sábado, diciembre 26, 2015

El 2016 deseado

Artículo Localeando, 26 de diciembre de 2015
Jaime Villasana Dávila

En 2015 México tuvo tres notas negativas que destacaron, al menos mediáticamente, por sobre las demás. Dos se generaron éste año y una se arrastra desde el 2014. Estas notas son; fuga del Chapo, aumento de pobres según CONEVAL y el caso Ayotzinapa que sigue sin resolverse.

Impunidad: el reto de México. 
Entre las noticias positivas tenemos el avance de la reforma energética con sus licitaciones así como la de telecomunicaciones, la cual ha traído un bajón a los precios de estos servicios. Una tercera es igualmente la consolidación de la reforma educativa, en la cual el gobierno federal ha hecho bien en no negociar con la CNTE.  

¿El balance? México cierra un 2015 regular, es decir, ni malo ni bueno.  El problema es que llevamos muchos años así y el 2016 luce complicado en lo económico y político (13 elecciones locales más la extraordinaria de Colima que se celebra en enero). Aún así y habiendo voluntad política de todos los involucrados, se puede tener un año de logros.

Y aquí inicio mi lista de principales deseos para el país en 2016. Comenzando con el Congreso de la Unión (diputados y senadores) deseo que urgentemente nombren al fiscal Anticorrupción. Si algo tiene atorado a México es la corrupción. Este fiscal no es la solución pero si una importante herramienta para combatirla.

También deseo que el Senado apruebe sin retrasos la Ley de Disciplina Financiera para Estados y Municipios. La reforma Constitucional no tuvo el efecto deseado pues gobiernos locales siguen endeudándose, aunque ya a un ritmo menor. La ley, si le ponen dientes y la aplican, ayudará a controlar la situación.

Y como tercer deseo para el Congreso está la pronta ratificación por parte del Senado del acuerdo de aviación recién firmado por el Ejecutivo con USA. Este acuerdo es tan importante para ésta industria como lo fue el TLC en su momento para todas las demás industrias.

Mi deseo relativo al Ejecutivo federal sólo es uno: que combata a la impunidad. No hay hoy en día tema más importante para México que reducir los niveles de impunidad y que van de la mano con la corrupción. Casos como  el de la Constructora OHL o del gobernador de Veracruz son vergonzantes. No deben quedar impunes. El Pdte. Peña debe enfocarse y dedicarse a este tema al igual que lo hizo en 2015 con la educación.  

A los gobiernos estatales y municipales también les pido me concedan un deseo: que en un gran acuerdo nacional se definan las bases para dar vida al Servicio Civil de Carrera en los gobiernos locales. Llevamos 14 años de esfuerzos en este tema y los avances son prácticamente nulos. Cada año perdemos miles de talentosos servidores públicos y entran personas sin conocimiento. Urge cambiar esto.


Lo mejor para usted lector en 2016. 

sábado, diciembre 19, 2015

2015, otro año sin reforma municipal y urbana

Artículo Localeando, 19 de diciembre de 2015
Jaime Villasana Dávila

Otro año sin reformas integrales para nuestros municipios y ciudades. Y es toda una pena pues una de las grandes reformas que le falta al país es precisamente ésta. Lo digo y lo insisto en cuanto foro me paro y con cuanta persona platico porque es algo que todos reconocemos que falta, pero que poco hacemos para lograrla. Al menos así parece.

Ciudad de México; sigue creciendo...
y todas las demás ciudades mexicanas también
Es cierto que algunos logros se han obtenido. Hay mayores recursos para los municipios (no los deseados, claro está), la política del gobierno federal de privilegiar la vivienda vertical ha paliado en algo (poco) el expansionismo urbano, la unidad de los municipios mexicanos a través de la CONAMM es una realidad, está por aprobarse una ley de disciplina financiera para estados y municipios, entre otros.

Pero lo anterior y demás logrado no es suficiente. Nuestras ciudades siguen creciendo sin control, la nueva Ley de asentamientos humanos sigue congelada porque el gobierno federal no ha querido o podido desatorarla, los incentivos para una buena gestión local son muy pocos o limitados, las zonas metropolitanas no pueden existir pues el marco legal no lo permite, la justicia a políticos locales corruptos brilla por su ausencia y los municipios no pueden darse una nueva forma de gobierno porque sólo pueden optar por la del Ayuntamiento.

La mala noticia es que tampoco se siente ni se ve en el ambiente municipal un esfuerzo organizado por empujar la gran reforma que falta. Los académicos van por un lado, las asociaciones municipales por otro, los consultores y especialistas lo mismo. Al Senado, Congreso y partidos les importa cero.

Los empresarios tampoco la exigen y menos la sociedad, aun cuando es en las calles de ciudades y municipios donde hacen su vida. Discursos bonitos dados por todos y los incontables eventos sobre la importancia de reformar a nuestras urbes van y vienen. Nada pasa después. Parece como si no urgiera.

Algunos colegas me dicen que quizás pueda suceder algo allá por el 2019 cuando se cumplan los 500 años de fundación del municipio de Veracruz, el primero en América, y se cumplan 20 años de la última reforma municipal de buen calado. Es decir, dentro de cuatro largo años. Qué triste y frustrante.

Y mientras en Inglaterra, Francia, Japón, Canadá, EE.UU., Finlandia y cualquier país desarrollado actualizan sus marcos institucionales y legales que dan vida a sus ciudades. Y es precisamente eso que los hace ser…desarrollados, pues es en las urbes donde se decide el futuro y bienestar de las personas.


No pierdo la esperanza de que “algo” pase en 2016. Veremos. Por ahora les deseo a todos felices fiestas.

sábado, diciembre 12, 2015

Argentina, Venezuela, Brasil y el 2018

Artículo Localeando, 12 de diciembre de 2015
Jaime Villasana Dávila

Vaya cambios que se están dando en el hemisferio sur de nuestro continente. Hasta hace no muchos meses la situación en Argentina y Venezuela parecía como si su espasmo político y económico se mantendría por muchos años más.

Tres Presidentes, los tres con retos enormes. 
El férreo control de Christina Fernández y Nicolás Maduro de la situación política, social y económica en sus respectivos países hacia recordar a aquellos regímenes sudamericanos de los 70s, aunque sin la brutalidad desmedida de los militares. Los efectos de su mal gobierno fueron y todavía son múltiples, comenzando por la precaria situación económica, la opacidad, el corporativismo y la corrupción rampante. Además no se limitaban a sus territorios pues también le afectaban a México y otros países cuyas empresas habían invertido en tales países.

Sin saber como evolucionar, y desgastando el genuino sentir de millones de ciudadanos que en su momento vieron en ellos un cambio, ambos personajes poco a poco fueron escribiendo una historia que seguramente no los premiará.

De hecho Maduro sigue escribiendo todavía su historia pero tiene ante sí una oportunidad enorme para rescatar algo en los cuatro largos años que todavía le quedan a su gobierno. Valdría la pena que mirase a sus colegas de Ecuador o Bolivia, quienes luego de iniciar sus mandatos de manera beligerante y apoyados por Hugo Chávez, poco a poco han ido moderando su actuar.

Argentina con su nuevo Presidente Mauricio Macri y Venezuela con un Congreso nacional nominado en 2/3 partes por la oposición, no la tienen fácil a pesar de sus profundos cambios políticos. Sus economías están devastadas y sus clases políticas polarizadas. Añádase que sus ciudadanos esperan grandes cambios en el corto plazo. Poco margen de error tienen.

Por su parte Brasil sigue atascado económica y políticamente a pesar de tener la democracia más sólida de América Latina. El trago amargo que hoy pasan y que se ha alargado por más de un año evidencia la grieta estructural económica que nunca atendieron; su alta dependencia económica de materias primas y su cerrazón comercial. Añadase el proceso de destitución en contra de la Presidenta.

Dentro de lo malo hay algo bueno; es espectacular el proceso judicial que han emprendido para meter a la cárcel a políticos, empresarios y funcionarios de muy alto nivel. En este tema son la envidia de todos los ciudadanos latinoamericanos.

Sudamérica ha comenzado a dibujar un nuevo rostro con los cambios dados en estos tres importantes países y nos recuerdan una vez más sobre los errores que no se deben cometer para arribar a la tan anhelada prosperidad e igualdad.


Ojalá que en México le saquemos provecho a tales experiencias. El 2018 está a la vuelta de la esquina.

sábado, diciembre 05, 2015

“Corrupción en todos los niveles, en todo”

Artículo Localeando, 5 de diciembre de 2015
Jaime Villasana Dávila

Días atrás la nueva embajadora de Noruega en México, Merethe Negaard, informó a empresas energéticas de su país con intención de invertir por estas tierras que en México “hay mucha corrupción en todos los niveles, en todo”. Agregó que “Es totalmente posible tener éxito en México y al mismo tiempo operar de manera transparente, con cero tolerancia hacia la corrupción”.

Sólo cinco ex-gobernadores en la cárcel en 25 años.  Y ello por
presión social. Faltan muchos políticos más. Foto: CNN México
La embajadora Negaard tiene toda la razón en ambas declaraciones que son totalmente encontradas o contrapuestas. Inicio con la primera.

Los avances en México contra la corrupción son muy-muy limitados. Muy pocos políticos, funcionarios públicos y ciudadanos van a la cárcel por corromper pues en impunidad seguimos reprobados.

Se espera que el nuevo Sistema Nacional Anticorrupción cambie el contexto pero en lo personal tengo muchas dudas y ahora lo ilustro con el siguiente caso.

Hace unos días un muy amigo dedicado al negocio del transporte me comentó la siguiente historia. Semanas atrás dos de sus camiones-trailer arribaron a un fabrica del Estado de México para entregar su carga. Los choferes se reportan en una de las entradas y le dicen al guardia de seguridad que los reciba para poder entrar y descargar.

El guardia les responde que si querían entrar rápido debían pagar $1,000 cada uno. Sorprendidos los choferes le responden que eso no es posible y que nunca les habían pedido algo así. En seguida el guardia les pide que se estacionen enfrente en un lugar específico y que esperen.

A los pocos minutos llegó una patrulla para decirle a los choferes que estaban estacionados en un lugar prohibido y que se iban a llevar a los dos tráiler al corralón. Los choferes le reclamaron al policía pues el guardia de seguridad de la planta les había dicho que ahí podían estacionarse sin problema.

El policía no entendió razones. Los dos traileros no tuvieron de otra más que darle “pa sus chescos” pues les urgía entregar su carga.

En esta historia de corrupción hay dos cosas muy claras; a) la existencia de colusión entre el guardia de seguridad y el policía para corromper y b) la cultura de quien “no atranza no avanza”, sigue estando tan viva como siempre.

La corrupción no comienza a curarse de abajo (ciudadano) hacia arriba (clase política), tal como los gobernantes quieren hacerlo en México, sino de arriba para abajo. Por ello urgen más políticos y autoridades corruptas en la cárcel. Y Brasil nos está poniendo el ejemplo.


Sobre la segunda declaración de la embajadora de que en México es posible tener éxito sin caer en la corrupción, seguramente hay cientos o miles de casos de empresas así. Pero debo admitir que al momento no he sabido de alguno de manera puntual.

martes, diciembre 01, 2015

EPN; el sexenio de las redes sociales

Jaime Villasana Dávila

Artículo Xataka-México, 29 de noviembre 2015

Hasta hace no muchos años el masificar entre la opinión pública alguna iniciativa o movimiento ciudadano era casi una misión imposible. Y es que hacerse un espacio dentro de los medios tradicionales de comunicación (prensa, radio, TV) era tarea riesgosa para muchos de sus dueños, más si dicha iniciativa o movimiento iba en contra del gobierno de cualquier orden. Lograr mantenerse por varios días era todavía más complicado.

Luego estos medios tradicionales tuvieron sus páginas de Internet pero la lógica era algo similar. Además su penetración era limitada. Pero entre los años 2007-2008 llegaron las redes sociales a México y la ecuación cambió. Se modificó todavía más con la fuerte penetración de los smartphones a partir de 2011. La forma de hacer gobierno en México (y el mundo) se modificó para siempre y en este nuevo contexto, el actual gobierno federal debe convivir.  

Haciendo algo de historia

Recuerdo bien la controvertida elección presidencial de 1988 en la que compitieron Carlos Salinas de Gortari y Cuauhtémoc Cárdenas. En los medios de comunicación de mi ciudad natal (Saltillo) se publicaron notas sobre los resultados y, obvio, todas indicaban como ganador al candidato del partido oficial. La efervescencia socio-política que se vivía en el Distrito Federal por el fraude electoral en contra de Cárdenas era tan lejana como la distancia que nos separa (860km). Con el tiempo, y dada la resistencia del movimiento por parte de los perdedores, la información fluyó pero como hechos de una magnitud social menor.

Una situación muy diferente se vivió en la también controvertida elección de 2006 entre Felipe Calderón y Andrés Manuel López Obrador (AMLO). Para ese entonces la industria informativa era muy diferente. En los medios de comunicación tradicionales ya no se manejaba una rigidez informativa como la de antaño. El Internet era ya un medio que también informaba aun cuando su penetración era limitada (20% aprox. o 20 millones de usuarios).

En ese entonces la interacción entre los internautas era limitada y no inmediata toda vez que se hacía en foros virtuales. Aun así el Internet hirvió debido a lo polémico de la elección y a la personalidad de AMLO. Posteriormente, durante el sexenio de Calderón el Internet fue aumentando su penetración y fue en estos años que las redes sociales comenzaron a tomar auge en México.  Primero Facebook (2008-2009), aunque con fines más sociales que políticos, y luego Twitter (2010-2011) con un método que sintetizaba ideas y pensamientos a 140 caracteres. 

Seguir leyendo en Xataka-México