jueves, agosto 28, 2014

El fiasco del nuevo aeropuerto de Berlín y el nuevo aeropuerto del DF

Artículo Localeando, 28 de Agosto de 2014
Jaime Villasana Dávila

El pasado martes Klaus Wowereit, el otrora popular Alcalde de Berlín renunció a su cargo por el escándalo del nuevo aeropuerto de la ciudad, mismo que lleva más dos años sin inaugurarse y un grotesco sobrecosto en su construcción. Las razones de dicho fiasco son varias pero van desde una mala planeación hasta corrupción. El aeropuerto calculan abrirá hasta 2018. A su paso habrá dejado muchos daños. La carrera truncada de este político es una de ellas.

La T2 del actual aeropuerto del DF
sirvió, pero rápido caducó.
Construir o ampliar un aeropuerto no es cualquier cosa. Son vastísimas las consideraciones a tener presente y muchos los actores con los cuales negociar (desde taxistas y hasta pasajeros). Por ello en cualquier lado del mundo genera rechazo, principalmente de los habitantes que vivirán cerca de él. El caso de Berlin lo demuestra. La  ampliación del aeropuerto de Heathrow en Londres y la construcción del de Tokio-Narita son otros ejemplos puntuales.

En México también sabemos lo que implica tratar de construir un aeropuerto. El caso de Atenco, Estado de México, lo ilustra cuando allá por 2001-2002 hubo enfrentamiento entre fuerzas federales y estales contra los pobladores. Diversos actores achacaron a la pésima estrategia del gobierno foxista el fracaso por hacer realidad el tan necesario nuevo aeropuerto para el DF.

Todos sabemos que el gobierno de EPN ampliará (no construirá) el aeropuerto actual, aunque nadie sabe todavía con certeza como será dicho plan y que rol jugará el actual. El gobierno federal ha dicho que antes de que termine el año lo dará a conocer. Por lo pronto una empresa de arquitectos ya presentó su propuesta.

Hasta ahora la estrategia de ampliación-construcción ha sido mucho mejor manejada que hace 13 años. Sólo se ha dado un enfrentamiento menor y fue entre los mismos ejidatarios de Atenco.

Y si el gobierno federal logra saldar con éxito la compra de tierras ejidales y por lo tanto dar luz verde al inicio de la ejecución del plan, tan sólo será el logro de una etapa, faltando muchas más por lograrse como por ejemplo, y de entrada, la aceptación social del plan pues pudiera darse que se gestase un movimiento social fuerte una vez conocido.

En este punto el caso del nuevo aeropuerto de Berlín vuelve a servir de ejemplo. En mayo pasado los berlineses rechazaron en votación el plan del alcalde de convertir al viejo aeropuerto en un complejo de viviendas y oficinas. Fue otro clavo al ataúd del ex –alcalde berlinés.

En suma, espero que todo salga bien con el “ampliado” aeropuerto del DF y no tengamos nuestro “Berlinazo”.


Glosa: Se veía venir. Rusia invadió el este de Ucrania ¿responderá Occidente como debe? Esta guerra no se ganará con armas.

No hay comentarios: