Ir al contenido principal

Review; Giant Anyroad 1, un año después

Publicado en TodoGravel.com, 20 de marzo de 2019
Jaime Villasana Dávila


Luego de pedalear por tres años una bicicleta de montaña (MTB) marca Trek Marlin 7 modelo 2015, en la cual hice rutas largas por carretera y recorridos por senderos de montaña, a principios de 2018 me nació el interés de que era momento de comprar una bicicleta adicional, pero de ruta.

La razón de ello fue que en los recorridos por carretera que hacía a diferentes poblaciones de la Ciudad de México y organizados por un grupo ciclista, eran desgastantes y algo tardados, amén de que un 90% de los participantes hacían tales recorridos en bicicletas de ruta. Los veía pasarme con facilidad y a una velocidad que deseaba disfrutar. No es lo mismo pedalear una bicicleta de 14kg contra una de 9kg o 10kg. En ese aspecto, les tenía envidia.


Yo en mi MTB, ellos en bicicleta de ruta. Sólo les veía el polvo. Imagen: Ciclismo para Todos

Por un par de meses estuve viendo y analizando opciones de bicicletas de ruta. El límite de mi presupuesto eran 1,200 dólares americanos. Al montarlas y probarlas su ligereza me asombraba, pero me sentía inseguro al enfrentar un bache o una rejilla de drenaje. Obviamente con esa inseguridad podía vivir, tal como lo hacen millones de ciclistas de ruta, pero no me dejaba satisfecho. 

Seguí indagando por Internet hasta que descubrí las bicicletas para grava o gravel bike (de ahora en adelante así las llamaré), las cuales comparadas con las de ruta tienen cuadros más robustos, una geometría un poco diferente (aunque depende la marca) y llantas más anchas. De inmediato me dije a mi mismo “este tipo de bicicleta es la que quiero”, pues además me permitirá seguir disfrutando de terracerías y senderos, tal como lo hacía con mi MTB.

El problema fue que en México a inicios de 2018 la variedad de gravel bikes se limitaba a las Crossrip de Trek (hoy descontinuada en USA, todavía disponible en México y en España ya sólo venden el cuadro), Diverge de Specialized y Anyroad de Giant. De hecho, a estas fechas, la variedad en México sigue siendo limitada, no habiendo comparación con la diversidad que hay en USA (principal impulsor de la categoría), Europa o acá en Japón, donde ahora radico.

De las tres opciones, la que me brindaba una mejor relación calidad-precio fue la Anyroad 1 y por ella me decidí el 8 de febrero de 2018.

Pues bien, luego de poco más de un año con ella y cerca de tres mil kilómetros recorridos en Ciudad de México y Tokio, aquí te cuento mi experiencia con esta bicicleta que Giant la cataloga como de aventura y cuya diferencia con las gravel es muy poca, si es que existe.

Pero primero un breve repaso a sus características técnicas.

Equipamiento de la Anyroad 1

La Anyroad fue introducida por Giant allá por finales de 2013 junto con la Revolt para atender precisamente el naciente mercado de las gravel, hoy tan popular en USA que hasta la afamada empresa de información financiera Bloomberg le dedica artículos.

Y es que esta categoría de bicicletas es quizá la de mayor crecimiento debido a su versatilidad para andar en caminos de cualquier tipo; desde calles hasta senderos, pasando obviamente por carretera y terracerías. Asimismo, son útiles para la aventura, significando que cuenta con aditamentos para que puedas incorporar racks y cargar los insumos que requieres, por ejemplo, para una travesía larga o para un bikepacking en fin de semana. Estas pedaleadas, con las de ruta, no lo puedes hacer y las MTB son muy pesadas para pedalear con carga.  

Sobre la Anyroad, y como te diste cuenta por la foto inicial, su diseño es algo extravagante si la comparamos con los cuadros tradicionales de bicicletas de ruta e incluso con muchas de gravel o aventura, pareciéndose más a una de montaña. Es de mencionarse que hoy en día los diseños de las gravel se van alejando cada vez más de las de ruta para ir encontrando un diseño propio y mejor adecuado al tipo de superficie que rueda.

Seguir leyendo en Todo Gravel


Comentarios

Entradas populares de este blog

Jericó Abramo Masso 2010-2013

Artículo Localeando, 19 de Diciembre de 2013 Jaime Villasana Dávila
La primera vez que conocí al todavía alcalde Saltillo Jericó Abramo Masso (termina gestión el 31 de diciembre), ocurrió en la casa de un amigo en común allá por 1997-98. En aquel entonces Jericó dirigía una de las empresas de su familia pero no tardaría en ingresar a la política por la influencia de su abuelo Jorge Masso Masso, quien en 1984 renunció al PRI para competir por la alcaldía de Saltillo bajo las siglas del PARM. Muchos afirman que la ganó pero esa es otra historia.
Ese hecho marcó a Jericó. En enero de 2000 inició su cargo como regidor (PRI) del Ayuntamiento, ocupándolo hasta diciembre de 2002. De 2003 al 2005 fue director de Servicios Primarios del gobierno municipal de Saltillo. En 2006 ocupó algunos cargos en el gobierno estatal y de finales de 2006 al 2009 fue diputado federal. En 2010 compitió por la Alcaldía de Saltillo y ganó.
Quienes lo conocen afirman que su ritmo de trabajo es agotador, en parte por…

Servicios públicos concesionados

Brindar buenos servicios públicos en una ciudad requiere de la sincronización de muchos factores, lo cual en ocasiones es imposible de lograr por causas propias o ajenas (o una mezcla) al gobierno.
Cuando los problemas se juntan y se tienen como resultado malos servicios públicos una salida es concesionarlos, lo cual no es fácil pues la teoría, la historia y la creencia popular nos dice que al ser público un servicio forzosamente lo debe brindar el gobierno.
En países - regiones - ciudades donde el estatismo, populismo, socialismo y/o comunismo ha dejado cierta huella el concesionar un servicio público es casi como un delito. El gobernante que decide hacerlo por razones genuinas sabe que su prestigio político está en juego. (Al gobernante corrupto simplemente le importa un comino).
Quizás el país campeón por concesionar servicios públicos a nivel ciudad es USA. Cuando en una ciudad gringa se pone a debate la concesión de un servicio público a una empresa privada, por lo general el centr…

La triste celebración de los 500 años del municipio en México

Por Jaime Villasana Dávila, 25 de abril 2019
El pasado lunes 22 de abril cumplió 500 años el municipio en México. Fue en 1519 cuando soldados españoles fundaron la Villa Rica de Vera Cruz, dando vida al primer Ayuntamiento en México y América y por ende al primer Municipio.
De entonces a la fecha el municipio ha evolucionado en México, pero no como debiera. Lo peor del caso es que todo parece seguirá igual; cargado de retos urbanos, servicios públicos mediocres, institucionalidad débil y desencantos sociales.
¿En que baso mi sombrío pronóstico? En la forma en que “celebramos” los primeros 500 años de vida del municipio.
Aquí una breve lista de los “regalos” hechos al municipio en su día más importante: Diputados exhortaron al titular del Poder Ejecutivo federal a que emita una estampilla postal conmemorativa. También le pidieron al titular de la Lotería Nacional que expida un billete conmemorativo y acordaron poner una placa conmemorativa en San Lázaro. El Presidente López Obrador ni siq…