sábado, junio 27, 2015

EE.UU.; 420 candidatos presidenciales y contando

Escribo este artículo derivado de un artículo publicado por el New York Times el pasado 9 de junio titulado “The presidential candidate list grows; 366 and growing”. En español significa algo como “La lista de candidatos presidenciales crece; 366 y contando”.

Foto: The New York Times
El artículo hace referencia a los candidatos presidenciales en EE.UU. registrados ante la Comision Federal Electoral (CFE). Detalla perfiles de algunos de esos candidatos y hay de todo, como tradicionalmente suele suceder; adultos, jóvenes, viejos, activistas, artistas, renegados, republicanos, demócratas, independientes, verdes, comunistas, etc.

El pasado día jueves consulté la lista en la página de la CFE y el número había crecido a 421. Y es que cualquier ciudadano estadounidense puede ser candidato. Tan sólo basta llenar el famoso Formato 2 de la CFE y no tener problemas con la ley.

Al reflexionar de entonces a la fecha sobre el modelo gringo del registro de candidaturas, no puedo dejar de pensar en El Bronco (gober electo independiente de NL), el joven Kumamoto (diputado local electo independiente al Congreso de Jalisco), Manuel Clouthier (diputado federal electo independiente) y Alfonso Martínez (alcalde electo independiente de Morelia).

Pienso en el largo camino que estos ciudadanos debieron andar para llegar a su meta actual y lo bien que le ha hecho a nuestra democracia el que hayan sido electos.

Recuerdo a los otros ciudadanos y organizaciones que años atrás sembraron la semilla “independentista” y se lanzaron al ruedo de las candidaturas independientes pero sin éxito porque el tema no estaba regulado. Uno de los más destacables sin duda lo fue Jorge G. Castañeda y su aventura presidencial de 2004-2005. 

Tampoco puedo dejar de acordarme de lo difícil que la pusieron en la ley los partidos políticos para que un mexicano pueda registrarse como candidato independiente a cualquier cargo de elección popular.

Concluyendo; los requisitos entre uno y otro país son simplemente abismales. En México nos sobran excusas para sobre-regularlos; que si el narco los apoyaría (¿y a poco a algunos candidatos de partidos no?), que como gobernarán, que no tienen experiencia, que esto y lo otro.

Pero bien sabemos la razón de fondo. El temor de los partidos a lo que ahora es una naciente realidad; ciudadanos sin partido (cierto, son muy pocos) ocupando cargos antes monopolizados por los mismos partidos.

Como los partidos no nos regalarán nada en este tema, como ciudadanos estamos muy a tiempo de presionarles para que las reglas sean mucho menos rígidas en futuras elecciones.


Nos urgen más ciudadanos independientes compitiendo por cargos de elección popular. La competencia nos dará mejores gobernantes. 

sábado, junio 20, 2015

Cuauhtemoc Blanco, alcalde electo de Cuernavaca ¿qué sigue?

Artículo Localeando, 20 de junio de 2015
Jaime Villasana Dávila

Cuernavaca es una hermosa ciudad que ha tenido malos alcaldes los últimos 10 años. Sumida en deuda, con servicios públicos deficientes, crecimiento desordenado, varios funcionarios y autoridades municipales deshonestas y otras malas prácticas de su gobierno, conllevaron a que sus ciudadanos eligieran, seguramente a la desesperada, al famoso futbolista Cuauhtémoc Blanco y que todavía semanas atrás jugaba partidos con el club de fútbol de Puebla.  

Deberá aplicar todo su talento,
pero ahora para una ciudad.
Gobernar una ciudad es muy complejo. Incluso políticos de carrera y/o administradores públicos profesionales llegan a fallar. Lo es más complejo cuando viene de una mala época con ciudadanos cansados de los políticos y que, al haber elegido a uno que no es de ese gremio, tiene una muy alta expectativa de su alcalde electo.

La mala noticia para esta sociedad sedienta de resultados es que Cuauhtémoc Blanco sabe absolutamente nada de como gobernar una ciudad. Su personalidad brusca, directa y, en ocasiones no muy racional, augura un futuro nada alentador para Cuernavaca. En una de esas ya estando en funciones, y cansado de tantas críticas y problemas, Blanco les avienta el negocio y renuncia al cargo. Esto no sería ninguna sorpresa. De hecho sorpresa sería que termine su mandato y más si lo hace con resultados más o menos positivos.

Otro factor es que “su” partido, el Socialdemocráta, no tiene una base política que le ayude a gobernar y/o procurar una gobernabilidad que le dé tiempo y espacio al “Cuau” para comenzar a dar resultados. Además PAN, PRI y PRD harán todo lo posible para impedir que el alcalde electo tenga un desempeño decente.

Ante este escenario complicadísimo y considerando que ahora mismo le sobran asesores y “amigos” que le dicen al oído por donde tiene que transitar Blanco ¿qué sigue? La respuesta es simple; armar un equipo sólido con experiencia, talento y deseoso. Y si tiene visión nombrar un Administrador de la Ciudad (City Manager) ¿Pero cómo conformarlo si eres totalmente nuevo en el servicio público y además no conoces las dinámicas socio-políticas de la ciudad porque no has vivido ahí permanente?.

Si algo caracterizó a Blanco en su época de futbolista fue su gran visión de campo. Pocos como él ponían pases y armaban el juego. En no pocas ocasiones llegó a marcar hermosos goles.   

Pues bien, Blanco deberá hacer uso de ese talento que tuvo en el campo de juego y mucho más. Si fallaba un pase o al final perdía un partido de fútbol de ahí no pasaba. En el gobierno municipal tomar una mala decisión o perder una negociación puede conllevar a que mucha gente empeore su nivel de vida.


Sinceramente no sé como le va a hacer Blanco en su nueva aventura. Pero sí le deseo mucho éxito.  

sábado, junio 13, 2015

Crónica de un presidente de casilla

Artículo Localeando, 13 de junio de 2015
Jaime Villasana Dávila

En esta elección salimos sorteados para ser funcionarios de casilla los nacidos en enero y con primer apellido con letra inicial “V”. Como nunca lo había sido, y era una experiencia que quería vivir, de inmediato acepté cuando acudió a mi domicilio una funcionaria del INE (Rebeca) para informarme de mi elección.
Resultados de mi casilla.

Días después, Rebeca me informó que había sido nombrado presidente de casilla. Ese mismo día me entregó material para leer e informarme de las capacitaciones y simulacros. En ellas conocí a mis compañeros de casilla y me fueron aclaradas muchas dudas. El día de la jornada electoral salieron muchas más.

Un lunes antes de las elecciones Rebeca me entregó las boletas electorales (que tuve que contar y eran aprox. 1,800), urnas, actas y demás material necesario para montar una casilla. Las boletas electorales las escondí en casa, como si fuesen un tesoro. Esos papeles eran la expresión máxima de la democracia.

La noche del 6 de junio me fui a dormir cerca de media noche. Desperté dos veces. La elección me había robado parte de mi sueño. Me preguntaba si todo saldría bien al día siguiente.

Me levanté a las 6am del 7 de junio. A las 7:15am que llegué a la sede de la casilla con el material ya estaban todos mis demás colegas; Emma, Exie, Luzma, Lety y Diego, todos ellos funcionarios propietarios, además de Fabiola y Lupita que eran suplentes. Era un buen principio. También llegaron los representantes del PRI y PRD.

A las 7:30am comenzamos a montar la casilla. Fue más difícil de lo que parecía. Terminamos a las 8:30am y ya teníamos fila de votantes. Algunos con caras de molestía por el retraso. Los despachamos rápidamente así como el resto de los votantes del día y que fueron alrededor de 250 de 666. Votación baja, como era de esperarse. Tuvimos sólo un incidente leve; una ciudadana quejándose porque el lápiz que dio el INE para marcar la boleta según ella se borraba. No era del todo cierto su alegación. De todas maneras lo registramos.

A las 6pm cerramos casilla. Iniciaba lo bueno. Las dos secretarias a llenar actas interminables. Los escrutadores a contar y el presidente apoyando. A las 8:30pm clausuramos la casilla. Terminamos agotados. Algunos renegando. No puede ser posible que usemos tantos recursos humanos y materiales cuando el voto electrónico nos ahorraría miles de millones de pesos.

De ahí Diego y yo partimos a entregar un paquete electoral a la oficina distrital del INE. Aquí fue rápido. Nos fuimos a la oficina del IEDF a entregar el otro. Aquí fue lento. En la fila todo mundo contando sus historias.


A las 10:30pm llegaba a casa muerto de cansancio físico, pero con un espíritu enriquecido y muy satisfecho. 

sábado, junio 06, 2015

La clave es votar

Artículo Localeando, 6 de junio de 2015
Jaime Villasana Dávila

Algunas encuestas calculan que el nivel de abstencionismo para estas elecciones federales intermedias será entre 45-50%, algo menor a las pasadas del 2009 y 2003 que se ubicaron entre 55-60%. Esto representa una buena noticia a secas pues, de confirmarse la estimación, significará que más mexicanos están acudiendo a votar en medio de un contexto que ciertamente no invita a ello.

¿Le interesa que un partido le ponga un alto a la CNTE?
Entonces por ese vote.
Pero es precisamente el contexto actual el que debe obligarnos hoy más que nunca ir a votar. De entrada tenemos el problema que rodea a la educación aún y con la reforma última constitucional. Una CNTE que ha hecho rehén al mismo gobierno federal quien ingenuamente ha pensado que cediendo en algo a sus exigencias les iba a calmar los ánimos. Y lo que tenemos es una CNTE envalentonada, con muchísimos recursos para movilizarse e impune de sus actos.

La pregunta es ¿qué mensaje queremos mandar con nuestro voto ante un hecho que todos los mexicanos afecta? ¿en verdad absteniéndonos es la mejor forma de abonar  a la solución del problema?

Otro asunto que merece reflexión e inspira a votar es la constante impunidad ante actos de corrupción en todos los niveles y en todos los partidos. Un día sí y otro también leemos en los periódicos sobre políticos, servidores públicos y jueces envueltos en actos ílictos y que de periodicazos no se pasa. Y dicha impunidad no se debe a malas leyes sino a la voluntad por aplicarlas.

Tenemos una flamante reforma constitucional en materia de transparencia y anti-corrupción, pero sin voluntad para aplicarlas de poco servirán.

¿Qué es mejor votar o abstenerse y que aporta más a la solución?

¿Votar nulo? Ni lo piense, al menos que quiera hacerle un favor a los partidos. Ellos ganan aún habiendo un 90% de votos nulos. Los partidos seguirán existiendo y seguirán cobrando prerrogativas. Las leyes electorales están diseñadas para que el voto nulo sólo tenga un efecto mediático, pero nada más. No tiene un efecto vinculante en nuestro sistema político. Por eso vote.

¿Votar un independiente? Es buena opción siempre y cuando el perfil del independiente sea sólido en cuanto a propuestas y antecedentes. Ahora que si un buen porcentaje de mexicanos le vota a los independientes entonces aquí sí se estaría mandando un claro mensaje a los partidos con miras a las elecciones del 2018.


Ha llegado el momento de votar, no de abstenerse. Mandemos un claro mensaje no sólo a los partidos sino a un México que está muy urgido de una participación mucho más activa de su sociedad. Votando sería el primer paso.

viernes, junio 05, 2015

Con ustedes el Partido Verde de México; de derechas y ex -partidario de la pena de muerte

Jaime Villasana Dávila

Artículo para; Magnet, 3 de junio 2015

En medio de una campaña electoral que está a punto de concluir, el Partido Verde Ecologista de México (PVEM) se encuentra actualmente en el ojo del huracán por desafiar a la autoridad electoral al desatender algunas de sus resoluciones relativas a su campaña de publicidad para las ya muy próximas elecciones. Esto le ha generado multas millonarias, pero también un posicionamiento histórico. Se habla de ellos en medios un día sí y otro también.

Con muchas multas pero obtendrá votación histórica
El PVEM no es un partido verde con las características institucionales que poseen sus colegas de Alemania, España o Canadá, alineados con postulados políticos de corte izquierdista y 100% ecologista. En México ser “verde” significa ser de centro o centro derecha. Sus alianzas electorales, sus estrategias políticas más una que otra propuesta populista, así lo confirman. Y ha sido esta ubicación ideológica la que le ha permitido seguir existiendo… hasta ahora. 

Su liderazgo de centro-derecha y derecha

Tres líderes ha tenido el PVEM desde la obtención de su registro en 1991. El primero fue Jorge González Torres, ex – miembro del Partido Revolucionario Institucional (PRI) y cuyo perfil profesional está escasamente registrado salvo que fue funcionario de gobierno en los setentas y luego convertido a “ecologista” a principios de los ochenta. Miembro de familia con negocios en la industria farmacéutica y una esposa también acaudalada, al señor González no le apuraba la vida. Al contrario, tuvo la fortuna y destreza de formar un partido y luego hacerlo familiar.

¿Su principal éxito? Haber mantenido el registro de su partido de 1991 y hasta el 2000, año en que formó alianza con el derechista Partido Acción Nacional (PAN) en las elecciones presidenciales de tal año. El triunfo de esa alianza le permitió sobrevivir al partido tres años y definir su sendero aliancista de conveniencia.

Seguir leyendo en Magnet