jueves, julio 25, 2013

Parece que Japón revive

Artículo Localeando, 25 de Julio de 2013
Jaime Villasana Dávila

Tokio.- En Septiembre del año pasado, durante nuestra pasada visita a este país, escribí en esta misma columna que Japón estaba cansado. Señalé como la pesadumbre del conformismo social, la falta de liderazgo político y la indefinición empresarial japonesa se respiraba por las calles.   
A Shinzo Abe le fue facil ganar. Lo complicado
es aplicar sus reformas, que son necesarias. 
  
En esos meses Japón pasaba por momentos complicados, acumulados desde que estalló su crisis interna (inicios de 90s) y engrandecidos desde 2006 cuando su entonces muy popular y efectivo Primer Ministro (PM), Junichiro Koizumi, renunció a su cargo pues simplemente no quería saber más del mismo. El terremoto de 2011 fue la cereza del pastel.

El sucesor de Koizumi, Shinzo Abe, fue un desastre y tan sólo duró como PM de sept. 2006 a sept. 2007. Luego vinieron un PM por año. Japón era el hazme reir en la diplomacia internacional con su constantes cambios de liderazgos hasta que en diciembre de 2012 sorpresivamente Abe, del Partido Liberal Democratico (derecha), volvió a ganar el cargo.

Abe, cuyo abuelo fue PM durante la II Guerra Mundial, aprendió la lección de su primer mandato y tan pronto tomó protesta lanzó agresivas políticas económicas para hacer que la economía japonesa reviviera. Al momento han funcionado. A esto los expertos le llaman Abenomics.

Pues bien, cuando Abe ganó en diciembre pasado también ganó su partido la Cámara Baja y el domingo pasado ganó la Cámara Alta. En ambas elecciones aplastaron al Partido Demócrata Japonés (izquierda) y al que le espera una dolorosa renovación que no le será fácil, debido en buena medida al penoso manejo de la crisis nuclear de Fukushima pues en ese entonces gobernaba.
  
Con el dominio del Poder Legislativo Abe no sólo quiere profundizar sus politicas económicas (las aplicadas no son suficientes) sino que además quiere modificar la Constitución para que Japón abandone su perfil pacifista. Con ello pueden tener un verdadero Ejército capaz de realizar ataques y no sólo defenderse. Esto incomoda a China y Corea del Sur.

También quiere, entre otras cosas: a) llevar una profunda desregulación para incentivar la inversión local y extranjera, b) sumar a Japón al Acuerdo de Asociación Transpacífico (México es parte) y c) reactivar las plantas nucleares, suspendidas desde el desastre de Fukushima.

Ninguna de estas reformas serán fáciles de concretar. Unas afectan directamente a las bases de su partido y otras al público en general o sectores específicos. Al igual que a México con sus diversas reformas, las iniciativas de Abe son necesarias realizar (con excepción de la reforma constitucional) para que Japón vuelva a crecer.
  

Por lo pronto se siente un ambiente positivo, paso importante. Veremos si Abe, al igual que Peña Nieto, puede ser capaz de lograrlo. 

jueves, julio 18, 2013

Lo que extraño de Tokio viviendo en DF

Artículo Localeando, 18 de Julio de 2013
Jaime Villasana Dávila

Tokio.- Han pasado casi siete años desde que nos mudamos de Tokio. Y hoy que nos encontramos de visita en ella por motivos familiares es ineludible recordar viejos tiempos así como compararla con la ciudad donde actualmente vivimos; el DF.
 
En DF podemos tener un metro
de las dimensiones de Tokio.
Es simplemente quererlo tener.
Mancera puede sentar las bases.
Las dos ciudades son expléndidas y ofrecen de todo, como cualquier ciudad de tales dimensiones. En ellas la comida es fabulosa y muy variada. Los edificios modernos, históricos y templos religiosos abundan. La política y burocracia se respira por todos lados. Sus avenidas principales asombran. Los habitantes son cosmopolitas, implicando que van a la vanguardia en aspectos sociales.

Pero así como hay multitud de cosas similares, así las hay de diferencias. El aspecto urbano es una de ellas. Si bien Tokio no es perfecta sí es al momento la megaurbe o ciudad modelo del futuro. Es una ciudad casi terminada a la que le aplican sólo retoques. Nos enseña como aún entre millones de personas puede haber orden, limpieza, sustentabilidad y organizacion. Su plan de largo plazo para el 2025 es una de las bases para ello. El DF, siendo una casa todavía en construcción, ni siquiera tiene un plan similar por increíble que parezca. Por eso va dando tumbos cada sexenio (como cualquier otra ciudad mexicana).
   
Y es aquí donde encuentro lo que extraño de Tokio viviendo en DF. Señalaré únicamente tres y todas relacionadas con el transporte público.

Comienzo por su metro, el cual es construido, operado y administrado por empresas privadas. Hace años que lo liberalizaron pues se dieron cuenta que el gobierno no podía con la demanda. Dejando atrás tabúes hoy su red es de las de mayor cobertura y por ello no sufre tanto de contaminación e inmovilidad como el DF.

Hecho de menos igualmente los camiones urbanos y el respeto y amabilidad que sus choferes expresan a los usuarios. Viajar en camión en Tokio es sentirse seguro. En el DF no, aunque hay que reconocer el esfuerzo en la materia de los dos últimos Alcaldes del DF así como del actual. El Metrobús y la sustitucion de unidades es un primer buen paso, pero faltan muchos más.

Los taxis son envidiables. No es que sean Mercedez Benz como en Alemania, sino porque todos operan bajo un mismo estándar de servicio tanto en el vehículo como en los conductores. Los taxis trabajan para la ciudad y no al revés.

El DF merece mucho más. Al menos lo mismo que Tokio y puede tenerlo. Sólo es cuestion de voluntad política y mayor visión de sus líderes locales. El sexenio apenas inicia y esa es la gran ventaja del actual gobierno.


Glosa: También extraño la cerveza japonesa. Todas las marcas son de gran sabor, aunque mi favorita es la Kirin.

jueves, julio 11, 2013

Eco de las elecciones locales

Artículo Localeando, 11 de Julio de 2013
Jaime Villasana Dávila

El resultado general de las pasadas elecciones locales pudiera resumirse en un empate pues prácticamente los partidos mantuvieron posiciones. En lo municipal hay victorias para el PAN aunque no por ello puede decirse que el blanquiazul está de regreso con sus fueros de los 80s y 90s.

El pasado domingo amaneció con un PRI gobernando 11 de las 13 capitales en disputa. A partir del domingo por la noche el PAN retuvo Puebla y le ganó al PRI Saltillo, Mexicali, Aguascalientes y Tlaxcala. En esta última ciudad siempre había gobernado el tricolor. El PRI retuvo Chihuahua, Durango, Ciudad Victoria, Xalapa, Culiacán, Zacatecas, y Chetumal y le ganó al PAN Oaxaca.
 
Isidro López Villarreal;
Alcalde electo de Saltillo. 
El PAN también ganó ciudades no capitales importantes como Nuevo Laredo y Matamoros. Perdió otros como Salina Cruz (ganó PANAL). PRI ganó Cancún (era PRD). Ya los académicos y partidos harán el balance final en el tema municipal. También nos dirán como quedaron los Congresos locales (PRI controlaba 13 de 14), esos espacios donde la democracia pasó de largo pues no han cumplido su papel de contrapeso ante los excesos de los gobernadores.

Me concentró ahora en mi estado natal; Coahuila. Aquí el PRI, pero principalmente el Moreirismo, se llevó una gran derrota al perder Saltillo, Monclova y Acuña. Tres de las cinco ciudades principales. Puede ser mayor si en el reconteo pierde Torreón ante el PAN.

El PRI-Coahuila debe repensarse y recuperar a personajes valiosos que el Moreirismo expulsó. Un primer paso para ello es sustituir a su Pdte. Estatal, pésimo personaje político cuestionable. Además el gobernador debe terminar de deslindarse de Moreira y hay sólo una opción para ello: que sea procesado el ex -gobernador.

Mal hará el tricolor si cae en la tentación de ver culpables donde no existen. En Saltillo algunos priístas apuntan hacia el actual Alcalde por su mano dura. Pero ellos saben dónde estuvo el verdadero error; un mal candidato que olía a más no poder a Moreira y posicionado por no terminar sus cargos electos.

Por su parte el PAN hizo su tarea; buen candidato que aprovecha la coyuntura y que genera confianza y un líder estatal que trajo nuevos bríos. Su candidato electo apunta a ser candidato del PAN para la gubernatura en 2017. 

Felicito a todos los candidatos a Alcalde ganadores. Ahora viene lo bueno, que es convertir en realidad lo prometido. Deben mantener muy presente que son protagonistas para que las ciudades mexicanas avancen hacia el siglo XXI.

Glosa: Lo malo de las elecciones municipales en México es que definen la vida laboral de miles de empleados municipales. La gran mayoría de ellos trabajan realmente por mejorar su ciudad y serán despedidos simplemente por trabajar en el gobierno saliente. Esto debe de cambiar. 

jueves, julio 04, 2013

Elecciones locales

Artículo Localeando, 4 de Julio de 2013
Jaime Villasana Dávila

Concluyeron las campañas electorales en los catorce estados donde habrá elecciones el próximo domingo.  Ahora mismo candidatos y partidos preparan la jornada electoral. Desde alistar abogados hasta verificar la red partidista que durante el día llamará por teléfono o tocará puertas invitando a ciudadanos para ir a votar.
 
14 estados. 14 realidades.
¿Qué partido se lleva el premio mayor?
Foto: redpolitica.com.mx
También se preparan los operativos para distribuir comida a los representantes partidistas en las casillas. Las casas de desayuno no deben faltar para “premiar” a los fieles simpatizantes por sus aportaciones al partido. Incluso preparan operativos ilegales de diversa índole.

Entre los catorce estados con elecciones está Coahuila, mi estado natal. El efecto Moreirazo estuvo muy presente entre los coahuilenses en la elección de 2012. El PAN ganó la elección de Senadores, de Presidente y tres de las siete diputaciones federales.

Fue evidente que el blanquiazul le apostó a mantener presente dicho efecto y se notó en su discurso político. Debido a ello y a la mezcla de buenos candidatos tiene amplias posibilidades de ganar Torreón, Monclova y Ramos Arizpe. Saltillo lo tiene complicado pero no imposible. De ganar estos municipios repetiría su histórico logro de 1996.

Por su parte el PRI hoy lo gobierna casi todo (33 de 38 municipios). Perder cualquiera de estos municipios significaría un descalabro. Perderlos a todos una sonora derrota.

De los catorce estados electoralmente resalta Baja California. Es el único donde se elige gobernador. Según la encuestadora Demotecnia el panista Francisco “Kiko” Vega contaba con un 53% de las preferencias electorales al 26 de junio. El priísta Fernando Castro Trenti tenía el 45%.
  
Para el PAN, pero sobre todo para su presidente, es de crucial importancia retenerlo. De no ser así la crisis política del partido se ahondaría más y las reformas de EPN en el Pacto por México se verían amenazadas con una división concretada en el Senado entre maderistas y calderonistas.

En el resto de los estados (Aguascalientes, Chihuahua, Durango, Hidalgo, Oaxaca, Puebla, Q. Roo, Sinaloa, Tamaulipas, Tlaxcala, Veracruz y Zacatecas), lo importante será conocer la composición de sus Congresos locales.  

Aunque no es garantía de buen funcionamiento democrático, lo ideal sería que en ellos ganara la oposición una mayoría. Esto en teoría traería un muy deseado balance de poder frente a los gobernadores y limitaría el “feuderalismo” existente.

A nivel municipal veremos si el PRI mantiene la mayoría de los municipios capitales en disputa o sí el PAN recupera sus glorias de los 80s y 90s, lo cual se ve difícil.


El domingo por la noche lo sabremos.