sábado, enero 02, 2016

Aguascalientes - Boston o Saltillo - Pittsburgh sin escalas

Artículo Localeando, 2 de enero de 2016
Jaime Villasana Dávila

¿Imagine que hay un vuelo sin escalas de Aguascalientes a Boston o de Saltillo a Pittsburgh? ¿Qué me dice otro de Guadalajara a Minneapolis o de Mérida a Portland, ambos sin escalas? ¿Qué tal un Acapulco a Hawaii o Veracruz a Anchorage, también sin escalas?

¿Destino en EE.UU.? A donde quiera el cliente.
Hoy por hoy estos vuelos son impensables pues el acuerdo de aviación vigente entre México y EE.UU. los prohíbe o bien los dificulta, pues restringe las ciudades y el número de aerolíneas que de ambos países pueden volar. Ello se debe a un acuerdo signado entre ambos en los 60s y que fue actualizado en 2005.

Pero el escenario de la aviación comercial y de carga entre México y EE.UU está a punto de cambiar. El viernes 18 de diciembre se firmó en Washington DC un nuevo acuerdo  que permitirá que cualquier aerolínea de ambos países pueda volar sin restricción burocrática y de manera directa a los destinos que comercialmente le sean viables, siempre y cuando dicho destino tenga un aeropuerto capaz de recibir vuelos comerciales.

Lo único que falta es la ratificación del Senado mexicano cuando regrese a sesionar en febrero próximo. El Senado estadounidense no requiere ratificarlo.

El cambio que éste acuerdo traerá a la industria de la aviación será tan grande como el que trajo el TLC a las industrias manufactureras y comerciales. Habrá un mayor número de vuelos y opciones de aerolíneas en las actuales rutas y otras nuevas se generarán.

Lo anterior conllevará a una disminución en el costo de los vuelos inter-países pues habrá más competencia. Es posible que nuevas aerolíneas regionales nazcan para atender nichos de mercado que a las grandes no les interesa. Aeropuertos regionales podrán contar con un vuelo internacional si la demanda lo justifica.

En el aspecto turístico también habrá un alto impacto y miles de nuevos pasajeros de ciudades diversas se sumarán a los que hoy ya viajan. Los servicios relacionados a la aviación (comidas, combustibles, transporte terrestre, comercio) se verán igualmente beneficiados.

Esta mayor interacción entre países a través de viajeros ayuda a reforzar lazos familiares, comerciales y culturales. Hoy hay millones de estadounidenses que quisieran venir a México a disfrutar sus playas y ciudades coloniales, pero no lo hacen por que volar implica todo un día de vuelos debido a conexiones infinitas.


En los últimos 25 años la integración entre México y EE.UU. ha avanzado a pasos agigantados. La familia, el comercio, la industria, las telecomunicaciones, la cultura, ahora la energía y pronto la aviación, han servido de puentes de unidad que ni siquiera el fortalecimiento del discurso anti-inmigrante en la campaña presidencial estadounidenses puede destruirlos.

No hay comentarios: