jueves, diciembre 05, 2013

Coahuila y RMV; dos años después

Artículo Localeando, 5 de Diciembre de 2013
Jaime Villasana Dávila

Vaya par de años. En realidad un poco más pues el escándalo de la deuda de Coahuila estalló luego de las elecciones de julio de 2011 en las que resultó ganador Rubén Moreira Valdés. En aquellos momentos teníamos un estado al borde de la bancarrota. Un presidente nacional del PRI defendiénose infructuosamente ante todos y contra todos.

¿Aquí se sonríe con una deuda
monumental? Mal primer paso dado
por el actual gobierno de Coahuila.
Hoy las cosas parece caminan.
Además había un gobernador interino de mera figura. Un gobernador electo preguntándose cómo entrarle a un problema generado por un hermano y un Congreso estatal aprobando en fast track una deuda infame. También nacían diversos movimientos sociales siendo el más representativo Indignados Coahuila.

Inició el nuevo gobierno estatal con una crisis monumental y lo hizo de la peor manera. Su slogan decía “¡Aquí se sonríe!. El Secretario de Gobierno pidiendo a la sociedad coahuilense “pasar página al tema de la deuda”. Un Procurador de Justicia de oídos sordos y nulo actuar. Una inseguridad rampante. Un gobernador nuevo con un problema difícil de dimensionar.

Pasaron los meses y el escenario lentamente fue modificándose. Se renegoció la deuda. La inseguridad estancó sus niveles de crecimiento. El actor principal de la historia se fue del país (España). Lo que sí no cambió fueron las pesquisas contra los culpables. Fueron sólo estos y punto.

Al año de gobierno la sociedad le cobró al PRI una primera factura. En las elecciones federales de 2012 le dio al PAN las dos senadurías de mayoría y casi el mismo número de distritos federales para diputados. El gobierno estatal entendía el mensaje pero mantenía una postura conservadora respecto de la deuda. Se dedica sólo a abonarle. Pagar los platos rotos por otro. No le queda de otra.

En julio de 2013 otras elecciones pero locales. Los coahuilenses le cobran otra factura al PRI. Saltillo y Monclova, dos de las cinco ciudades más importantes, las gana el PAN. Otra de ellas (Acuña), las gana un partido local.

En lo financiero el estado mejora su calificación crediticia. El plan de austeridad parece funcionar. Eso sí, la transparencia sigue siendo cuenta pendiente pues Coahuila retrocede, según un ranking. La inseguridad sigue bajando (al menos las balaceras en pleno día), aunque en La Laguna las cosas siguen igual de peor.

El gobernador brinda su segundo informe y en el contexto critica la deuda ilegal contraída por el sexenio anterior. Es quizás la crítica más dura que ha realizado al momento. Llega tarde, pero llega. Promueve además Comisión en Congreso local para investigar deuda. 

Sí, parece que luego de dos años Coahuila se encuentra mejor. Pero me preocupa que los movimientos civiles nacidos en el climax de la deuda, hoy estén muy apagados. Sin ellos activos hay más posibilidades de que otro abuso gubernamental vuelva a suceder.

No hay comentarios: