sábado, septiembre 19, 2015

Masaryk, Colima, OHL-PGR; ¿cada vez peor?

Artículo Localeando, 19 de septiembre de 2015
Jaime Villasana Dávila

Por más que quiero ser optimista sobre el futuro de México la realidad es que no hay razones para ello. Día tras día se observa impunidad, corrupción y negligencia en el ámbito local, estatal y nacional.

PGR sembrando armas como en los 70s pero en pleno siglo XXI.
Cito tres casos y comienzo por el local. En enero de 2014 inició la renovación de la avenida Masaryk que cruza la zona de Polanco en DF, con un costo de 480 millones de pesos. La mayoría de los vecinos anhelábamos la obra porque el entorno era lamentable. La renovación comenzó y poco a poco fueron saliendo fallas en su diseño y luego de construcción.

De las muchas fallas una es el crucero Masaryk-Moliere-Castelar. El diseño indicaba que la calle Castelar terminaría con un carril, en lugar de los dos de siempre. Cuando todavía estaba en construcción fui con la constructora para anticiparle del tráfico que se generaría. La simple lógica lo indicaba. Me dijeron “así está el diseño y nada podemos hacer”. 

La obra terminó, el tráfico fue inmediato y las críticas fueron tantas que el gobierno decidió ajustar el diseño del cruce ¡pero para empeorarlo!. Ahora la calle Castelar perdió su salida de tráfico pues lo regresa a Masaryk-sur, cerrándole el paso a Moliere y Masaryk-norte. Le pregunté a un agente de tránsito sobre esta “solución” y me respondió “todos los días recibo mentadas de madre por ello”.

Masaryk está mejor que antes pero pudiera estarlo más. El desanimo de muchos vecinos es por tantas fallas en una obra tan costosa. Negligencia.

Paso al ámbito estatal. El 17 de agosto pasado el Pdte. Peña presentó la iniciativa de Ley de Disciplina Financiera para estados y municipios. La iniciativa sin duda es buena dada la ruina de las finanzas públicas de la mayoría de los estados, siendo el último caso Colima. A éste estado últimamente le redujeron la calificación crediticia a prácticamente incumplimiento de pago.

La razón de ello es porque el gobierno estatal saliente contrató un crédito de corto plazo por 638 millones para saldar otras deudas de corto plazo aun cuando la Ley de Deuda Pública de Colima establece que todas las deudas con este horizonte de tiempo deben ser liquidadas en el periodo en el que fueron dispuestas, es decir antes del 1 de noviembre. Imposible que pague en este plazo. Como siempre, no se castigará al gobernador por violar la ley. Impunidad.

A nivel federal está el caso de la constructora OHL, muy defendida por el titular de la SCT, y la terrorífica siembra de una pistola que le hizo la PGR al abogado de la empresa rival de OHL y que se hizo público esta semana a través de un video (corrupción). Todo un escándalo y el Pdte. Peña sigue sin actuar.

Pero lo peor de todo es que Presidente, Gobernadores y Alcaldes nos piden que confiemos en ellos. Así o más cinismo.

No hay comentarios: