas de estados y gobiernos locales sigue ganando momento pues el corto plazo sigue luciendo desafiante. NYT ha continuado con el seguimiento al tema. Recientemente publicó dos excelentes artículos (A Path Is Sought for States to Escape Their Debt Burdens del 200111, y Where Budget Gaps, and People, Are Few del 220111) donde amplía su análisis del tema.

Bajo las reglas actuales los estados no pueden declararse en bancarrota (condados y ciudades sí), impidiéndoles los beneficios que ofrece. Además 44 de 50 estados reportan un déficit fiscal para 2012; Illinois y Nevada de ¡más de 40%!. No obstante tales números, expertos afirman que está lejos un escenario de bancarrota en algún estado pero por si acaso algunos congresistas ya analizan el tema.

Y si la causa principal de tales déficits en USA son las pensiones, en México es el malgasto y descontrol financiero. Nuestro problema de pensiones en estados y municipios es delicado pero no alarmante por dos razones; a) son contados los municipios que lo tienen (lo que está mal) y b) la alta rotación de personal en el servicio público impide generar antigüedad laboral.

El desmoronamiento del Presidencialismo luego del 2000 trajo beneficios pero también perjuicios. En el tema fiscal un beneficio fue mayores recursos a estados y municipios. Un perjuicio es la indisciplina fiscal solapada por gobernadores, alcaldes y Congresos locales, muchos guiados por los votos en lugar de la institucionalidad fiscal.

La indisciplina fiscal es ya alarmante. Según la SHCP de diciembre 2008 a junio del 2010, la deuda pública de los estados creció 33% al pasar de 203 mil millones a casi 270 mil millones de pesos. Esto sin contar deuda a corto plazo.

Los casos son patéticos. En NL se pasó de un gasto autorizado por el Congreso local de aprox. 160 millones de pesos para comunicación social del gobierno estatal a más de 600 millones. Cientos de municipios viven de “respiración artificial”. Administramos el problema fiscal pero no lo resolvemos.

Debe legislarse nacional y estatalmente por un marco regulatorio más estricto para las deudas y definir el procedimiento y mecanismos a aplicar cuando un estado/municipio se declare en bancarrota (prohibiendo los cheques en blanco). Hoy no sabemos qué pasaría si eso aconteciera.

Si nos esperamos para luego del 2012 quizás sea ya muy tarde.

Deudas estatales y federalismo fiscal

Artículo Localeando, 18 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

En los últimos días se ha armado un buen show político-mediático sobre las deudas estatales y eso es positivo. Un punto malo es que mi estado (Coahuila) está al centro de dicho show pues tenemos la deuda más alta por habitante.

Pero dejando al terruño de lado vale decir que el tema es complejo pero muy solucionable. Hoy es un problema más político que económico, aunque puede ser ambos si no se atiende a la brevedad el malgasto, la opacidad y el descontrol financiero. Estamos a tiempo de corregir.

El PAN tiene razón al afirmar que los estados y municipios han recibido carretadas de dinero desde que el gobierno zedillista reinició el proceso de descentralización fiscal (Ramo 33 por ejemplo). Y para ilustrarlo acudo a Juan E. Pardinas, director del IMCO, quien publicó que la suma de todas las transferencias a los estados entre 2006 y 2008, fueron un 33% más alto que el monto del plan Plan Marshall (1948-51) con el cual se reconstruyó Europa (Reforma, 111009).

Como bien se pregunta Pardinas ¿en qué se gastó todo ese dinero si obviamente estamos peor que Europa? La respuesta la sabemos todos; asesores, campañas de imagen, pagos a lideresas, programas partidistas, corruptelas, etc. Los gobernadores se defienden diciendo “las obras hablan” y deudas son por falta de apoyo federal. Bla, bla, bla.

Sin embargo PRI también tiene razón cuando insiste que el centralismo sigue presente. Ahora bien, el pasado eso es y hay que mirar al futuro sin, obviamente, dejar de castigar a quien se tenga que castigar. De aquí que atacar las causas es clave.

Y las causas las sabemos todos. Para mí dos principales; a) un federalismo fiscal (y político) mediocre que todos critican pero que nadie quiere cambiar, principalmente los gobernadores pues solo estiran la mano y no cobran impuestos, y b) un profundo desbalance de poder en estados (Congresos estatales ¿existen?), urgiendo por lo tanto reformas políticas locales.

Algunos dirán que una causa es también lo legal, es decir, faltan más leyes para fomentar transparencia, castigar opacidad y establecer límites de gasto (en comunicación social, etc.). Pero resulta que ya tenemos un marco legal decente mejorable. Nadie lo respeta pues diputados locales, federales y jueces locales se hacen guajes y negocian culpas.

Allá por 2004 se llevó a cabo la Convención Nacional Hacendaria. Los políticos juraron y perjuraron que a partir de la misma se reformaría el pacto fiscal. Nada pasó.

Hoy se abre otra oportunidad. PRI, PAN y PRD deben poner voluntad política para cambiar el estatus quo fiscal que al país no conviene y a todos perjudica. Ya se verá si fue mucho el ruido y pocas las nueces (como en 2004).

jueves, agosto 11, 2011

Coahuila; una deuda que huele mal

Artículo Localeando, 11 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

¿Una reforma exprés a la ley de deuda pública de Coahuila en un periodo extraordinario y en el anochecer de un gobierno con gran deuda? ¿aprobada en ¡sábado!, ¡retroactiva! y sin debate público?

¿discrepancias abismales en el monto de la deuda entre el Congreso local y el gobierno estatal? ¿una sociedad que acude al gobierno federal para obtener una respuesta sobre el monto de la deuda pues su gobierno estatal se la niega?

¿Un Pdte. del Congreso local priísta declarando que la deuda "fantasma" ya no es de la competencia legislativa, como curándose en salud por lo que fuera a pasar, cuando su responsabilidad es investigar? ¿blanqueando la deuda pública, cual crimen organizado con sus recursos ilícitos, con el ánimo de poner legalidad al estatus actual de la deuda mediante la reforma exprés?

Muchas preguntas, nulas respuestas aunque estas ya no son tan necesarias pues los hechos las responden. Aún así se merecen algunas reflexiones.

En Coahuila el tema de la deuda es un desastre (ahora legalizado) y un ataque en despoblado a la buena fe de los coahuilenses que, incomprensiblemente, siguen manteniendo un alto grado de tolerancia al estatus actual del tema, quizás todavía deslumbrados por las obras realizadas (¡a que costo!).

Pero si el golpe ha sido quizás evitado en el ámbito legal con la reforma exprés, no ha sido así en el ámbito político. Recuérdese como en la elección local pasada este tema restó algunos puntos al hoy gobernador electo. Ahora la cuestión es el 2012 y aquí hay poco nivel de tolerancia y muchos riesgos.

La razón de esto último es por quien lleva las investigaciones del caso Chaires y de Javier Villarreal (titular del SATEC); el gobierno federal, es decir, el PAN. Y este es un enorme flanco abierto a Peña Nieto via Humberto Moreira, quien aporta al PRI lazos ante Elba Esther y votos coahuilenses pero que, ante las encuestas, significan no mucho.

Y mientras el 2012 tiene muchos capítulos por escribirse, otra pregunta es ¿cómo actuará el gober electo? Su visto bueno a la reforma exprés ya nos dio una idea. ¿Su buena noticia? todavía tiene tiempo de “alejarse” del problema, aunque se le acaba y ¿la mala? es su mismo hermano quién está al centro de la historia y le costará hacer lo que muchos hacen; echar la culpa al anterior gobernante.

El precedente de la reforma exprés es devastador para Coahuila. La basura se puso bajo el tapete pero ahí sigue. El mensaje es “total, si más adelante los funcionarios vuelven a violar la ley, no pasa nada, la modificamos, la hacemos retroactiva y todos inocentes (y contentos)”.

Lo único cierto es que huele mal, muy mal la deuda pública coahuilense.

jueves, agosto 04, 2011

El opaco Congreso coahuilense

Artículo Localeando, 4 de Agosto de 2011 
Jaime Villasana Dávila 

Antier el Congreso coahuilense (con mayoría PRI) nos dio tres regalotes cargados de opacidad a los ciudadanos más endeudados del país.

El primero fue la ratificación de Alfonso Villarreal Barrera (AVB) como consejero presidente del ICAI (Instituto Coahuilense de Acceso a la Información) por siete años más.

AVB ha trabajado toda su vida como funcionario público y uno de sus cargos lo mantuvo en la oficina del gobernador. De hecho otros tres de los cinco consejeros tienen casi el mismo perfil, es decir, la ciudadanización del ICAI es letra muerta.

Y si lo anterior no fuese suficiente vamos a los resultados del ICAI bajo su gestión como presidente y que inició en marzo de 2008. En el estudio de Métrica de la Transparencia CIDE 2010, una respetable herramienta para evaluar el tema en los estados mexicanos, Coahuila ocupó el lugar 23 en información disponible en Internet, el 22 en capacidad institucional del ICAI, el 13 en usuario simulado y el segundo en normatividad.

Este resultado significa que en Coahuila hay un marco legal sólido (aunque mejorable pues no sanciona), pero que los responsables de aplicarlo (los consejeros y en especial el consejero presidente) simplemente no han hecho su trabajo; fortalecer al ICAI como institución y garantizar la difusión de información pública.

¿Ante tales resultados (y otros más), debieron reelegir a AVB? La respuesta es no.

El segundo regalote fue el nuevo rechazo de la bancada priísta por investigar el verdadero monto de la deuda coahuilense, lo cual contradice el discurso del gobernador electo y de su compromiso con la transparencia.

Y el regalo más patético es el rechazo continuo del presidente del Congreso, Fernando de las Fuentes (PRI), por negarse a difundir información sobre compras a proveedores. Este tema ni siquiera se discute ya en otros estados. Incluso este diputado firmó un acuerdo unilateral para mantener a las compras como un tema confidencial....¡por un plazo indefinido!. ¿y el ICAI apá?.

Es hora de que el gober electo muestre su compromiso con el tema y aquí unas ideas; a) Remitir al Congreso reforma de ley indicando que los futuros consejeros del ICAI no deben haber sido funcionarios públicos en los cinco años previos; b) Darle más “dientes” al ICAI y c) Aclarar a la brevedad el tema de la deuda pública.

Glosa: Y hablando de transparencia. Felicidades a CIMTRA (Ciudadanos por Municipios Transparentes) por su nuevo paso dado en la evaluación de la transparencia pero ahora a Congresos locales. El primero evaluado fue el de Puebla y sacó 18.8% (de 100%). Resultados en www.cimtra.org.mx Ojalá pronto se evalúe al Congreso coahuilense.