jueves, marzo 27, 2014

#Reformamunicipalya

Artículo Localeando, 27 de Marzo de 2014
Jaime Villasana Dávila

En los últimos meses, los actores políticos en México han estado llevando a cabo reformas estructurales que la sociedad reclamaba de tiempo atrás. Gracias a este voluntarismo político hoy tenemos mejores perspectivas en los temas energético, educativo, político-electoral, telecomunicaciones, laboral, etc. aunque ciertamente faltan las leyes secundarias.

Muerto en papel, pero no en la
práctica...aunque pronto. Urge
reforma municipal.
Pero no obstante estas reformas constitucionales, México no podrá cerrar el círculo reformista si no lleva a cabo una reforma municipal de gran calado que permita actualizar a sus ciudades y municipios en múltiples aspectos; desde el gubernamental, hasta el operativo pasando por el político-electoral y sin olvidar el de desarrollo económico.

No digo que la reforma municipal sea la madre de todas las reformas pero si está al menos al mismo nivel de importancia ¿porqué? Hay muchos argumentos pero describo el siguiente; se torna muy complicado que las reformas educativa, energética y de telecomunicaciones, por citar algunas, alcancen su mayor esplendor con las ciudades y municipios que actualmente poseemos, pues es dentro del espacio geo-urbano donde se materializan.

En una ciudad todos los temas están interconectados de alguna manera con mayor o menor intensidad. Siempre, lo que acontezca en uno, se reflejará en otro.

De aquí que al no haber reforma municipal ¿cómo garantizar a inversionistas nacionales y extranjeros sus inversiones en energía con gobiernos municipales que no brindan certeza jurídica? ¿cómo hacer posible se concrete la reforma educativa si la ciudad no brinda espacios públicos que complementen la educación de escuela? ¿cómo tener empresas competitivas si el gobierno local no es competitivo? ¿cómo andar por la calle con tu smartphone de última generación si existe alta probabilidad de que te lo roben? .

Para decirlo de otra manera, la ciudad/municipio alberga todas las temáticas que brindan bienestar y desarrollo a las personas y hará su función adecuadamente si sus gobiernos poseen las facultades y capacidades necesarias. Por ello debemos entender que la reforma municipal es y debe ser considerada como estructural por todos los actores interesados e involucrados. Además, como dicen por ahí, es “la reforma que falta”.

La mala noticia es que el ánimo reformista entre gobierno federal y los tres grandes partidos políticos comienza a agotarse. Le queda poco de vida.


La buena noticia es que la CONAMM está unida y con agenda definida, pero no es suficiente. Por eso urge que todos los demás “municipalistas” (ciudadanos, académicos, especialistas, senadores, diputados, alcaldes, regidores, etc.) acordemos y aceleremos el paso para que se lleve a cabo en 2014 esta gran reforma. Todavía estamos a tiempo.

No hay comentarios: