viernes, noviembre 11, 2016

Trump Presidente; ante la nueva realidad triunfar en ella

Xataka – México, 9 de noviembre de 2016
Jaime Villasana Dávila

Y se dio el peor de los resultados para México y el mundo, más no así para una mayoría de estadounidenses; ganó Donald Trump, y contra la mayoría de todos los pronósticos. Recuerdo como al inicio de la difusión de primeros resultados The New York Times daba un 84% posibilidades de ganar a Hillary.

Para las 9pm, hora de la Ciudad de México, la estupenda herramienta tecnológica de pronóstico diseñada por el medio estadounidense decía 73% de posibilidades de triunfo, pero para Trump. A esa hora ya todo había quedado decidido aun y cuando no se había declarado ello. Bajo este nuevo entorno todos los sectores se verán impactados; político, social, económico y tecnológico ¿el nivel de impacto? Imposible saberlo. Prepárense desde ya para la nueva realidad.
Ganó la batalla...pero faltan otras.

El sorprendente triunfo de Trump se hablará por años, tal como se habló y se seguirá hablando del
Brexit. El malestar de la gente con la clase política tradicional y con el entorno que le rodea es muy profundo. Lo peor es que los políticos hacen poco para modificar la realidad.

Ahora toca el turno de poner en marcha el plan B que nadie quería voltear a ver. Para algunos será más doloroso aplicarlo que para otros. En ese grupo esta México y sobra explicar las razones de ello (muro, renegociación de TLC, incertidumbre, etc.).

El triunfo de Trump nos toma en este momento de nuestra historia demasiado debilitados; un Presidente ampliamente impopular (aunque ahora dirán inteligente por haber invitado a Trump), corrupción rampante, impunidad por doquier, políticos desconectados, petróleo barato, economía mundial estancada, entre otros.

Aparte de la tremenda incertidumbre que habrá a nivel mundial en el corto plazo, en México viviremos ello pero potencializado y algo todavía más profundo; desesperanza rodeada de un impacto económico severo, aunque no creo mayor al que vivimos en las crisis de los 80s y 90s. Veremos.

Lo que esperaría es que el plan B que ponga en marcha el gobierno federal y la clase política mexicana incluya acciones que conlleven a cambiar radicalmente el estado de las cosas; combatir en serio la impunidad o desbloquear cientos (quizá miles) de órdenes de aprehensión en contra de políticos corruptos que hoy se acumulan en escritorios de los titulares de PGR y Procuraduarías Estatales, de modo que todo ello genere confianza entre los mexicanos sobre las instituciones.

También espero que entre tales acciones se incluya el modificar reglas inútiles que entorpecen la vida democrática (bloqueo de candidaturas independientes), que retrasan el desarrollo de las empresas existentes y bloquean el nacimiento de nuevas. Añado acciones que de una vez por todas refuercen la seguridad que todos necesitamos para realizar nuestra vida personal y profesional.


En pocas palabras, hacer lo que hasta ahora no hemos hecho como país para fortalecernos dado que el ambiente externo será extremadamente complicado.

Seguir leyendo en Xataka-México